Jornada Laboral por semana para Convivir con el COVID 19.

La Propuesta es JORNADA LABORAL por semana que equivale a que el Gobierno paga 2 horas día*mes y el Empleador paga 6 horas día*mes.
Lo anterior es el 25% que equivale a la caída de oferta de la demanda del empleo y la economía. Ademas nos asegura una mayor contratación y empezamos a solucionar la informalidad, ademas generación de un fuerte Crecimiento Económico y la posibilidad de cercos epidemiologicos por sectores.
CONSIDERACIONES:
*Que las ventas informales deben cumplir el distaciamiento, uso de tapabocas y lavado de manos cada (3) horas. Ademas establecer
unas medidas adicionales con la responsabilidad de los Alcaldes como  de jornadas, pico y cédula a Compradores formales e informales.
Según cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), las micro, pequeñas y medianas empresas en Colombia representan el 80 % del empleo del país y el 90 % del sector productivo nacional.
Para Alicia Bárcena, secretaria de la Cepal, la emergencia por el COVID-19 obliga a replantear asuntos fundamentales dentro del
funcionamiento de los Estados, como el gasto en los sistemas de salud o la transformación energética y productiva con miras a la 
sostenibilidad ambiental. “La crisis nos ha mostrado que vivimos en una cultura del privilegio, en la que es normal que fenómenos, 
como la corrupción o la evasión de impuestos, sean asuntos normales”.
Bárcena, quien también participó en el aniversario de CAF, dice algo que parece obvio, pero que lleva una carga de profundidad: 
“Esta es una crisis de oferta y demanda.
También propone una subvención temporal a las micro y pequeñas empresas de la región, así como apoyo para orientarlas hacia una 
transformación productiva en el mundo después de la pandemia. Y finaliza diciendo que “tenemos que proteger a las personas; 
proponemos un ingreso básico de emergencia con una duración de seis meses, que puede estar en el orden de los US$140 mensuales”.
El virus ha sacado a la luz las desigualdades socioeconómicas incluso en países desarrollados como Estados Unidos y algunos expertos 
consideran que llegó la hora de replantear muchas cosas, incluidos el trabajo, los sueldos y las coberturas médicas, sobre todo a 
medida que aumenta la automatización y desaparecen muchos oficios tradicionales.
En todo el mundo, las medidas de seguridad que se están tomando para combatir el virus implican que restaurantes y otros negocios
no pueden recibir tanta gente como antes. Esto hace que tampoco puedan contratar la misma cantidad de personal, si es que pueden 
reabrir.

El desalentador pronóstico de la CEPAL sobre pobreza en América Latina en la pospandemia

El 37,3 por ciento de toda la población latinoamericana podría verse en situación de pobreza en 2020 debido al impacto de la pandemia del coronavirus, según un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) publicado en las últimas horas.

El informe, titulado ‘Enfrentar los efectos cada vez mayores del COVID-19 para una reactivación con igualdad: nuevas proyecciones’, estima que el número de personas en situación de pobreza se incrementará en 45,4 millones en 2020, por lo que el total de personas en esa condición pasaría de 185,5 millones en 2019 a 230,9 millones este año.

Dentro de este grupo, el número de personas en situación de pobreza extrema se incrementaría en 28,5 millones, pasando de 67,7 millones de personas en 2019 a 96,2 millones de personas en 2020, cifra que equivale al 15,5 por ciento del total de la población.

El documento, presentado por la secretaría ejecutiva del organismo de Naciones Unidas, Alicia Bárcena, plantea que la caída en la actividad económica es de tal magnitud que llevará a que, al cierre de 2020, el nivel del PIB per cápita de América Latina y el Caribe sea similar al observado en 2010. Esto significa que habrá un retroceso de diez años en los niveles de ingreso por habitante.

“Se prevé ahora un aumento también mayor del desempleo, que a su vez provocará un deterioro importante en los niveles de pobreza y desigualdad”, ha indicado Bárcena.

En concreto, se espera que la tasa de desempleo regional se ubique alrededor del 13,5 por ciento a final de 2020, lo que representa una revisión al alza de dos puntos porcentuales de la estimación presentada en abril y un incremento de 5,4 puntos porcentuales respecto del valor registrado en 2019, un 8,1 por ciento.

Con la nueva estimación, el número de desempleados llegaría a 44,1 millones de personas, lo que representa un aumento cercano a 18 millones con respecto al nivel de 2019, cuando se situó en 26,1 millones de desempleados.

El trabajo destaca que estas cifras son “significativamente” mayores que las observadas durante la crisis financiera mundial, cuando la tasa de desempleo se incrementó del 6,7 por ciento en 2008 al 7,3 por ciento en 2009, es decir, 0,6 puntos.

Medidas 

El informe de CEPAL reconoce que los países de la región han anunciado grandes paquetes de medidas fiscales para hacer frente a la emergencia sanitaria y mitigar sus efectos sociales y económicos.

Así, las acciones de los bancos centrales de la región han estado encaminadas no solo a atenuar los efectos de la crisis y sentar las bases para una eventual reactivación, sino también a la preservación de la estabilidad macrofinanciera de las economías.

“Los países de la región han anunciado medidas muy importantes, en la medida que se extiende el confinamiento se requieren esfuerzos adicionales para satisfacer necesidades básicas y sostener el consumo de los hogares”, ha señalado Bárcena.

No obstante, ha recordado que CEPAL ha propuesto la implementación de un ingreso básico de emergencia como instrumento de protección social y varias iniciativas de apoyo a empresas y trabajadores en riesgo, entre otras medidas.

“Para la implementación de cualquiera de estas líneas de acción es necesario fortalecer el rol de las instituciones financieras internacionales de forma que puedan apoyar mejor a los países”, ha concluido Bárcena, que también ha aludido a la necesidad de la cooperación internacional en este sentido.

Publicado: 15 de julio de 2020 – 07:24 a.m.

Restricciones regresan para millones, mientras crece esperanza de una vacuna

La pandemia ya mató a más de 578.000 personas en el mundo y provocó más de 13,3 millones de contagios.


Por: AFP

En diversas partes del mundo, como India, España, Colombia o Japón, han vuelto las restricciones ante un aumento de los casos del nuevo coronavirus, mientras la esperanza de tener una vacuna en los meses venideros aumenta, gracias al anuncia de la compañía estadounidense Moderna.

Este miércoles diversos puntos de Asia, donde la gestión de la pandemia se consideraba un ejemplo, volvieron a instaurar confinamientos o medidas de restricción, lo cual muestra que la covid-19 sigue amenazando al planeta.

En India, 140 millones de personas, de un total de 1.300 millones de habitantes, van a volver al confinamiento en la región de Bangalore (sur) y Bihar (norte). En Hong Kong bares, gimnasios y salones de belleza cerraron sus puertas el miércoles. La multa para quien no lleve mascarilla de protección en los transportes públicos será de 650 dólares.

Convierta a BLU Radio en su fuente de noticias


Tokio, donde viven 14 millones de personas, se encuentra desde este miércoles en estado de alerta máxima, debido a un aumento de los casos, dijo la gobernadora de la capital japonesa, Yuriko Koike.

En España, la ciudad de Lérida y varios municipios aledaños en Cataluña (noroeste), quedaron reconfinados y sus habitantes solo podrán salir para ir a trabajar, a comprar, al médico o a pasear junto a personas con las que conviven.

Además, las autoridades regionales instaron a los habitantes de tres vecindarios de L’Hospitalet de Llobregat, una ciudad a las afueras de Barcelona, a no salir de sus casas debido a un repunte de las infecciones.

Más de 120 focos de contagio están actualmente activos en el país, lo que ha llevado a varias regiones, como Cataluña, Baleares o Andalucía, a reforzar el carácter obligatorio de la mascarilla, que debe ser llevada, so pena de multa, en calles o espacios públicos cerrados, aunque se respete la distancia de seguridad.

– No hay vacuna, no hay carnaval –

En total, la pandemia ya mató a más de 578.000 personas en el mundo y provocó más de 13,3 millones de contagios, según cifras oficiales, que podrían ser muy inferiores a las reales.

Las cifras son particularmente preocupantes en América Latina, que roza los 3,5 millones de casos y las 150.000 muertes.

Dentro de la región, Brasil, el segundo país más enlutado del mundo, concentra la mitad de las muertes y casi dos millones de contagios. Allí, el coronavirus amenaza ahora el carnaval, su fiesta multitudinaria y mundialmente conocida, que se celebra tradicionalmente en febrero, ya que varias de las escuelas de samba que organizan los desfiles han manifestado su deseo de esperar a que haya una vacuna.

Mientras tanto, el presidente Jair Bolsonaro, contagiado y en cuarentena, anunció que se someterá un nuevo test y que espera ansioso los resultados porque considera “horrible” quedarse en casa aislado.

Además de Brasil, en Colombia 3,5 millones de personas regresaron al confinamiento estricto desde el lunes debido al preocupante avance de la epidemia, que aún no ha alcanzado su pico en el país.

Perú, que suma más de 12.000 muertos por coronavirus, decidió suspender las elecciones primarias obligatorias, que iban a celebrar los partidos políticos este año, con vistas a las presidenciales de 2021.

Además del impacto humano, el choque económico provocado por la pandemia en América Latina es alarmante.

En diversos puntos de Chile, hubo protestas en la madrugada del miércoles a favor del retiro anticipado de fondos de pensiones que se debate en el Congreso. Para aliviar la situación económica de muchos ciudadanos, el presidente Sebastián Piñera anunció una transferencia del equivalente a 630 dólares a trabajadores o desempleados afectados por la pandemia, como refuerzo de un criticado plan de apoyo a la clase media.

En Bolivia, miles de personas protestaron contra las políticas de salud, educación y trabajo de la presidenta interina de derecha, Jeanine Áñez.

– “Parte del problema” –

En Estados Unidos, la epidemia sigue propagándose por el sur y el oeste del país y en 24 horas hubo 63.262 nuevos casos, con lo que el número oficial total supera los 3,4 millones. Además, la covid-19 mató a 850 personas en un día y se ha cobrado ya más de 136.000 vidas desde que se registraron los primeros casos.

El inmunólogo Anthony Fauci, el principal asesor de la Casa Blanca en la pandemia, volvió a advertir a los americanos del riesgo de relajarse y olvidar las medidas de precaución, concretamente a los jóvenes, que, sintiéndose menos vulnerables, desean “tomarse una margarita en un bar lleno de gente”.

“Deben entender”, dijo el experto, que “están propagando la pandemia sin querer” y que “forman parte del problema y no de la solución”.

Pero las escasas buenas noticias de las últimas horas también llegaron de Estados Unidos donde la firma de biotecnología Moderna anunció la fase final del ensayo clínico de su vacuna contra la covid-19, que se probará en 30.000 personas en el país.

El estudio se prolongará hasta octubre de 2022, pero los resultados preliminares se darán a conocer mucho antes. Y si la fórmula tiene éxito, Moderna prevé producir al menos 500 millones de dosis por año.

Anticipándose a la existencia de una vacuna, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) informó que trabaja “para garantizar que los países más vulnerables de la región vayan a recibir la vacuna contra la covid-19 de una forma subsidiada con precios accesibles”, dijo en una rueda de prensa su directora, Carissa Etienne.