Jornada Laboral alternativa Sept. 2020 Covid 19

La PROPUESTA es Jornada Laboral alternativa cuatro (4) dias martes a viernes y tres (3) dias sabado a lunes
para confinamiento epimediologico y remplazar Jornadas lunes a domingo y lunes a viernes de Tiempo Parcial.
Ademas subsidiar a trabajadores con 32,5% y 19%, por la caida de oferta y demanda de empleo  y economia cuyo 
costo es de $285.286.00 en jornada de lunes domingo y el 19% igual a $141.124.00 jornada de lunes a viernes. 
Con esto se subiría el nivel de empleo y se generaría importantisimo CRECIMIENTO ECONOMICO.
El trabajador primero obtiene un trabajo aunque sea de (2) dos horas día y esta es la oportunidad para relacionarse con 
otras personas o empleadores para aumentar sus horas de trabajo.
*TENER UN TRABAJO ES UN PRIVILEGIO………NO TENERLO ES UNA DESGRACIA.
Que es necesario acabar con la instrumentalización de jóvenes por las personas dedicadas al narcotráfico y delincuencia.
Finalmente solo falta que se defina como Política de Estado para la generación de Trabajo y/o empleo y Formalizar para 
lograr Equidad y Legalidad además de un fuerte CRECIMIENTO ECONÓMICO.
*No hay manera fácil de hacer algo difícil, el secreto esta en empezar por las cosas pequeñas. “ANA PERRY”
Para Alicia Bárcena, secretaria de la Cepal, la emergencia por el COVID-19 obliga a replantear asuntos fundamentales dentro del
funcionamiento de los Estados, como el gasto en los sistemas de salud o la transformación energética y productiva con miras a la 
sostenibilidad ambiental. “La crisis nos ha mostrado que vivimos en una cultura del privilegio, en la que es normal que fenómenos, 
como la corrupción o la evasión de impuestos, sean asuntos normales”.
 
Bárcena, quien también participó en el aniversario de CAF, dice algo que parece obvio, pero que lleva una carga de profundidad: 
“Esta es una crisis de oferta y demanda.
 
También propone una subvención temporal a las micro y pequeñas empresas de la región, así como apoyo para orientarlas hacia una 
transformación productiva en el mundo después de la pandemia. Y finaliza diciendo que “tenemos que proteger a las personas; 
proponemos un ingreso básico de emergencia con una duración de seis meses, que puede estar en el orden de los US$140 mensuales”.
 
El virus ha sacado a la luz las desigualdades socioeconómicas incluso en países desarrollados como Estados Unidos y algunos expertos 
consideran que llegó la hora de replantear muchas cosas, incluidos el trabajo, los sueldos y las coberturas médicas, sobre todo a 
medida que aumenta la automatización y desaparecen muchos oficios tradicionales.
 
En todo el mundo, las medidas de seguridad que se están tomando para combatir el virus implican que restaurantes y otros negocios
no pueden recibir tanta gente como antes. Esto hace que tampoco puedan contratar la misma cantidad de personal, si es que pueden reabrir.
 

Domiciliarios y recolectores de café accederán a opción del Piso de Protección Social

sábado, 29 de agosto de 2020

El Gobierno Nacional dio a conocer las bases del Piso mínimo de Protección Social para quienes ganen menos de un mínimo

Paola Andrea Vargas Rubio – pvargas@larepublica.com.co

En medio de un mercado laboral que se caracteriza por tener una informalidad superior a 48% y en el que es urgente llevar a cabo una reforma pensional, el Gobierno Nacional dio a conocer el decreto 1174 de 2020, en el que está consignada la reglamentación del Piso Mínimo de Protección Social, una figura que le permitirá a las personas que ganen menos de un salario mínimo ($980.657) acceder al sistema general de seguridad social.

Con este anuncio, se obliga a los contratantes de aquellas personas que hoy trabajan bajo la modalidad de prestación de servicios y que devengan menos de un salario mínimo a hacer contribuciones de 15% al sistema Beps, del cual, 1% irá para financiar lo que se denomina en el decreto como el seguro inclusivo. También, quedarán cobijados quienes tengan uno o varios vínculos laborales por tiempo parcial, como las personas que se contratan para la recolección de café.

Este aporte es adicional al valor del contrato de cada trabajador que esté vinculado bajo ese tipo de contrato, explicó Pablo Medina, gerente de inversiones de Mercer Colombia.

Esta figura también permite que el aporte se haga de forma voluntaria para quienes no tengan necesariamente un vínculo laboral con su empleado. Esto quiere decir que los trabajadores independientes, como es el caso de los domiciliarios, los conductores de apps móviles, entre otros, podrán estar cobijados tanto como con el aporte a los Beps como al seguro inclusivo para amparar riegos derivados de su actividad laboral y de las enfermedades cubiertas, siempre y cuando hagan el aporte.”

“Para aquellas personas que no cuentan con un contrato de prestación de servicios, que devengan menos de un salario mínimo y no cuenten con los recursos para realizar los aportes de ley al sistema general de pensiones (como un rappitendero) podrán ser parte del sistema Beps de manera voluntaria. El aporte de 15% saldrá de sus bolsillos directamente y no del empleador”, explicó Medina.

En línea con esto, Mauricio Olivera, director de Econometría, aseguró que no hay que dejar de lado que hay algunos trabajadores que no tienen un empleador, por lo que a ellos no se les podrá quitar la flexibilidad que caracteriza a los Beps y que ha servido para generar cultura del ahorro entre los trabajadores informales. No hay que olvidar que el sistema Beps consiste en un ahorro voluntario, el cual se puede disfrutar a partir de la edad de retiro (mujeres 57 años y hombres 62 años). Olivera recomendó que aquellos trabajadores no formales y que ganen un salario mínimo o más, aporten al sistema pensional, ya que allí encontrarán más ventajas acorde a sus ingresos.

Con lo anterior estuvo de acuerdo Iván Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, quien agregó que el riesgo que podría traer consigo este nuevo anuncio es que se desmejoren los esquemas laborales de vinculación, ya que adherirse al Piso de Protección resulta menos costoso para el empleador.

El nuevo mecanismo del Gobierno responde a falta de cobertura pensional
Medina dijo que esto beneficia al Sistema de Seguridad Social porque le inyecta recursos que de otra manera seguirían en los bolsillos de los empleadores. “Hay que ver cuál será el nuevo equilibrio, es decir cómo los contratos de prestación de servicios se van a reacomodar o si no se harán más. La intención del decreto de incluir en el sistema a quienes ganan menos de un mínimo y están bajo la figura de prestación de servicios es correcta, porque uno de los principales problemas del actual sistema pensional local es la falta de cobertura”, dijo.

Reglamentan protección social para quienes ganan menos del mínimo

Economía28 ago. 2020 – 3:26 p. m.Por: Redacción Economía EL ESPECTADOR.

Las personas que no alcancen a devengar un salario mínimo mensual porque trabajan a tiempo parcial estarán vinculadas a este sistema de ahorro para la vejez y afiliadas al régimen subsidiado de salud.

Lo dispuesto en el decreto será obligatorio a partir del 1.° de febrero de 2021. / Getty Images

El Gobierno reglamentó el denominado “piso de protección social”, creado en el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022 y dirigido a las personas que mensualmente reciben ingresos inferiores a un salario mínimo “como consecuencia de su dedicación parcial a un trabajo u oficio o actividad económica”, precisa la norma. El esquema está basado en el sistema de Beneficios Económicos Periódicos (Beps). Se trata del Decreto 1174 de 2020, que puede consultar haciendo clic aquí.

 “El aporte deberá efectuarse mensualmente por el empleador o contratante según corresponda, y podrá realizarse en cualquier tiempo durante el mes en el que se desarrolla la actividad”, explicó el Ministerio de Trabajo este viernes. Agregó: “La cuantía que estará a cargo del empleador o contratante, será equivalente al 15% del ingreso mensual del beneficiario en el período que se realiza dicho aporte, valor que será adicional al convenido a pagar por el desarrollo de la actividad”.

Las personas que de forma obligatoria serán vinculadas son:

1. Aquellas “que tengan uno o varios vínculos laborales por tiempo parcial y que en virtud de ello reciban un ingreso total mensual inferior a un Salario Mínimo Legal Mensual Vigente”.

2. Las personas que celebren uno o varios contratos por prestación de servicios y que reciban una contraprestación total mensual inferior a un salario mínimo después de descontar “expensas y costos cuando a ello haya lugar de conformidad con lo establecido en el artículo 107 del Estatuto Tributario”.

3. Las personas que tengan uno o varios vínculos laborales y, simultáneamente, uno o varios contratos por prestación de servicios, que reciban un ingreso total mensual inferior a un salario mínimo después de descontar “expensas y costos cuando a ello haya lugar de conformidad con lo establecido en el artículo 107 del Estatuto Tributario”.

Por otro lado, quienes se podrán vincular de forma voluntaria son quienes no tengan una vinculación laboral o no hayan suscrito un contrato de prestación de servicios, incluidos los productores del sector agropecuario, que no tengan capacidad de pago para cubrir el monto total de la cotización al Sistema de Seguridad Social y cuyo ingreso total mensual sea inferior a un salario mínimo después de descontar las expensas y costos que contempla el artículo 107 del Estatuto Tributario.

Las personas cubiertas por el piso de protección social estarán afiliadas al régimen subsidiado de salud, salvo que estén en el contributivo o algún régimen especial en calidad de beneficiarios. En ese caso, permanecerán afiliados bajos esas condiciones “o en los términos en que se defina una vez se reglamente el artículo 242 de la Ley 1955 de 2019, y serán vinculados obligatorios o voluntarios, según corresponda, al Piso de Protección Social”.

Para los empleadores, el decreto dispone que: “Los empleadores que tengan personal que desarrolle trabajo por tiempo parcial, que en virtud de ello reciban un ingreso mensual inferior a un Salario Mínimo Legal Mensual Vigente, y que tienen la obligación de vincularlos al Piso de Protección Social, podrán afiliarlos y cotizar mensualmente al Sistema General de Seguridad Social en su componente contributivo pagando el total de la contribución, por mínimo un Salario Mínimo Legal Mensual Vigente, lo cual lo exonerará de la obligación de vincularse al Piso de Protección Social”.

Sobre la forma en que se recaudarán estos aportes, el decreto establece que este “podrá realizarse a través de servicios de administración de redes de pago dé bajo valor o de otras redes de recaudo definidas por la administradora del Servicio Social Complementario de Beneficios Económicos Periódicos -BEPS, para lo cual podrá acudirse, entre otros, a servicios de pago y transacciones virtuales o tarjetas monederos o cualquier otro medio de pago”.

Las personas que cumplan los requisitos de los Beps (de edad, que sus ahorros no alcancen para pensionarse, entre otros contemplados en el artículo 2.2.13.5.1. del Decreto 1833 de 2016) podrán optar por recibir una anualidad vitalicia junto con el incentivo del 20 % sobre el valor ahorrado o la devolución del valor ahorrado, caso en el cual no habrá lugar al pago del incentivo periódico.

Lo establecido por este decreto será obligatorio a partir del 1.° de febrero de 2021.

“La Unidad Administrativa Especial de Gestión Pensional y Contribuciones Parafiscales de la Protección Social, UGPP, la que realice la fiscalización a los empleadores que cuenten con trabajadores afiliados al sistema de seguridad social en el régimen contributivo, y que con el propósito de obtener provecho de la reducción de sus aportes en materia de seguridad social de una vigencia a la otra desmejoren las condiciones económicas de dichos trabajadores, mediante la implementación de actos o negocios artificiosos o cualquier otra irregularidad en contra del Sistema General de Seguridad Social”, advirtió el Ministerio.

La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) está entre las organizaciones que desde que este esquema se propuso en el Plan Nacional de Desarrollo se opusieron. Según esta central obrera, este “piso” de protección social “lo que hará es atar a trabajadores de pocos ingresos a la precariedad, a la inseguridad en el ingreso al no poder aspirar a una pensión de vejez, ni a la protección de riesgos laborales”. Por lo anterior, habían pedido que el decreto no se firmara, pero este fue finalmente expedido este jueves.

Ley 1955 de 2019

El artículo 193 del PND crea un piso de protección social conformada por la salud subsidiada, los Beneficios Económicos Periódicos y un seguro inclusivo, en reemplazo de la afiliación a riesgos laborales para trabajadores con o sin relación contractual que devenguen menos de un Salario mínimo legal vigente.

  1. Promover la afiliación a la seguridad social el trabajo por días y horas  “De esta manera, podrán hacer parte del piso mínimo diversos tipos de trabajadores: dependientes, contratistas, independientes, aquellos con esquemas de vinculación no tradicionales, aquellos con trabajos temporales u ocasionales como los del sector agropecuario y, en general aquellos que laboren por lapsos inferiores a un mes, por días o por horas”.
  2. Erradicar la corrupción en la construcción de infraestructuras y la mala calidad de los proyectos.
  3. Fortalecer el mercado interno y mejorar la capacidad de compra de los salarios, para que sus empresas y las finanzas públicas sean viables.
  4. Que se garantice el empleo productivo, la protección social, el respeto y cumplimiento de los derechos fundamentales del trabajo y el diálogo social entre trabajadores, empresarios y Gobierno”.
  5. Seguir reduciendo los costos laborales no salariales (parafiscales y seguridad social) así como la de buscar una metodología de aumento anual del salario mínimo para que siga creciendo según la productividad.
  6. Adoptan políticas como el restablecimiento del crédito de fomento para manufacturas avanzadas y la modernización del sector agropecuario, en combinación con inversiones públicas en infraestructura y en otros sectores claves de la economía, De esta manera se podrían crear empleos productivos y garantizar la seguridad económica de la población.
  7. En economía, la riqueza no son los recursos naturales en sí mismos (petróleo, carbón, níquel, oro,  frutos tropicales). Éstos se pueden transformar en riqueza si tenemos la tecnología y una fuerza de trabajo calificada para transformarla, como lo demuestran los casos de Japón, Corea del Sur y recientemente China. En últimas, la fuente de toda riqueza es la fuerza de trabajo y su desarrollo calificado, dado que es un requisito para un proceso de industrialización a fondo.
  8. Debemos fortalecer y trabajar en la integración latinoamericana con proyectos de infraestructura y de expansión de nuestras relaciones comerciales, por medio de políticas laborales y de seguridad social comunes, en especial de pensiones, por la creciente movilidad de trabajadores en la región, la lucha contra la criminalidad y otros problemas comunes.

El artículo 197 del PND establece un piso mínimo de protección social para personas que ganen menos del salario mínimo, integrado por el Régimen Subsidiado del Sistema General de Seguridad en Salud, el Servicio Social Complementario de Beneficios Económicos Periódicos (Beps) y el Seguro Inclusivo. Por estas personas su empleador o contratista cotiza un 14% del salario del trabajador, a fin de que éste pueda obtener el beneficio periódico, o sea, el pago vitalicio de una mesada pensional. Incluye un aporte adicional de 1% para financiar el Fondo de Riesgos Laborales.  Con una salvedad: empleador que desmejore las condiciones de sus trabajadores para que accedan al piso mínimo, entra en procesos de fiscalización en la UGPP.

El artículo 202 del PND dice que los afiliados al Sistema General de Pensiones pueden obtener, como prestación sustituta, o bien la devolución de saldos o la indemnización sustitutiva de vejez, que será trasladada a los Beps. El Estado aporta como subsidio el 20% sobre el monto de la devolución de saldo que Colpensiones o los fondos privados hagan al trabajador que no alcance a cotizar las semanas necesarias para pensionarsePara el senador por el Polo Democrático, Wilson Arias, el tema del piso de protección, que autoriza la contratación por horas y el pago de menos del salario mínimo,

Contrato de trabajo por horas en Plan Nacional de Desarrollo

https://www.asuntoslegales.com.co › consultorio › contrato-de-trabajo-por-…

El 44% de los trabajadores colombianos ganan menos de un salario mínimo y no tienen acceso a ningún tipo de protección del sistema 

Claudia Rocío Sosa Varón viernes, 24 de mayo de 2019 –ASUNTOS LEGALES.

El 44% de los trabajadores colombianos ganan menos de un salario mínimo y no tienen acceso a ningún tipo de protección del sistema general de seguridad social, por lo que el Gobierno Nacional busca con el piso mínimo de protección social permitir la afiliación y vinculación al sistema general de seguridad social de los trabajadores por horas o de tiempo parcial.

¿Qué es el piso mínimo de protección social?

Es una nueva forma de afiliación al sistema general de seguridad social, que permite que las personas sin capacidad de pago para cubrir el monto total de la cotización se puedan afiliar.

Las personas que se afilien con la modalidad de piso mínimo quedan en el régimen subsidiado de salud, en servicio social complementario de Beneficios Económicos Periódicos (Beps) y un seguro inclusivo, que ampara al trabajador de los riesgos laborales.

El Artículo 113 del Plan Nacional de Desarrollo (PND), señala la forma como se harían estos aportes, señalando que para los trabajadores dependientes o independientes contratistas que perciban un ingreso mensual inferior a un salario mínimo mensual legal vigente ($828.116) deberán vincularse por el piso mínimo de protección social y el aporte al programa Beps deberá ser asumido enteramente por el empleador o por el contratante, así como el valor de la prima en el seguro inclusivo.

¿El pago de aportes por la modalidad de piso mínimo de protección social permite la contratación laboral por horas en detrimento de los derechos laborales de los trabajadores como lo señalan algunos opositores de la iniciativa?

Lo primero es indicar que no es correcta tal afirmación, pues la contratación por horas o tiempo parcial ya está regulada en la legislación laboral colombiana, la cual permite que las partes establezcan una jornada ordinaria convencional, la cual en todo caso no puede exceder la máxima legal, de ocho horas diarias y 48 semanales. Así las cosas, las partes de una relación laboral pueden válidamente establecer una jornada de trabajo por horas, sin que ello implique un detrimento de sus derechos laborales, pues su salario y prestaciones sociales deberán ser liquidadas en proporción al tiempo laborado, sin que lo que se pague por hora, sea inferior al salario mínimo diario legal vigente.

Téngase en cuenta que, por la actividad propia de algunas empresas, no siempre es necesario contratar un trabajador tiempo completo, como es el caso de los meseros de un restaurante, que solo abre los fines de semana, de 11:00 a.m. a 3:00 p.m., en este ejemplo, es claro que solo se requerirá contratar a los trabajadores por horas o tiempo parcial, sin que eso implique un detrimento de sus derechos laborales, pues como se reitera, independientemente de la jornada de trabajo, al trabajador se le deben garantizar la totalidad de sus derechos laborales.

En lo que respecta al pago de los aportes a seguridad social, esta modalidad de afiliación y vinculación de piso mínimo, sí sería un alivio para los empleadores, quienes, hasta ahora, a pesar de que el trabajador devengara menos de un salario mínimo mensual legal vigente debían hacer los aportes sobre este valor y no por lo realmente percibido por el trabajador.

Formato Esquema Financiero y Operativo para Trabajadores por Horas que devenguen menos de un Salario Mínimo Mensual Legal Vigente, tendría las siguientes explicaciones:

  1. Solo para desempleados e informales que trabajen máximo 8 horas/día y por 5 días a la semana, con uno o dos empleadores que equivale a la jornada de 40 horas semanales.
  2. Definir  horario dentro de jornadas de 6am. a 10pm. o 10pm. a 6am. de Lunes a Viernes; o Martes a Sábado del sector económico primario, especialmente Agrícola, Comercio, Turismo y Servicios como doméstico, geriátrico, desarrollo integral del niño, educación, salud, saneamiento básico, cultura y recreación, que significaría ganar más y con base en el SALARIO MÍNIMO MENSUAL LEGAL VIGENTE. Además lograría que le cancelen las Prestaciones Sociales mensualmente y la Seguridad Social por las 52 semanas que realmente componen el año laboral y no 48 como está actualmente..
  3. Referéndum por la Paz Corregida, Erradicar Corrupción y Política del Estado para la generación de empleo. a). Trabajo por horas con jornada laboral de 40 horas semanales de lunes a viernes o martes a sábado para aquellas personas que están o caen en Informalidad o desempleo con pago del Empleador a Caja de Compensación 4% para Mecanismo de protección al cesante, Pensión del 14%, seguro inclusivo del 1% y además el trabajador pagara solo pensión del 4%. b). Pensión con periodo de transición de 5 años con destino opcional a obtener crédito de Vivienda.
  4. A continuación Esquema Financiero y Operativo para la liquidación del Trabajo por Horas con Prestaciones Sociales y Seguridad Social mensual, a fines de garantizar su pago y cumplir su programación.
  5. También propuesta para que las cotizaciones de Cesantías y Pensiones en sus primeros 5 años puedan servir para ahorrar sus valores hasta $6.000.000 en una Cuenta de Ahorro Programado como cuota inicial del 10% de un crédito de vivienda VIS. y para un crédito de hasta $54.000.000 cuando logre asegurar un trabajo mínimo de ocho (8) horas diarias y lo mantenga durante seis (6) meses continuos.

Consideraciones:

Colombia tuvo Mandato de Guerra periodo 2002 a 2010 con éxito; Mandato de PAZ periodo 2010 a 2018 parcialmente con éxito y Mandato de PAZ corregida 2018 a 2022 en desarrollo.

Problema. los partidos políticos juegan a la división sin Ética y sin Verdad que además debería ser el compromiso de los medios periodísticos.

Colombia está indignada y debe haber un Propósito Unificado con el Centro democrático “Paro Nacional Indefinido” y “calle sin retorno” pero sin banderas políticas, más bien con empoderamiento de la Sociedad Civil, Líderes Sociales con Conciencia despierta, porque los Sentimientos de Paz y Libertad se pelean se exigen.

La PAZ debe ser corregida por razones de Unidad, Reconciliación y Seguridad. Además propongo en el Referéndum que establezca conciencia y reglamente las manifestaciones políticas y de odio. Las personas por naturaleza se resisten a los cambios pero se volvieron obligatorios y los más importantes son la desigualdad, corrupción, seguridad y generación de empleo. También máxima atención a los Jóvenes son el FUTURO.

Seguir bajando los costos NO salariales (parafiscales y salud), aumentar el salario mínimo legal según productividad. El futuro nos depara jornadas laborales más bajas, demos el primer paso, lo establecido se respeta pero una formalización progresiva nos lleva a la realidad y la equidad.

Renta básica e Ingreso Solidario, ¿qué opción necesita el país?

Mientras el proyecto de ley vuelve a discutirse en el Congreso, el Gobierno extiende el subsidio hasta 2021. Expertos opinan.

Según un informe de Fedesarrollo, por la pandemia se perderían 10 años de avance de lucha contra la pobreza.

CÉSAR MELGAREJO

MARÍA CAMILA GONZÁLEZ O.

JULIO 23 DE 2020 – 10:53 P.M.

La idea de una renta básica para los hogares más golpeados por la pandemia del coronavirus vuelve a tomar fuerza en el Congreso, con un proyecto de ley radicado por 68 congresistas (47 senadores y 21 representantes de nueve partidos). Pero, en paralelo a esa iniciativa, está el anuncio del presidente, Iván Duque, de alargar el programa de Ingreso Solidario hasta 2021. Ante esto, ¿cuál es la opción o el diseño de política pública más adecuado para mitigar el impacto de la crisis en los más vulnerables?

(Gobierno presentó hoja de ruta para la reactivación económica). 

En el documento del proyecto de ley detallan que la idea es reemplazar las transferencias monetarias que ha reforzado o creado el Gobierno como Familias en Acción, Colombia Mayor, Jóvenes en Acción, Devolución del IVA e Ingreso Solidario por el ‘Programa de renta básica de emergencia”. 
Según los cálculos de los congresistas, el costo fiscal de dicho programa sería de 31 billones de pesos en un periodo de cinco meses, lo que equivale al 3% del PIB.

Asimismo, el plan es darle a los hogares más vulnerables un salario mínimo mensual vigente ($877.802) en los tres primeros meses, y medio salario en los siguientes dos meses ($438.901). Ese dinero llegaría a 9 millones de hogares, lo que podría impactar a 30 millones de colombianos.

De acuerdo con Iván Marulanda, senador por la Alianza Verde y uno de los promotores del proyecto, al tener en cuenta que el promedio de personas por hogar en Colombia es de alrededor de tres, “cada persona por hogar podría recibir alrededor de $266.000. Eso sería un poco más de los ingresos básicos vitales, con lo que se podría superar la línea de pobreza monetaria. Eso es mucho más de lo que se está dando actualmente con el programa de Ingreso Solidario, que son $160.000”.

(ONU propone una renta básica inmediata y temporal). 


Para el congresista, poner este proyecto de ley sobre la mesa en estos momentos es clave para atender las necesidades de personas que viven del ‘rebusque’ y que, por las restricciones de movilidad, han perdido sus fuentes de ingresos. “El Estado tiene la obligación constitucional de garantizarles a estas personas una vida digna, porque si no es así, van a salir a las calles a buscar ingresos y a engrosar el número de contagios”, agregó.

En cuanto a la financiación de esta medida en el corto plazo, la propuesta de los parlamentarios es que se haga a través de créditos, ya sea refinanciando o emitiendo nueva deuda pública o, incluso, con un préstamo del Emisor. Ante eso, Marulanda explica que “encontramos gastos de funcionamiento en el Presupuesto que no son indispensables y que podrían ayudar con el costo del programa. En otros países de Latinoamérica se están endeudando y nosotros todavía podemos seguir haciéndolo”, dijo.

Incluso, con el fin de que dicho programa también funcione en el mediano y largo plazo y que se logre implementar “un sistema de impuestos progresivo, equitativo y eficiente”, algunos senadores que presentaron el proyecto de ley de renta básica también suscribieron otro para hacer una reforma tributaria.

LO QUE DICEN LOS ECONOMISTAS 

Para algunos de los economistas consultados, es clave tener un programa que le llegue a los hogares más vulnerables para evitar aumentar el número de personas en condición de pobreza, que según Fedesarrollo, se podría retroceder 10 años en la lucha contra esa problemática.

Sin embargo, dicen que la propuesta de los congresistas tiene un costo muy elevado para la capacidad fiscal que hay disponible en este momento en el país.

El economista Roberto Angulo, socio fundador de la firma Inclusión, explicó que, precisamente, “la renta básica para cinco meses de Iván Marulanda equivale al costo de 15 años de Familias en Acción, y es proporcionalmente más alto al gasto total en aseguramiento en salud que hace Colombia”.

Lo mismo opinó Hernando José Gómez, exdirector del Departamento Nacional de Planeación, quien cree que pagar un salario mínimo es un valor muy elevado para las condiciones fiscales que tiene en este momento Colombia.

¿Y LAS AYUDAS DEL GOBIERNO?

La iniciativa se ubica frente al anuncio que hizo el presidente Duque el 20 de julio en la instalación del Congreso, de alargar el Ingreso Solidario hasta 2021, y que fue concebido para impactar a tres millones de hogares. Según el DNP, los $160.000 serán transferidos en los siguientes meses del año y, en total, esos hogares recibirán $900.000 en 2020.

Para Angulo, “el paso del Ingreso Solidario al Departamento de Prosperidad Social, sumado a las transferencias de Familias en Acción, Jóvenes en Acción, Colombia Mayor y la compensación del IVA, sí pueden configurar una renta básica de emergencia, siempre y cuando el Gobierno Nacional converja en unos valores parametrizados conforme a la capacidad de pago de los hogares”, detalló Angulo.

Gómez coincide con Angulo y apunta que juntando esos programas de transferencias se podría llegar a 19 millones de personas, haciendo algunos ajustes. “Con eso podríamos reducir a una mínima expresión el impacto de la crisis”.

Ante la posibilidad de una renta básica, el exdirector del DNP cree que es clave que se les pueda exigir a los beneficiarios que, por ejemplo, no dejen de llevar a sus hijos a los centros educativos, que se sigan presentando o postulando a programas de empleo y que participen en iniciativas de emprendimiento y capacitaciones.

Finalmente, Angulo concluye que “no hay que perder de vista que si se piensa en un programa de renta básica, este tiene que ser complementario a un plan de reactivación económica y no sustitutivo”.

UNA MEDIDA NECESARIA PARA REDUCIR EL HAMBRE

(Bloomberg) Los pagos de ingresos básicos temporales podrían frenar la propagación de la pandemia de coronavirus, al permitir que las personas más pobres del mundo se queden en sus hogares, según un nuevo informe del Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas (Pnud).

De acuerdo con el Pnud, un pago garantizado de seis meses para 2.700 millones de personas que viven por debajo o justo por encima del umbral de pobreza en 132 países en desarrollo, costaría alrededor de US$199.000 millones al mes. El dinero para tales medidas podría provenir de una variedad de fuentes, dijo la agencia, incluida la reasignación de los pagos del servicio de la deuda externa. Incluso, el grupo de las 20 principales economías (G20) ha ofrecido una iniciativa de suspensión de la Deuda para las naciones más pobres del mundo, que cubre hasta diciembre.

Hasta el momento 42 países han solicitado ayuda bajo este plan. 

María Camila González Olarte
En Twitter: @CamilaGolarte

Gobierno amplía cobertura de subsidios de desempleo

El ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, explicó las últimas decisiones sobre medidas laborales, que incluyen ayudas a cesantes. 

PORTAFOLIO

JUNIO 04 DE 2020 – 09:11 A.M.

El ministro de Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, explicó este jueves las últimas decisiones tomadas por el Gobierno Nacional frente al tema laboral en el país, entre ellas la posibilidad de que los empleadores acuerden con los trabajadores el pago de la prima a plazos y la definición de los turnos de trabajo, entre otros.

(Empleadores podrán acordar con trabajadores pago de la prima a plazos). 

Según el ministro Cabrera, esto podría hacerse siempre y cuando haya un acuerdo entre las empresas y los trabajadores y en ningún caso puede hacerse de manera unilateral.

El ministro agregó que estos acuerdos son temporales y excepcionales ante la crisis, pero que volverán a la normalidad cuando termine la emergencia.

(Por emergencia del covid, semana laboral podrá ser de cuatro días). 

Las nuevas medidas fueron expedidas por el Gobierno Nacional a través del decreto 770 y de igual manera por medio de la circular 41; el primero referente a las medidas laborales y el segundo que fija los lineamientos para el trabajo en casa.
Estas son las medidas, punto por punto.

Cobertura al cesante: El decreto 770 reactiva el subsidio al cesante que ya había sido activado durante la emergencia y que había beneficiado a más de 91.000 personas que habían perdido su trabajo y requerían ayuda. Con esta medida, no sólo se reactiva sino que aumenta la cobertura para beneficiar a unas 150.000 personas cesantes. Los subsidios serán entregados por medio de las cajas de compensación familiar. Esta medida opera inmediatamente y ya las cajas de compensación están usando las listas de espera para trasladar estos beneficios. 

Turnos laborales: Con la expedición del decreto 770, el Gobierno permite turnos de 8 horas de trabajo, durante las 24 horas del día, y máximo 36 horas bajo esa modalidad sin ningún tipo de recargo siempre y cuando haya concertación entre el empleado y las empresas con el fin de evitar conglomeraciones en el servicio público y en las calles. Esto quiere decir que se podrán establecer turno en la noche y la madrugada para evitar que todos los empleados estén en el mismo horario.

Pago de prima: El ministro fue enfático en que la prima se debe pagar y se deben respetar los derechos laborales y salariales de los empleados. Sin embargo, este decreto permite que el pago se haga por plazos, es decir, puede ser diferido hasta en tres cuotas, siempre que haya un acuerdo entre la empresa y el trabajador.

El ministro también habló sobre el subsidio a la prima a trabajadores que se extendió a empleados que ganan hasta un millón de pesos y que corresponde al 40% del total para quienes trabajan en empresas que hayan sido afectadas con la reducción de sus ingresos por la crisis. 

Circular 41: Aquí el Gobierno traza una línea para diferenciar el teletrabajo y el trabajo en casa.

Según el Ministerio de Trabajo, el teletrabajo se refiere a un modelo en el que el trabajador traslada su puesto de trabajo a su casa. En este caso el empleador dota a su empleado de todas las herramientas y se fijan unas condiciones para el trabajo.

Mientras tanto, el trabajo en casa es una medida excepcional por efecto de la pandemia que el país está atravesando y con el que se busca salvar el puesto de trabajo.

En ambos casos la relación laboral permanece con todas las garantías laborales, sindicales y de seguridad social y no puede haber disminuciones unilaterales de salario.

Así mismo, bajo ambos modelos se respeta la jornada de trabajo de 8 horas y se deben promover pausas activas y aplican todas las condiciones laborales de recargos nocturnos, dominicales y festivos, de acuerdo con la ley.

LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Brasil aprueba una renta básica para 60 millones de trabajadores informales durante tres meses

El pago de 114 euros mensuales es parte de un paquete de 17.000 millones de euros en ayudas impulsado por el Gobierno para mitigar la crisis del coronavirus

El presidente Bolsonaro (izquierda) y el ministro Guedes en Brasilia este miércoles.EUROPA PRESS / EUROPA PRESS

NAIARA GALARRAGA GORTÁZAR

São Paulo – 02 ABR 2020 – 12:30 COT

Las decenas de miles de brasileños que se ganan la vida vendiendo en las calles brigadeiros (una especie de trufa de chocolate que en el país adoran como postre) han visto desplomarse sus ingresos desde que las autoridades empezaron a recomendar a la ciudadanía que se quedara en casa para frenar la expansión del coronavirus.

Brasil aprobó el miércoles por la noche una especie de renta básica de 600 reales (104 euros, 114 dólares) durante tres meses para paliar el efecto del frenazo económico entre millones de trabajadores que viven literalmente al día. Hasta ahora han muertos 241 personas y casi 7.000 están contagiadas.

La ayuda para casi 60 millones de brasileños (una cuarta parte de la población) durante tres meses va a suponer a las arcas públicas 17.000 millones de euros (18.000 millones de euros). Recibirán esta renta los trabajadores informales, los autónomos, las madres cabeza de familia y los 13 millones de personas, los miserables entre los más pobres, acogidos al programa Bolsa Familia.

Así “tendrán recursos para afrontar durante los próximos tres meses la primera onda del impacto, la de la salud. Hay otra onda que nos amenaza y vendrá de la desarticulación económica”, advirtió el ministro de Economía, Paulo Guedes. La medida fue aprobada por las Cámaras y ratificada por el presidente.

Las autoridades admiten que identificar a una buena parte de las personas que tienen derecho a recibir esa ayuda y hacer el pago mientras la recomendación sanitaria es de evitar aglomeraciones va a suponer un enorme desafío. Cuándo recibirán los primeros 600 reales depende de que esas cuestiones sean resueltas, se baraja mediados de abril.

El presidente Bolsonaro, que destaca entre los mandatarios democráticamente elegidos como el más empeñado en minimizar los efectos de la pandemia en la salud, intenta recuperar la iniciativa política con medidas que refuercen la lucha contra la enfermedad y mitiguen por otro lado el impacto en el empleo y las empresas.

El ultraliberal Guedes, elegido por Bolsonaro para adelgazar el Estado al mínimo indispensable, lleva varios días anunciando ayudas públicas por billones de reales. Lo que denominó “un presupuesto de guerra” supone, según sus cuentas, el 2,6% del PIB. “Serán usados todos los recursos necesarios para defender la salud y los empleos de los brasileños”, destacó el martes Guedes, al detallar las medidas durante la conferencia de prensa diaria del ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta.

Las ayudas detalladas por el zar económico suman más de 800 billones de reales (140.000 millones de euros, 150.000 millones de dólares), un gasto enorme posible porque la declaración de calamidad pública ha permitido flexibilizar el techo de gasto público.

El paquete incluye transferencia de fondos para los Estados y los municipios que combaten sobre el terreno en hospitales y en las calles al nuevo coronavirus, ayudas para complementar los salarios, créditos para empresas, etcétera.

Pese a que su ministro de Salud insiste a diario, en línea con la OMS, en la necesidad de lo que denomina “el distanciamiento social” para frenar los contagios —traducido en quedarse en casa, cierres de escuelas, estadios, comercios…— mientras el Gobierno intenta comprar equipamiento de protección para sus sanitarios y respiradores para los enfermos más graves, Bolsonaro sigue dando alas a ciudadanos desesperados que piden salir a las calles a trabajar para ganarse el pan de ese día.