Noticias Laborales marzo de 2021. Informalidad, desempleo y pobreza.

Durante los meses de la pandemia se han cerrado más de 427.800 micronegocios

jueves, 1 de abril de 2021

La encuesta de micronegocios evidenció que el comercio fue el sector que más pequeños negocios cerró y aportó 2,9 puntos a la caída total

Ana María Sánchez – amsanchez@larepublica.com.co

La pandemia del covid-19 dejó rezagos a nivel social y económico y 2020 demostró ser uno de los peores años para los empresarios. En Colombia, en particular el daño económico se reflejó en una caída de 6,8% en el PIB, un desempleo por encima de 15% y un déficit que asciende a $90 billones, cifras que, ni en la peor de las crisis, se habían evidenciado.

Este panorama no solo se dio a nivel macro, pues parte importante que compone a la economía, es decir, los micronegocios, que representan más de 60% del tejido empresarial, tuvieron una reducción entre 2020 y 2019, según información del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

En concreto, al cerrar 2020 el indicador de micronegocios presentó una contracción de 7,3%, lo que quiere decir que, se pasó de tener 5,8 millones en 2019 a ser 5,4 millones en 2020. Una cifra que demuestra que, en total, fueron 427.848 micronegocios los que fueron cerrados por el rezago que dejó la pandemia sobre el sector empresarial del país.

Y aunque la cifra es menor que lo registrado en el periodo de enero a octubre de 2020, pues el total de micronegocios cerrados fue 509.370, lo cierto es que esto demostró que en los últimos meses del año la perspectiva económica cambió y la confianza en el sector privado aumentó, al pasar de 77,8% de negocios abiertos en el tercer trimestre a 91,2% en el cuarto trimestre. Además, hubo 19,7% y 7,2% de negocios cerrados, para el tercer y cuarto trimestre del año, respectivamente.

Estas cifras también se contrastan con las entregadas recientemente por Confecámaras, en las que se evidenció que en el tercer trimestre del año (octubre-diciembre) hubo una variación positiva de 23% en la creación de empresas en el país. Se pasó de 53.197 en 2019 a 65.363 en 202o. No obstante, aunque esta cifra no representa el total de micronegocios, es relevante porque agrupa todos los tamaños de empresas que se registran en el país.

Por sectores, el comercio y reparación de vehículos automotores fue el que más reducción en el indicador de micronegocios obtuvo, al aportar 2,9 puntos porcentuales a la caída con una reducción de 169.337 micronegocios entre 2020 y 2019.

“No solo el comercio ha estado muy afectado a nivel económico sino también por el tránsito a la informalidad en razón al aumento del desempleo”, argumentó Carlos Garzón, docente de economía de la Universidad de la Sabana.

Cifra de micronegocios en Colombia durante 2020 cayó 7,3% a 5,4 millones

Por otra parte, el Dane también mostró cifras de la afectación a nivel de ingresos, consumo intermedio y valor agregado. En el que, se evidenció que el sector de la construcción fue el que tuvo una reducción más abrupta en ventas, seguido de la industria manufacturera y el sector de las comunicaciones.

A nivel regional, la encuesta de micronegocios estimó la existencia de 2,4 millones de micronegocios en las 24 ciudades principales del país y sus áreas metropolitanas. De estos, 77,8% se localizaron en siete ciudades: 27,5% en Bogotá; 14,5% Medellín A.M.; 11,4% Barranquilla A.M y 10,4% en Cali y su área metropolitana.

En febrero hubo 3,9 millones de desempleados, 886.000 más que en el mismo mes de 2020

jueves, 1 de abril de 2021

El Dane informó que en febrero la tasa de desempleo fue de 15,9%, siendo el mes con la menor alza desde el inicio de la pandemia

Carolina Salazar Sierra

De acuerdo con las cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), la tasa de desempleo de febrero de 2021 se ubicó en 15,9%, lo que significó un aumento de 3,7 puntos porcentuales frente al mismo periodo de 2020 (12,2%).

Febrero dejó 886.000 desempleados más y el total llegó a 3,9 millones de desocupados

En total, en el segundo mes del año 3,9 millones de personas estuvieron en situación de desempleo. Si se compara con el mismo periodo del año pasado, la cifra aumentó en 886.000 personas.

El número de ocupados, por su parte, llegó a 20,8 millones, lo que representó una disminución de 1,2 millones frente a la cifra de enero de 2020. Aunque es una disminución significativa, es menor a la que se evidenció en el mes inmediatamente anterior (1,5 millones).

“Sigue siendo una cifra alta pero estamos mejorando a medida que la reactivación de la economía se viene dando. Esto nos permite ser constructivos y decir que la recuperación económica gradual se está consolidando en Colombia”, anotó Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria.

Cabe mencionar que, aunque esta es la tasa más alta de todos los febreros desde 2004, en este mes se reportó el menor aumento en la cifra desde el inicio de la pandemia.

 “Es el mes con el menor incremento desde la perspectiva anual desde que inició la pandemia en el mes de marzo de 2020, en donde habíamos visto un primer efecto del comportamiento de la tasa nacional con un incremento de 1,8 puntos porcentuales”, explicó Juan Daniel Oviedo, director del Dane.

De hecho, en febrero hubo una disminución en la tasa de desempleo si se compara con enero, pues en ese mes la cifra llegó a 17,3%.

“Por una parte, hay buenas noticias ya que para este mes la tasa bajó con respecto al mes inmediatamente anterior, (…) sin embargo, estas cifras son históricamente altas y lo que muestran es que la recuperación en la economía es gradual”, explicó Olarte.

Los sectores en los que más se contrajo la población ocupada fueron los de las actividades artísticas y de entretenimiento; y la administración pública, educación y salud; que perdieron 277.000 y 264.000 empleos en el periodo si se compara con febrero de 2020. Según lo explicó el director del Dane, la contracción en las actividades educativas estaría explicada por las menores contrataciones en medio de la alternancia.

“Febrero es un mes que tiene una estacionalidad muy grande dentro de las actividades educativas porque es el inicio del año escolar del calendario A, donde se generan unas contrataciones específicas en materia de apoyo en las instituciones de educación básica primaria y secundaria pero que desafortunadamente por no contar con la presencialidad plena, estas contrataciones no se dieron”, dijo Oviedo.

Cabe mencionar que los sectores de comercio y manufactura ya no encabezan la lista en la pérdida de puestos ocupados, lo que, según los analistas, es un signo de recuperación.

“Es bien interesante ya que durante la pandemia del año pasado los sectores que más perdieron empleo fueron los de comercio y manufactura. Estos ya no están en el radar y se han venido recuperando de manera importante, por eso ratificamos que hacia futuro vemos con una visión constructiva la recuperación de la economía”, mencionó Olarte.

Por otro lado, el mayor aumento en la tasa de desempleo se evidenció en las 13 ciudades y áreas metropolitanas del país, pues la tasa llegó a 18,1%, lo que representó un aumento de 6,6 puntos porcentuales, siendo Cali la ciudad con la cifra más alta (20,7%), seguida de Bogotá (20,3%) y Medellín (16,9%).

“Estas concentran el mayor deterioro del mercado laboral. Así, representan 70% de las pérdidas de empleo y el 90% de los nuevos desempleados generados por la pandemia”, anotó Mauricio Hernández, economista de Bbva Research.

En el trimestre móvil de diciembre de 2020 a febrero de 2021, las ciudades con las mayores cifras de desempleo fueron Cúcuta (22,3%), Quibdó (22,1%), Ibagué (21,5%) y Neiva (21%). Mientras que en Barranquilla (12%), Cartagena (12%), Bucaramanga (14,2%) y Pereira (15,1%), se registraron las tasas más bajas.

Por sexo, en enero 487.000 hombres y 702.000 mujeres salieron de la ocupación. Así, las tasas de desempleo fueron 11,7% y 21,7% respectivamente.

En cuanto a la informalidad, 48,2% de la población ocupada de las 23 ciudades se encontraba trabajando de manera informal, mencionando que, según Juan Daniel Oviedo, en febrero ocurrió un cambio de tendencia pues la contracción de la población ocupada que era informal fue mayor a la contracción en el sector formal.

Analistas esperan que el desempleo disminuya en los próximos meses

Según varios analistas, a medida que disminuyan las restricciones a la movilidad aumentará la creación de empleo en el país, por lo que esperan que baje la tasa de desempleo.

“Aquellos meses con menos confinamiento y menos restricciones de movilidad explicarán un mayor aumento del empleo, con un balance positivo a lo largo de 2021 y una disminución de la tasa de desempleo para final de año. No obstante, el empleo estará concentrado en actividades informales, pues el empleo formal depende de la estructura empresarial y esta tendrá algún rezago en lo corrido del año”, anotó Mauricio Hernández.

Marzo 28 De 2021 – 06:25 P. M.

Reforma tributaria podría mitigar el 66% del aumento de la pobreza

La estimación del Minhacienda es que con los programas sociales se pueda reducir en 4,4 pps el choque. Expertos dicen que es buen avance. 

PORTAFOLIO

Aunque todavía no se conocen todos los detalles de la reforma tributaria, el Ministerio de Hacienda ya dejó ver la hoja de ruta en materia social, y con los programas que plantean, según sus cuentas, se podría reducir en un 66,2% el aumento que se calcula para la pobreza monetaria.

Aunque la meta puede ser alta, según expertos, sería un buen comienzo para el trabajo que le queda a Colombia para amortiguar el golpe que están teniendo los hogares más pobres y vulnerables en el país. Eso sí, alertan que será necesario complementarlo con otras iniciativas para impulsar la formación para el trabajo y apoyar el desempleo para jóvenes y mujeres.

Cabe recordar que hace un par de semanas se conocieron algunos detalles de la reforma tributaria con la presentación que hizo el Ministerio de Hacienda al Consejo Gremial, en la que detallan que el plan es hacer permanente Ingreso solidario, que hasta el momento va hasta junio de este año, y ampliar la cobertura de la compensación del IVA.

Asimismo, plantean que los programas de transferencias monetarias que ya existen, como Jóvenes en acción, Colombia Mayor y Familias en acción, se mantendrán como están hoy en cuanto al monto y el número de beneficiarios.

De igual manera, el Gobierno propone modificar la asignación y focalización de los subsidios que actualmente existen para los servicios públicos de energía eléctrica y gas.

Con la implementación de estas medidas el Ejecutivo plantea que se puede reducir en 7,9 puntos porcentuales la pobreza extrema, 4,2 puntos porcentuales la monetaria y se podría ver una disminución de 3,2 en el coeficiente Gini, que mide la desigualdad.

Según el Conpes de reactivación que publicó recientemente el Departamento Nacional de Planeación (DNP) y estimaciones de la misma entidad, el impacto de la pandemia haría que Colombia suba de 37,5% a 42,04% en pobreza monetaria, un alza de 6,3 puntos porcentuales. Eso quiere decir que con las propuestas que tienen en la reforma tributaria, llamada ‘Solidaridad sostenible’, se podría mitigar en un 66,2% el impacto de la crisis.

Y si se compara con las estimaciones de otros organismos como el Banco Mundial o Fedesarrollo, que plantean que el aumento en la pobreza monetaria sería de 45,5% y 47,6%, respectivamente, el choque de las medidas gubernamentales sería menor.

Incluso, para el caso de la pobreza extrema, que son todas aquellas personas que viven con $137.350 al mes en el total nacional, el DNP estima que el aumento por covid subiría de 9,6% a 11,6%, mientras que Fedesarrollo y el Banco Mundial creen que puede subir a 14,6% y 14,7%.

A esas medidas se les puede agregar el programa de Generación E, con la que buscan subsidiar matrículas a estudiantes en condición de vulnerabilidad; un subsidio de las cotizaciones de seguridad social por cinco años a grupos de jóvenes, personas discapacitadas, aprendices del Sena y adultos mayores sin pensión y la extensión de lo subsidios a la nómina hasta junio de 2021.

LOS RETOS 

Ahora bien, aunque todavía queda que la hoja de ruta para aliviar las finanzas públicas pase por el Congreso, expertos consultados por este diario señalan que será clave que el gasto social esté bien focalizado, se actualice la foto con la nueva configuración de la pobreza que quedó por cuenta de la pandemia, se piense en medidas concretas para las mujeres y se evite el “asistencialismo”.

Para Jairo Núñez, investigador de Fedesarrollo y quien ha trabajado en las simulaciones de pobreza, “la pobreza para 2020 tendrá a 20 millones de personas en esa condición. El Estado tiene la responsabilidad de mitigar los efectos de este fenómeno, pero primero requiere encontrar las fuentes de financiación. Solo me preocupa que no se diseñen bien los programas y se convierta todo en una política asistencialista”, dice.

En esa línea Roberto Angulo, socio fundador de la firma Inclusión, dice que la meta del Gobierno es “ambiciosa, pero también realista siempre y cuando puedan garantizar lo que se requiere para juntar transacciones en una operación de focalización, y también hacer los ajustes de los mecanismos de pago”.

Angulo detalla que será clave que el Gobierno actualice rápido la base de datos del Sisbén IV, que se hizo antes de que comenzara la pandemia; y se le entregue el Ingreso solidario a todos los hogares con criterios de focalización geográfica, menos a los que se tiene evidencia que no son pobres. “Soy consciente de que es una propuesta heterodoxa, pero el problema lo amerita”, dijo.

Además de eso, los expertos agregan que los programas también deben complementarse con programas de formación para el trabajo, sobre todo para el caso de Jóvenes en acción, y así evitar el “asistencialismo”. “Lo más coherente es que estos subsidios se mantengan y se diseñen bajo una perspectiva de oportunidades para la inclusión laboral”, argumenta Núñez.

Por su parte, Jorge Enrique Espitia, investigador del Centro de política fiscal de la U. Nacional, señala que también hay un riesgo con los efectos que pueda tener eliminar las exenciones a varios productos del IVA, aunque el Gobierno ya dijo que no aplicaría para los principales elementos de la canasta familiar.

“La eliminación de las exenciones del IVA va a afectar a las familias pobres, vulnerables y de la clase media en la medida en eso va a impactar su ingreso después del consumo”, manifestó Espitia y apuntó que teniendo en cuenta que la devolución del IVA ha llegado actualmente a solo el 23% de los hogares pobres, la propuesta del Ejecutivo es “todavía incierta”.

María Camila González Olarte
Twitter: @CamilaGolarte
marola@eltiempo.com

El desempleo de la Generación Z

lunes, 29 de marzo de 2021

Sala de datos del Dane en Europa
Ya se encuentra abierta la primera sala de procesamiento especializado externo del Dane en Europa. Está en la Universidad Carlos III de Madrid y en ella se podrán consultar y procesar microdatos anonimizados de distintas operaciones estadísticas. Este servicio lo usan miles de investigadores especializados cada año. (NC)

Marzo 29 De 2021 – 07:30 P. M.

Neiva-Santana-Mocoa avanza en cesión total del contrato

Se espera que en los próximos días finalice el proceso. El proyecto, que a la fecha debería estar culminado, registra un avance de solo 2,21%. 

PORTAFOLIO

El contrato de la concesión de Cuarta Generación (4G) Neiva- Santana-Mocoa, que se firmó originalmente en agosto de 2015, debería estar culminando su plan de obras. Por el contrario, el proyecto de 456 kilómetros a cargo del concesionario Aliadas para el Progreso solo registra un avance de 2,21%, luego de cinco años.

(Cederían contrato de la vía 4G Santana – Neiva).

El concesionario, cuyo socio mayoritario es el Grupo Solarte, salpicado por el escándalo de corrupción de la Ruta del Sol II y de otras obras, logró en diciembre pasado un acuerdo parcial con CCA South America (China Construction America), compañía que asumiría el proyecto. En dicho acuerdo se dispuso una inversión de $100.000 millones para la puesta a punto del corredor este año, lo que implica que se habilita la transitabilidad por la vía.

Esta cesión se logró en el marco del ‘plan remedial’ de dos fases que presentó el contratista en medio del proceso de caducidad que inició el Gobierno para la obra, lo que le dio una última oportunidad de salvar el proyecto, que se vio frenado por la imposibilidad de Aliadas para lograr el cierre financiero de la 4G.

Según conoció este medio, el proceso continúa avanzando en la fase 2 del ‘plan remedial’, en el que se espera en los próximos días se logre la cesión total del contrato y de esta manera dar inicio a las obras de puesta a punto en el corredor. Actualmente, se adelantan labores de reparcheo y atención a puntos críticos. Con la cesión total, el nuevo concesionario entraría definir el alcance del contrato de concesión.

“El camino está despejado para la cesión del contrato, lo que mejor convenía a Aliadas era encontrar un inversionista al que pudiera hacerle la cesión. Todo indica que la empresa va a hacerse cargo. Se surtió la última audiencia con el concesionario, la gobernación, los gremios económicos y vemos el panorama claro para la cesión”, destacó Ariel Rincón, presidente de la Cámara de Comercio del Huila.

En febrero se llevó a cabo la tercera y última audiencia pública, en la que se le presentaron a los interesados los avances del proceso de cesión parcial, y se detalló el plan de inversiones de la Fase II del plan remedial.

“Este proceso no ha sido fácil, pero está muy avanzado. El 31 de diciembre se firmó un memorando donde se dieron tres meses máximo para hacer la cesión integral del contrato y los compromisos se han venido cumpliendo”, dijo en ese entonces la ministra de Transporte, Ángela María Orozco.

El proyecto se compone de siete unidades funcionales y en cuatro de ellas no se registra ningún avance de obra. En el tramo de 35 km entre Gigante-Garzón el avance es de 23%, en los 109 km entre Garzón-Pitalito-San Agustín solo se ha ejecutado el 3% y entre Pitalito-San Juan de Villalobos el 1%.

Laura Lucía Becerra Elejalde

ANALISTAS  30/03/2021

Alivio para las empresas colombianas

Catalina Ortiz

Representante a la Cámara

MÁS COLUMNAS DE ESTE AUTOR

Se cumplió un año desde que en Colombia se implementó la primera cuarentena y se adoptaron medidas para mitigar la propagación de la pandemia. Como era de esperarse el impacto en la economía ha sido profundo con miles de cierres de empresas, pérdidas de empleo y una apabullante contracción de 6,9 puntos porcentuales en el PIB.

Así mismo, durante 2020 la tasa de desempleo llegó a los picos históricos más altos, ubicándose en 24,9%. En un comunicado a inicios del año, el Dane manifestó que la pandemia dejó una pérdida de al menos 10 años de esfuerzo en políticas de empleo, pues según estudios, sólo hasta abril de 2020 ya se habían perdido 5,3 millones de puestos de trabajo.

Pensando en cómo aliviar esta situación, presentamos un proyecto de ley compuesto por tres medidas que buscan que las empresas de todos los tamaños tengan mayor flujo de caja, mejor acceso a las compras públicas e incentivos para formalizarse, así, de alguna manera, contribuimos con el proceso de reactivación económica. Estas son:

1. Promover la formalización empresarial: Colombia ya antes de la pandemia tenía altísima informalidad y para agravar las cosas la pandemia llevó a que muchas empresas, especialmente micro y pequeñas, continuaron su actividad comercial pero de manera no formal.

El proyecto propone modificar el régimen simple de tributación de manera que dentro de un solo proceso las Mipymes puedan pagar todos sus impuestos y también los aportes en seguridad social de sus trabajadores y descontarse el 25% del pago en salud sobre el valor del impuesto a pagar. Un beneficio para las empresas inscritas y un incentivo para que más se formalicen.

2. Facilitar el acceso a las compras públicas: Hoy inscribirse y mantenerse actualizado en el Registro Único de Proponentes -RUP- es muy oneroso, en especial para las empresas más pequeñas. Por eso el proyecto propone que haya tarifas diferenciadas por tamaño de empresa que corrija el hecho que para los micronegocios el registro puede ser cinco o seis veces más costoso de lo que normalmente pagan en las Cámaras de Comercio por otros trámites.
Este proyecto propone que los costos del RUP sean diferenciados según el tamaño empresarial; así se reduce aproximadamente 70% del costo para las empresas pequeñas y 45% para las medianas. También se plantea un descuento de 30% en la renovación de matrícula para las empresas que inicien contratación con el Estado en dos ocasiones y 15% adicional para quienes al siguiente año vuelvan a contratar al menos dos veces.

3. Ampliar el plazo del pago del IVA: el proyecto propone separar los momentos de declaración y pago del IVA de tal forma que una empresa pueda declarar a la Dian lo que debe pagar, pero tenga un tiempo suficiente para obtener el dinero necesario para cumplir con su obligación. Esta medida busca que las empresas no tengan que pagar el IVA antes de haber recibido el pago por parte de sus clientes, como muchas veces sucede. Así tendrán mayor liquidez y flujo de caja.

Este proyecto de ley es el resultado de un ejercicio de recoger algunas de las necesidades que aquejan a los empresarios y comerciantes del país.

Esperamos encontrarnos con un ambiente receptivo en el Congreso para que sea aprobado y entre en vigencia prontamente pues es mucho el alivio que requieren nuestras empresas para salir de esta crisis.

Marzo 25 De 2021 – 08:00 P. M.

Un millón de personas nuevas pagarían impuesto de renta

Si se amplía la base gravable, el recaudo podría subir 2% del PIB. Con propuesta de Anif, llegaría a cerca de 5,3 millones de contribuyentes.

PORTAFOLIO

Como se dio a conocer recientemente, el corazón de la reforma tributaria que presentará el Gobierno después de Semana Santa está en que más personas naturales paguen impuestos.

Según las propuestas del Ejecutivo, aquellos que ganen más de $2,5 millones podrían empezar a tributar, con lo que 1 millón de ciudadanos nuevos podrían pagar impuesto de renta.

A la iniciativa del Gobierno Nacional se le suma las que hicieron la Comisión de Expertos en Beneficios Tributarios, la Asociación de Instituciones Financieras (Anif) y Fedesarrollo, también en línea con la del Ejecutivo para ampliar la base gravable del impuesto de renta, debido a que actualmente las personas que ganan aproximadamente $4 millones al mes ya pagan algún porcentaje de ese tributo.

Según cifras de la Dian, en 2020 cerca de 3,8 millones de personas declararon, pero según cálculos de Anif el número de ciudadanos que pagaron el impuesto de renta baja a 1,6 millones. Por eso es que el objetivo de las propuestas que han hecho desde diferentes frentes es subir el número de personas que declaran y que pagan.

“Las Tasas Efectivas de Tributación (TET) que las personas naturales en Colombia pagan sobre sus rentas de trabajo, empresas personales y de capital son demasiado bajas”, agrega en su informe la Comisión de Expertos.

Precisamente, la propuesta de este grupo de expertos es que se reduzcan las deducciones que actualmente tiene el impuesto de renta a personas naturales, debido a que el 80% de ese tributo recae en las empresas.

“Las simulaciones de la Dian indican que una base del impuesto de renta a personas naturales considerablemente más amplia permitiría recaudar aproximadamente un 2% del PIB en ingresos adicionales, y una reducción sustancial a las tarifas del impuesto”, dice el informe de la Comisión.

En la presentación preliminar que le hizo el Gobierno a los empresarios esta semana, señalan que con la ampliación de la base gravable, la sustitución de las rentas exentas por una única renta automática, convertir el impuesto al patrimonio permanente y aumentar la tarifa de los dividendos se lograría recaudar $16,8 billones por esas medidas.

Y si se mira en detalle, como conoció Portafolio, $14 billones vendrían del aumento de la base gravable a personas naturales.

Teniendo en cuenta que el 12% de las personas ocupadas en el país ganan más de dos salarios mínimos, según cifras a octubre de 2020 del Dane, lo que equivale aproximadamente a 2,6 millones de personas, la nueva medida de pagar renta podría entonces lograr que alrededor de 1 millón de ciudadanos más paguen ese tributo.

Además de la propuesta del MinHacienda, con la iniciativa de Anif ese número de contribuyentes podría subir aún más. Según la asociación, con sus insumos el número de personas tributando podría subir a 5,3 millones.

“Nuestra propuesta parte de un nuevo umbral sobre el que se empieza a declarar y pagar renta y de un aumento gradual de las tarifas marginales. Primero, se mantendría un tramo exento hasta ingresos cercanos a $2,1 millones mensuales (que equivalen a $1,5 millones de renta líquida gravable mensual), es decir una tarifa de 0%.

A partir de ahí, se propone una estructura progresiva, con tarifas marginales bajas, que oscilan entre el 5% y el 15%”, plantea Anif y agregó que esa tarifa iría subiendo hasta un tope máximo de 40% para aquellos que ganen más de $129 millones.

Por su parte, Fedesarrollo también plantea que se reduzca el rango que hay exento de declaración de renta a la mitad para ampliar la base gravable, y así fomentar una cultura tributaria.

En esa línea plantean que se sustituya las siete tarifas de impuesto de renta que existen actualmente por tres: 0%, 20% y 39%. “La renta líquida gravable debe incluir los ingresos por concepto de pensión”, señalan.

Asimismo, y parecido a lo que plantea el Gobierno de gravar los dividendos y con lo que pretende recaudar $1 billón, Fedesarrollo pone sobre la mesa la posibilidad de aumentar esta tarifa del 10% al 15%.

Incluso, el centro de estudios propone también ampliar el impuesto al patrimonio para individuos por una sola vez con tasas marginales que oscilan entre 0,25% a más de 1%, según el valor de sus pertenencias.

Otra de las medidas, que planteó el Gobierno al Consejo Gremial, es que se cree el impuesto solidario para los trabajadores públicos y privados con ingresos superiores a $10 millones luego de descontar salud y pensión, con el fin de obtener un recaudo temporal mientras pasa la crisis fiscal.

Si bien todavía no se conocen los detalles de lo que hará el Gobierno con respecto a las personas naturales, es cierto que expertos y el Ejecutivo coinciden en que por ahí debe ser una de las principales salidas para tapar el hueco fiscal que preocupa a Colombia y a las calificadoras de riesgo.

COLUMNISTA

¿Renovar el contrato social?

Es evidente que subsisten problemas que tienden a agravarse con el paso del tiempo y la postergación perpetua de las reformas.

Hernán Avendaño Cruz 

Renovar el contrato social es un tema de discusión mundial. Obviamente, su mención genera posiciones antagónicas; hay quienes lo encuentran indispensable; algunos ven peligros porque creen que implica abolir la Constitución; y otros lo consideran irrelevante.

La discusión se nutre de diferentes vertientes del conocimiento que tratan de explicar la inconformidad y el malestar social que hay en el mundo, y que recrudeció con los impactos de la pandemia sobre la desigualdad.

En ese contexto, cabe tener como referencia la apreciación de los economistas Rafael Doménech y Vicente Montes: “El contrato social ha aportado estabilidad a las sociedades modernas y ha permitido a las mismas avanzar como nunca antes había sucedido en la historia”.

En general, el contrato social se concibe como el acuerdo implícito sobre derechos y obligaciones en la relación entre los ciudadanos y el Estado; entre otras, el Estado tiene la obligación de asegurar a los ciudadanos frente a diversos riesgos, como los de pobreza, enfermedad, desempleo y desprotección en la vejez.

En el enfoque de Nicholas Barr sobre el estado de bienestar, este podría entenderse como el contrato social vigente desde de la Segunda Guerra Mundial, con las adaptaciones pertinentes a los cambios económicos, demográficos y sociales.

The Economist (6 de marzo) plantea que “la pandemia ha obligado a una reevaluación del contrato social; en particular, cómo se deben dividir los riesgos entre las personas, los empleadores y el Estado… El covid-19 mostró que el estado del bienestar necesita una modernización. Nació en un orden social distinto y para protegerse de diferentes riesgos”.

En el caso de Colombia no se pueden desconocer los notables avances en materia social. Pero también es evidente que subsisten problemas que tienden a agravarse con el paso del tiempo y la postergación perpetua de las reformas, mientras el malestar social sigue creciendo.

La evaluación de los cuatro riesgos mencionados muestra la urgencia de las reformas. Según Fedesarrollo, la pobreza llegó a 42% en 2020, con un aumento de seis puntos porcentuales; el régimen subsidiado de salud incentiva la informalidad laboral, que supera el 60% de los ocupados; solo el 25% de las personas en edad de jubilación tiene una pensión; y no hay un seguro de desempleo que mitigue la interrupción de los ingresos al perderse el empleo.

Un estudio reciente de Fedesarrollo, liderado por Eduardo Lora y Luis Fernando Mejía, propone integrar en una sola reforma todos estos aspectos, sumando el fiscal, que es necesario para seguir haciendo frente a la pandemia, financiar los costos de los cambios y recuperar la capacidad redistributiva de la política fiscal.

Winston Churchill decía: “¡Nunca desperdicies una buena crisis!”. Ahora, con la inconformidad creciendo, mal haríamos en perder la oportunidad de tramitar estas vitales reformas, basados en diagnósticos precisos y excelentes estudios técnicos.

Hernán Avendaño Cruz
Director de Estudios Económicos de Fasecolda.
havendano@fasecolda.com

viernes, 26 de marzo de 2021

Se reportaron activos omitidos por $4,4 billones, se sanearon $311.000 millones y hubo pasivos inexistentes por $188.000 millones

Carolina Salazar Sierra

La Ley de Financiamiento otorgó tanto a las personas naturales como a las sociedades una especie de ‘segunda oportunidad’ para poder estar al día con la administración tributaria y normalizar sus capitales del exterior.

Según cifras de la Dian, en 2020 4.760 contribuyentes se acogieron a la normalización tributaria, a través de la cual se reportaron activos omitidos por $4,4 billones, se sanearon $311.000 millones y se reportaron pasivos inexistentes por $188.000 millones.En total, esta normalización tributaria le generó a la Dian unos ingresos por $632.000 millones en el año gravable 2020, una cifra que es inferior al recaudo que se alcanzó en 2019, cuando llegó a $1,1 billones.

Según Julio Lamprea, director de gestión de ingresos de la Dian, quienes normalizaron sus activos van a evitar sanciones e intereses de mora, sobre todo, en un momento en el que el Estado tiene convenios para identificar los activos omitidos.

Hay que recordar que esta norma daba la oportunidad a los contribuyentes con activos omitidos o pasivos inexistentes de declararlos y pagar hasta, máximo, el 25 de septiembre de 2020, cancelando una tarifa de 15% sobre la base gravable del activo. Este porcentaje era superior en dos puntos porcentuales al que se manejó durante 2019, cuando la norma estipulaba una tarifa de 13%.

Con el objetivo de normalizar su situación tributaria, desde hace unos días la Dian también invita a 10.217 contratistas del Estado que adeudan a la entidad más de $1,3 billones, a que se pongan al día en sus obligaciones pendientes.

Para ello, la entidad dijo que les contactará y atenderá virtualmente de manera personalizada en cada uno de los casos, ofreciendo información actualizada de su estado de cuenta y brindando la orientación necesaria para que se pongan al día en su obligación.

Los puntos que incluirá la tercera reforma tributaria del periodo de Iván Duque

Impuesto al patrimonio
Para la próxima reforma tributaria está en la mira hacer que el impuesto al patrimonio sea permanente e, inclusive, aumentar la tarifa de 1% a 3% para quienes tienen patrimonios superiores a $5.000 millones.

“No estamos de acuerdo con dejarlo permanente, eso generaría una atomización del sector empresarial. Se podría generar elusión. Sería antitécnico porque podría pasar que los grandes patrimonios se dividan y eso no está bien”, dijo Rosmery Quintero, presidente de Acopi.

Cabe mencionar que desde 2002 la Dian ha recaudado alrededor de $32,4 billones a través del impuesto al patrimonio, cifra que no incluye otros $15 billones que se recaudaron por concepto de impuesto a la riqueza entre 2015 y 2018.

Javier Díaz, presidente de Analdex, aseguró que no sería una buena medida para atraer inversión al país. “A mí no me gusta esa idea, menos la propuesta que está planteando el Gobierno de una tarifa de 3% al impuesto al patrimonio, me parece que eso espanta la inversión. Es una tarifa muy alta en una coyuntura como la actual”, explicó.

De hecho, la Comisión de Expertos en Beneficios Tributarios recomendó hace unos días eliminar los impuestos corporativos distorsionantes no basados en las ganancias o utilidades, incluido el impuesto al patrimonio.

A pesar de ello, para algunos expertos como el exdirector de la Dian, Gustavo Cote, la posibilidad de aumentar la tarifa del impuesto al patrimonio de 1% a 3% sería bueno para incrementar el recaudo y así se podría ampliar la cobertura de los programas sociales en medio de la pandemia.

Pasar de bienes exentos a excluidos podría aumentar los precios para los consumidores

jueves, 25 de marzo de 2021

Uno de los puntos de la tributaria sería eliminar la categoría de bienes exentos. La medida aumentaría los costos de producción

Carolina Salazar Sierra

Los puntos que incluirá la tercera reforma tributaria del periodo de Iván Duque

Ya se han dado a conocer algunas pinceladas de lo que será la reforma tributaria que el Ministerio de Hacienda radicará ante el Congreso finalmente después de Semana Santa. LR conoció que uno de los puntos que se incluirían es eliminar la categoría de bienes exentos del IVA, que pasarían a ser excluidos. Aunque con la eliminación no se aumenta la tarifa de manera directa, este cambio podría elevar los precios de algunos bienes, afectando así la capacidad adquisitiva de los consumidores.

Según el Estatuto Tributario, hoy en Colombia hay 36 bienes que están exentos de IVA. Entre ellos, están los huevos, la leche, el queso, el pollo, la carne de cerdo y el pescado. Bajo esta categoría, los productores tienen el derecho de recibir la devolución del IVA que pagan en insumos en la cadena de producción.

Sin embargo, si los productos que hoy están exentos pasan a la categoría de excluidos, los productores no tendrían el derecho de recibir la devolución del impuesto, lo que aumentaría los costos de producción, que podría trasladarse al consumidor final.

“El Gobierno puede decir: no, pero mire que el producto no tiene IVA, pero en la práctica indirectamente tendría un IVA si los insumos quedan gravados y eso lo que hace es que se pierda la competitividad y que se genere un sobrecosto al consumidor”, explicó Jorge Bedoya, presidente de la SAC.

Algunos gremios que representan a los productores se han manifestado al respecto, pues esta medida afectaría la competitividad de los bienes nacionales.

“A nosotros el Gobierno nos dijo que el IVA de los insumos que están a 5% para producir pollo y huevo lo van a pasar a 0%. No obstante, faltaría una forma de compensación o no cobro de los IVA diferenciales de 19% para no afectar a los consumidores, ya que si no se toman esas dos medidas se gravaría de forma indirecta el pollo y el huevo”, dijo Gonzalo Moreno, presidente de Fenavi.

Mientras que el presidente ejecutivo de PorkColombia, Jeffrey Fajardo, dijo que la medida comprometería la viabilidad del sector de la porcicultura.

“Esperamos que esto no implique pasar estos productos de exentos a excluidos del tributo, o peor aún, que se excluyeran del tributo los bienes hoy exentos y se mantuviera o incluso aumentara el IVA para las materias primas, lo cual comprometería la viabilidad de la porcicultura y la seguridad alimentaria de los colombianos”, anotó Fajardo.

Una opinión generalizada dentro de los gremios es que la medida pondría en desventaja a los productos nacionales frente a los importados, pues estos últimos no tienen que pagar tarifas de IVA de 19% en la cadena de producción.

“Los productores de importados no tienen que pagar esos IVA que van a tener que pagar los productores nacionales y eso puede terminar generando un desplazamiento hacia los productos importados, porque evidentemente va a ser más barato que el precio nacional”, mencionó Bedoya.

Por su parte, el presidente de Asoleche, Juan Sebastián Bargans, aseguró que esta medida impactaría el bolsillo de los colombianos en un momento en el que la economía se está recuperando y se debe incentivar el consumo.

“Esto va directamente al poder adquisitivo de los bolsillos de los colombianos porque los costos se te van a subir y eso evidentemente viene con la contracción en el consumo de ciertos productos, y sobre todo aquellos que hacen parte de los de primera necesidad y de la canasta básica, como los alimentos, en el caso de nosotros la leche y los quesos”, dijo Bargans.

Es así, los productores están a la espera del documento completo con la minucia de la tributaria que, según lo anunció el Ministerio de Hacienda a los gremios, buscaría recaudar $25 billones, de los que $10,5 billones se lograrían a través del impuesto sobre las ventas (IVA).

“El texto no ha salido finalmente. Estamos a la espera para entender muy bien lo que va a pasar con el tema de los insumos, pero lo que nos han dejado ver es que probablemente no vayamos a tener ningún beneficio en los insumos y eso si nos va a disparar los costos”, mencionó Bargans.

MinHacienda ya socializó los puntos de la tributaria con la Alcaldía de Bogotá

Ayer el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, se reunió con la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, con el objetivo de socializar los puntos que se incluirán en la reforma que se radicará después de Semana Santa, así como para presentar algunas sugerencias.

La alcaldesa resaltó que desde Asocapitales se presentaron ciertas propuestas que el ministerio tendrá en cuenta, tales como ceder a los gobiernos locales el recaudo de impuestos verdes y digitales, y focalizar la mayor parte del recaudo en la inversión social.

Conozca cuáles son los beneficios que propone la ley aprobada para el trabajo desde casa 

Cristian Acosta Argote – cacosta@larepublica.com.coviernes, 26 de marzo de 2021

El articulado precisa que este esquema de trabajo puede ser aplicado en circunstancias especiales de orden público, como la pandemia

El proyecto de ley que regula el trabajo en casa pasó a conciliación tanto en el Senado como en la Cámara de Representantes, definiendo así los beneficios y límites para empleadores y colaboradores.

Con 94 votos a favor en el último debate, la normativa plantea que esta modalidad de trabajo se basa en la prestación de las labores o funciones en un lugar diferente a las instalaciones de la empresa o entidad. Se pactará en un principio por tres meses, pero se puede extender según la necesidad entre las partes.

El articulado precisa que este esquema de trabajo puede ser aplicado en circunstancias especiales de orden público, como la actual pandemia, que obligará al empleador a conciliar con sus empleados la alternativa de trabajo en casa con todos los elementos que lo componen.

Este nuevo escenario laboral digital obliga al empleador a tener en cuenta ciertas consideraciones. Una de ellas es que si antes el auxilio de transporte era imperante, hoy en día se convierte en un auxilio de conectividad digital, que será equiparable si la empresa está bajo la modalidad de trabajo en casa. Por esta razón, la ley afirma que el empleador deberá ofrecer poco más de $100.000 (aproximadamente) a sus trabajadores para tener una óptima conexión.

La norma también plantea el derecho a la desconexión laboral, lo cual constituye un derecho fundamental del trabajador y radica en apartarse de sus tareas laborales cuando termine la jornada. Se establece que la jornada máxima debe ser de ocho horas diarias y de 48 horas a la semana.

“El trabajo en casa llegó para quedarse. Este es uno de los temas que por efectos de pandemia se quiere consolidar, y lo más importante ha sido el servicio para mantener los puesto de trabajo en el país”

El trabajador también podrá reclamar legalmente cuando considere que su carga habitual de trabajo se está viendo afectada por otras tareas que generan más responsabilidad. Las horas extras no podrán superar las dos horas diarias ni 12 horas semanales. Se respetarán permisos, vacaciones, feriados, licencias con el fin de conciliar su vida personal, familiar y laboral”

viernes, 26 de marzo de 2021

Los puntos que incluirá la tercera reforma tributaria del periodo de Iván Duque

miércoles, 24 de marzo de 2021

LR conoció que el Gobierno busca un recaudo de $25,4 billones con la próxima tributaria, que incluiría eliminar las exenciones del IVA

Carolina Salazar Sierra

El Ministerio de Hacienda tramitará ante el Congreso la que será la tercera reforma tributaria en el periodo presidencial de Iván Duque. Esta no solo buscará darle alivio a las finanzas públicas de la Nación, sino que también tendrá un enfoque social.

Estos son los cambios que traerá la nueva reforma tributaria que se radicará mañana

A pesar de que el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, había anunciado que la meta de recaudo era de $15 billones, LR conoció que en total se busca una suma de $25,4 billones, es decir, aproximadamente 2,2% del PIB. Se prevé que los primeros $10,5 billones se recauden a través del impuesto sobre las ventas (IVA), otros $16,8 billones por cuenta de las modificaciones de los impuestos a las personas naturales y los últimos $3 billones por los impuestos a las personas jurídicas. Adicional a ello, se restarían $5,1 billones de los giros para las regiones a través del Sistema General de Participaciones (SGP).

Esta ambiciosa cifra de recaudo está justificada en las propuestas sociales que va a incluir el Gobierno en el proyecto de ley, que busca garantizar un ingreso mínimo a los hogares que hoy se encuentran en condición de pobreza o pobreza extrema.

De hecho, el presidente Iván Duque dijo que la deliberación que se lleve a cabo en el Congreso debe pensar en dos propósitos: estabilizar las finanzas públicas y hacer una transformación social. Con tal fin, se propondrá volver permanente el programa de Ingreso Solidario; ampliar la devolución del IVA; extender el programa de apoyo al empleo formal (Paef) hasta junio de 2021; subsidiar hasta 100% de las matrículas de educación superior a través de Generación E; y subsidiar las cotizaciones de seguridad social para ciertos grupos poblacionales.

Ministerio de Hacienda y el Consejo Gremial Nacional hablaron de la tributaria

Con esto en mente, estas son las propuestas que presentará el Gobierno.

Eliminar las exenciones del IVA

Uno de los puntos más controversiales tiene que ver con gravar más bienes con IVA. Esta medida que podría afectar el consumo de millones de familias. Sin embargo, el Ministerio de Hacienda dejó claro que no se gravarán alimentos básicos de la canasta familiar, aunque si se eliminará por completo la categoría de los bienes exentos y todavía queda abierta la posibilidad de que se graven otros bienes y servicios.

Para que el impuesto sea más progresivo, el Gobierno aumentará la cobertura de la devolución. Se pagarán $45.000 mensuales a 4,7 millones de hogares, lo que representa un costo fiscal de $1,5 billones.

Otra de las propuestas que incluirá la reforma tributaria es ampliar la base gravable del impuesto de renta de las personas naturales. De hecho, ya el viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño, había sugerido que las personas con sueldos desde $2,5 millones deberían declarar renta, mientras que a partir de los $4 millones se debería pagar el impuesto. Además, la propuesta de reforma plantearía sustituir las rentas exentas por una única renta exenta automática.

Impopatrimonio y dividendos

Un punto que también resaltó el Ministerio es que se propondrá que el impuesto al patrimonio, que hoy es de 1% para los montos iguales o superiores a $5.000 millones, sea permanente; además de que se aumente la tarifa del impuesto a los dividendos de 10% a 15%.

Renta de personas jurídicas

Con el fin de preservar la competitividad del país, se propondrá reducir la tarifa del impuesto de renta a 24% para las pequeñas empresas, mientras que la tarifa máxima será de 30% a partir de 2023. Además, se buscará eliminar las exenciones, deducciones, descuentos tributarios y tarifas preferenciales a partir desde ese mismo año.

Mientras que hasta 2023 se mantendrían los beneficios relacionados con economía naranja y turismo y los de construcción de hoteles hasta 2025.

Impuestos verdes

El Gobierno también propondrá crear instrumentos que reduzcan la contaminación, como la modificación del impuesto al carbono, la introducción de un impuesto local a los vehículos y el impuesto a los plásticos de un solo uso y al consumo de plaguicidas.

Gravar las pensiones

Otro de los puntos contemplados, y que están en línea con las recomendaciones de la comisión, es gravar las pensiones desde $7 millones. De otro lado, las cuentas de ahorro para el fomento de la construcción (AFC) perderán beneficios.

No se eliminará el 4×1.000

Pese a la recomendación de la Comisión Tributaria, el proyecto no contempla gravar el 4×1000.

ANALISTAS 24/03/2021

La pobreza en carne viva

Luis Pérez Gutiérrez

MÁS COLUMNAS DE ESTE AUTOR

La mancha de la pobreza crece en medio de la desesperanza. Cada día a más colombianos los arropa esa odiosa sombra de la inequidad que hace sufrir y les arrebata el derecho a vivir sin miedo y el derecho a la alegría.

Se expande la miseria ante la indiferencia de la dirigencia. Mientras el hambre revienta a los pobres, muchos dirigentes sacan índices irreales del bazar de la indolencia para hacer creer que el país va bien. Y para calmar la agresividad que trae el hambre, se lanzan propuestas contra la pobreza que fallan una y otra vez.

En el 2000, Colombia firmó con la ONU un pacto para acabar el hambre y la pobreza en 2015. Y nada se cumplió. En 2005, de nuevo Colombia firma el mismo pacto para terminar la pobreza en 2020. Y nada se cumplió. Ahora, en los libros de Planeación Nacional se lee que se acabará con la pobreza y el hambre en 2030.Y estamos retrocediendo. Como ya viene 2030 y nada, deben estar preparando un nuevo documento para convencer que se acabará la pobreza y el hambre en 2050. El sufrimiento de los pobres lo quieren llevar al infinito.

La mancha injusta de la Pobreza no para de extenderse. El siglo XXI se le vendió a la gente como si fuese a vivir bien, en otro mundo. Lo cierto es que en el siglo XXI la gente está peor. El hambre cabalga cómodamente; Sin acabar la pobreza tradicional, ya se tiene otra pobreza, la neopobreza, creada por las discriminaciones de la tecnología y la conectividad, que cada día deja más desplazados.

Como siempre, los indicadores más dolorosos los llevan a sus espaldas los más pobres. Cuando la pobreza aumenta, la culpa se la echan a los pobres y no a las deficiencias del modelo económico ni a los malos gobiernos. Los modelos económicos están agotados en su lucha contra la inequidad; los modelos económicos cargan 200 años de fracasos en su lucha contra la pobreza y el hambre. Y ni se ruborizan. Las pálidas banderas del hambre y la pobreza son un símbolo de la carencia de logros sociales de los modelos económicos y de los gobiernos.

La valija de la democracia es un cascarón vacío. Es una valija llena de frustraciones, sin logros sociales contra la inequidad. La valija de la democracia está vacía para los pobres.

La falta de propuestas novedosas de los políticos crea desesperanza. La falta de ideales inspiradores para combatir la pobreza y la inequidad, indigna. La gente siente que le están robando la esperanza. Los dirigentes han dejado convertir la democracia en una fábrica de desigualdades. La democracia se sostiene en las columnas de la inequidad, la pobreza, el hambre, la injusticia y el consumo desigual. La democracia tolera sin reparos la codicia y la angurria de pocos con el sufrimiento de muchos. La realidad muestra que ante cualquier tragedia social o económica de la humanidad, la democracia salva primero a las élites.

Colombia vive los momentos de pobreza más dramáticos de su historia. Y la pobreza y el hambre cabalgan sobre el sufrimiento de la mayoría. Según Fedesarrollo, en pobreza el país llegará a 49% y en pobreza extrema se llegará a 14%. La Cepal coincide, y pronostica que el 14,3% de la gente estará en pobreza extrema en Colombia. Entre 2019 y 2020, Colombia “tiene 10 millones más de pobres: 4 millones como resultado de la actualización de la línea y 6 millones como resultado de la pandemia”. Coincide esto, con el Investigador Garay, de U.N., quien asegura que la pobreza y la pobreza extrema podría cubrir a 62% de la población. El desempleo en 2021 aparece según el Dane en 17,3% y en las grandes ciudades 19,5%. Son las cifras más altas de desempleo de los últimos 25 años.

Y otro mal presagio: la clase media se encoge. Adiós al ascensor social, llega la movilidad social hacia abajo. A un país lo sostiene la clase media. La clase media era 30,9% de la población en 2017; en 2019 fue de 30,4%. En 2021, expertos aseguran que cerca de 3,8 millones de gente de clase media bajan a ser pobres, lo cual indica que la clase media podría bajar a índices cercanos de 25%.

Y en las zonas rurales solo queda desolación. En 2019, la clase media en las zonas urbanas era de 36,6% y en las zonas rurales solo del 8.8%. Eso muestra la manera tan infame como se trata a los campesinos. Colombia condena a sus campesinos a que nunca pueden ser ni siquiera ciudadanos de clase media. Así nadie quiere quedarse en el campo. Recuérdese que en 2020, ningún campesino tuvo educación porque no había ni internet ni conectividad. Y nadie habla de esta tragedia.

Es necesario lanzar un satélite para que haya conectividad en el campo y llegue la educación, la democracia, la seguridad y el gobierno donde no están hoy. Es hora que el Gobierno cree la canasta básica de tecnología para las familias que no tienen acceso a la conectividad.

El Gobierno tiene que ampliar la base productiva del país. Hay que salir a buscar inversionistas internacionales para liderar una nueva economía que genere empleo abundante y amplíe la base tributaria y económica. Construir grandes centros de manufactura cerca a los puertos con atractivos mensajes tributarios. Desarrollar Valles del software ambiciosos. Cambiar las 200.000 hectáreas de cultivos de coca por Cultivos de cannabis medicinal para exportar, mejorar el empleo, derrotar la violencia, acabar la ilegalidad, y aumentar la captación de recursos legales para la nación. El empleo no está cerca a tu casa, el empleo hoy es para el mundo. Sin empleo es muy difícil ser buen ciudadano.

Colombia con los índices de pobreza más calamitosos de su historia, está en cenizas. A Colombia hay que rescatarla de las cenizas.

Marzo 23 De 2021 – 08:30 P. M.

El 60% del recaudo de tributaria sería por impuestos a personas

De los $25,4 billones que recogería la reforma, $14 billones vienen de tributos a ciudadanos, $1 billón a dividendos y $1 billón por patrimonio.

PORTAFOLIO

Aunque el Gobierno todavía no ha presentado de manera formal ni pública el proyecto para una reforma fiscal, lo que se ha dado a conocer hasta el momento es que, con los cambios, busca recaudar $25,4 billones, de los cuales aproximadamente el 60% vienen de tributos a personas naturales.

(Lea: Las claves de la nueva reforma tributaria del gobierno Duque)

La meta del Ejecutivo es incluso mayor que la que había anunciado semanas atrás, cuando señaló que la meta era subir el recaudo en $15 billones, menos que el hueco fiscal que se calcula para el país, que es de aproximadamente $20 billones o de alrededor de 2% del PIB.

(Lea: Más renta a personas naturales, otro eje de la reforma tributaria)

Según pudo establecer este diario, el Ejecutivo espera conseguir $14 billones con la eliminación de exenciones al impuesto de renta a personas naturales, de los cuales $1,5 billones provienen de nuevos contribuyentes.

(Lea: El Gobierno y expertos coinciden en ampliar IVA y renta a personas)

Para lograrlo, entre otras cosas, plantean bajar la base con la que los ciudadanos declaran y pagan por ese tributo, y el tope ya no sería de aproximadamente de $4 millones mensuales, sino $2,5 millones al mes. Y, en esa línea, buscan que la tasa de ese tributo pase del 10% al 15%.

De igual manera, plantean conseguir $1 billón adicional con el gravamen a los dividendos; otro billón con la permanencia del tributo al patrimonio y establecer el impuesto solidario, que gravaría con 10% a todas aquellas personas que ganen un salario mensual superior a los $10 millones, después de descontar salud y pensión.

A eso se le puede añadir que congelaría el incremento de los salarios de los funcionarios públicos, exceptuando los que están en regímenes especiales, con lo que buscarían recaudar al menos $350.000 millones adicionales.

Otra medida, que también busca impulsar la formalización, es una exención del 10% del ingreso en el impuesto de renta a los contribuyentes que implementen el uso de la factura electrónica.

Luego de las medidas que implementaría, si eso es aprobado en el Congreso, el Gobierno busca conseguir al menos $10 billones con la ampliación del Impuesto del Valor Agregado (IVA) que, como aclaró el presidente Iván Duque en días pasados, no incluiría algunos productos básicos de la canasta familiar, la salud ni la educación.

De forma paralela a la eliminación de exenciones de algunos bienes y servicios del IVA, el Gobierno ha planteado hacer una transferencia de $45.000 a los hogares más pobres y vulnerables, con lo que esperan aumentar la cobertura de 20% al 40% de todas las personas en esa condición, con lo que podrían llegar hasta 4,7 millones de hogares.

Los cambios para las empresas

Del total de lo que busca recaudar adicional el Gobierno con la reforma tributaria, la participación de las personas jurídicas o empresas es de $3 billones, 11,8% del total.
Por un lado, para el caso del Impuesto de Industria y comercio (ICA), eliminaría el descuento que había hecho del 100% y lo dejaría en 50% para el 2022.

El objetivo del Gobierno, como lo ha planteado en varios escenarios, es impulsar sobre todo a las micro, medianas y pequeñas empresas a través de algunos incentivos.

Por eso, se reduciría la tarifa de renta para personas jurídicas, que iniciaría en 24% para las pequeñas y tendría una tarifa más alta para las de mayor tamaño, que llegaría al 31% en 2022 y bajaría a 30% en 2023.

Eso sí, eliminarían rentas exentas, deducciones, descuentos tributarios y tarifas preferenciales a partir del 2023, “respetando los derechos adquiridos”, como revelan en una presentación que le hizo el Gobierno al Consejo Gremial.

A esas medidas, que estarían enfocadas principalmente en el IVA y en tributos a personas naturales y jurídicas, el Gobierno también tiene estipulado una serie de gravámenes para impulsar el desarrollo sostenible y la transición energética de Colombia.

Con eso, plantean la modificación del impuesto de carbono para incluir a todos los combustibles fósiles; se introduciría un impuesto local a los vehículos para los costos de la contaminación y se crearían impuestos a los plásticos de un solo uso, al consumo de plaguicidas y el Fonclima para canalizar esos recursos para ser destinados a proyectos de desarrollo sostenible y climático.

Ante la presentación que hizo el Gobierno ante el Consejo Gremial, la organización dijo que espera conocer el documento completo para hacer una reflexión, pero destacó que “continuará en este diálogo en beneficio del país, siempre procurando la reactivación del sector productivo y la conservación y generación del empleo de los colombianos. Se manifestó la complacencia con aumentar la cobertura de la red de protección social volviendo permanente el Ingreso Solidario”.

Por otro lado, se espera que entre hoy y mañana el Gobierno haga público el proyecto completo de la reforma, que llamó ‘Solidaridad sostenible’.

Marzo 16 De 2021 – 04:31 P. M.

Ingreso solidario permanente, en la agenda de Duque en el Congreso

En su intervención en la inauguración de la Asamblea del BID, el presidente habló de proteger programas sociales y estabilizar las finanzas públicas.

PORTAFOLIO

Durante el discurso de instalación de la Asamblea del BID el presidente Iván Duque habló de una agenda que busca proteger los programas sociales, fortalecerlos y profundizarlos y, al mismo tiempo, estabilizar las finanzas públicas y darle sostenibilidad en los próximos años.

El presidente confirmó que en los próximos días el Gobierno presentará ante el Congreso de la República lo que ha denominado como “agenda de transformación social sostenible”, que tiene seis grandes propósitos en materia social:

El primero, que Ingreso Solidario se consolide como un programa permanente, que amplíe su cobertura a más millones de hogares y que, por ende, permita cubrir a los hogares más vulnerables de Colombia, aumentando también su monto para mejorar el ingreso y contener los efectos que en materia de pobreza pueda traer consigo esta pandemia.

Segundo, que avancemos en el programa de devolución del IVA. Que así como ya lo reciben 2 millones de familias puedan ser más las familias también que reciban ese importante beneficio que corrige inequidades en el sistema de tributación.

El tercero: en el marco de esta pandemia pusimos en marcha el Fondo de Solidaridad Educativa que nos permite hoy llegar casi que en matrícula cero a más del 70% de los estudiantes de los estudiantes en la universidad pública de nuestro país.

Nosotros queremos que ese programa de gratuidad en la educación superior universitaria se consolide, no solamente para prevenir la deserción, sino para generar oportunidades, y que se extienda esa gratuidad a los estratos 1, 2 y 3 de nuestro país haciendo de la educación una política social efectiva.

Cuarto: es muy importante que reconozcamos que uno los efectos más nocivos de la pandemia ha sido acentuar el desempleo de los jóvenes, y no solamente en Colombia, sino en América Latina.

Por lo tanto, también vamos a proponer un incentivo para la contratación de jóvenes entre 18 y 28 años, por un periodo de cinco años. Y el reto que asumiremos y que presentaremos al Congreso es que la Nación, para incentivar esa contratación de jóvenes entre 18 y 28 años por cinco años, la Nación cubra lo correspondiente a esos aportes a la Seguridad Social.

Quinto: que nosotros extendamos el Programa de Apoyo al Empleo Formal (PAEF) durante este año, y que podamos irlo focalizando en los sectores más afectados por los estragos de la pandemia.

Y algo también fundamental, que es el sexto componente en materia social de esta transformación social sostenible, es que, sobre todo, para la micro y pequeña empresa, donde se concentra la mayor cantidad de empleo de nuestro país, podamos, también, hacer un ‘alivianamiento’ de la carga tributaria, que vaya estimulando la generación de empleo.

Marzo 18 De 2021 – 07:40 P. M.

‘El motor de la reactivación tiene que ser el sector privado’

Mauricio Claver-Carone, presidente del BID, resaltó que se lanzó la mayor operación financiera del Banco con Colombia.

PORTAFOLIO

Uno de los ejes de la Asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que tiene lugar esta semana en Barranquilla es ver cuáles son las mejores formas de impulsar la economía tras la pandemia. En este sentido, la receta para Mauricio Claver-Carone, presidente de la entidad es clara: el sector privado debe ser el motor central en la recuperación de la región.

(Ingreso solidario permanente, en la agenda de Duque en el Congreso). 
¿Cuál fue el impacto final de la pandemia en 2020?

Es la crisis socioeconómica más grande en 120 de la región y, definitivamente, en los 61 años del BID. Nuestro informe mostrará una gran caída del PIB, los 40 millones de personas que perdieron su trabajo, 44 millones de ciudadanos que entraron en la pobreza y 50 millones que han salido de la clase media.

(‘Infraestructura y equidad, las bases para la recuperación’). 


Y esto genera retos por delante, con las vacunas como eje central, pues hay buenas perspectivas y planes de reactivación, pero no serán suficientes para sobrepasar lo perdido hasta que no pasemos la página.

¿Es optimista hacia el futuro de la región?

Soy optimista. Cuando cerremos la pandemia, eso nos va a revelar grandes oportunidades. Yo rechazo a los que diagnostican una nueva década perdida, pues creo que será de crecimiento debido a lo que se aprendió en esta crisis, la cuestión es si Latinoamérica lo va a aprovechar.

¿Cuáles son esas oportunidades?

Las principales son la integración regional y el nearshoring, la digitalización, contar con pymes más robustas y con más financiamiento, el empoderamiento en cuestiones de género y los temas climáticos.

¿Cómo hará el BID para tener la capacidad para atender estos retos?

Haré todo lo posible por mantener niveles cercanos a los de 2020 porque la región lo necesita. Ya estamos ejecutando acuerdos de mitigación de riesgo para ampliar nuestra base de capitalización con el Banco Asiático de Desarrollo, el Banco Europeo de Inversiones y países como Alemania.

(Latinoamérica encara una “encrucijada”). 


Y también creamos la sociedad privada más robusta de la historia del banco para incrementar las inversiones hacia la región.

Y en cuanto a la capitalización, que es de mediano plazo, hay mensajes positivos como la legislación bipartidista de EE. UU. para financiar con US$80.000 millones al BID o la reciente emisión del bono sostenible, que tuvimos la mejor recaudación en 61 años.

¿Qué se puede hacer para acelerar la vacunación?

En los primeros 100 días identificamos US$1.000 millones adicionales a los US$1.200 previos para adquisición y distribución de vacunas. A pesar de eso, muchos países están en el mecanismo Covax, el cual ha estado muy lento en gran parte por el acaparamiento que hemos visto.

Y vimos que en las negociaciones directas de los países se estaban dando trabas contractuales y pedidos de las farmacéuticas más onerosos, por lo que creamos un instrumento que funciona como garantía para agilizar estos procesos.

¿Cómo ayudarán en la crisis migratoria?

Vamos a reforzar nuestra iniciativa y nuestros programas para ello. Esta es la crisis migratoria de nuestra generación, y la región ha reaccionado, pero la comunidad internacional tiene que hacer más. Somos la entidad con más credibilidad para acompañar a estos programas y la transición necesaria. Tenemos una gran responsabilidad en ello.

¿Qué prioridades tiene en la agenda con Colombia?

Ayer anunciamos la operación única de mayor volumen financiero del BID en Colombia en la historia del Banco, de impacto climático y sostenible. Comprende US$1.200 millones y es la primera operación en la que trajimos a cinco cofinanciadores.

Esto tendrá impacto no solo en el uso sostenible de capital natural y en la transición energética, sino también en el cierre de brechas en el acceso de energía limpia. Colombia es un líder en cuestiones climáticas.

Sumado a la financiación de Barranquilla, estamos trabajando en nearshoring y todos los proyectos del río Magdalena, que son transformacionales para Colombia y la Costa, entre otros.

¿Qué rol debe jugar el sector privado en la recuperación?

El motor central de la recuperación tiene que ser el sector privado, y nosotros lo que estamos haciendo es ver cómo ayudar a incentivar y movilizar a este segmento para ello. De hecho, estamos incorporando a las empresas a nuestras líneas de trabajo para que las acciones sean más efectivas.

¿Qué tanto se ha avanzado en el ‘nearshoring’?

Gran parte de la parte que estamos haciendo es crear incentivos financieros para la relocalización. Dos terceras partes de las empresas en China están considerando mudar sus operaciones, y quiero que América Latina sean los beneficiarios, pues esto tiene un impacto enorme.

Si intercambiamos las líneas que ya existen de exportación de China y Latinoamérica a EE. UU., si se trae el 10% de eso a la región, son US$70.000 millones más en ventas al año.

Además, el gobierno de Biden revisó las cadenas de abastecimiento de tierras raras, farmacéuticas, baterías eléctricas y semiconductores, áreas en las que Latinoamérica tiene un potencian enorme.

¿Estados Unidos ya tiene a la región en el mapa?

Yo creo que sí, muchos senadores dicen que han aprendido más del BID en 6 meses que en 20 años.

Yo tengo tres grandes prioridades en el BID: la transformación digital del banco, que iniciamos hace dos semanas; la modernización e impulsar la creatividad, cambiando la cultura del BID de miedo al fracaso hacia otra de tomar riesgos, y lo último es dejar un legado bipartidista de compromiso de inversión en la entidad, lo que se reflejará en mayor ayuda a la región.

INICIATIVA PARA LA AMAZONÍA 

En la Asamblea del BID, ayer se lanzó una iniciativa medioambiental enfocada en la Amazonía.

Como anunció Claver- Carone, el BID aportará US$20 millones para estructurar proyectos, mientras que movilizará compromisos por más de US$1.000 millones. “Este proyecto es único y es la acción de clima más importante en el mundo hoy en día, y es un orgullo que el BID sea un líder en este esfuerzo”, aseguró el presidente de la entidad. Como se explicó, la iniciativa tiene cuatro áreas clave en los que enfocará los recursos y proyectos: la bioeconomía, la gestión sostenible de la agricultura, la ganadería y los bosques, el capital humano y las ciudades e infraestructuras sostenibles.

Marzo 17 De 2021 – 07:50 P. M.

‘Infraestructura y equidad, las bases para la recuperación’

Al inicio de la cumbre, se analizó el aporte de las obras para el empleo y la necesidad de rebajar la desigualdad.

PORTAFOLIO

Como afirmó el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Mauricio Claver-Carone, al inicio de la Asamblea de Gobernadores, “América Latina está en una encrucijada”. Y, ante esto, las conversaciones de ayer giraron en torno a cómo salir de ella: infraestructura y usar la coyuntura para atajar la desigualdad están entre las principales apuestas en este sentido.

(Latinoamérica encara una “encrucijada”). 

Por eso, el panel de cómo usar la infraestructura para impulsar el crecimiento abrió la Asamblea. “Estas inversiones pueden generar hasta 137.000 empleos. Se estima que el 32% de los puestos generados por este sector son empleos calificados”, afirmó Claver-Carone en la apertura del evento.

A nivel local, la ministra de Transporte, Ángela María Orozco, aseguró que “gracias a una inversión de US$270 millones, el Ministerio está generando un total de 28.000 empleos nuevos”.

En entrevista con Portafolio, el gerente de esta área del BID, Agustín Aguerre, afirmó que la región no debe solo invertir más, sino mejor, con proyectos estratégicos con más impacto.

Pero esta no es la única de las claves, pues como se afirmó, que la reconstrucción se haga con equidad es una necesidad. James Scriven, CEO de BID Invest, aseguró que la recuperación debe ser verde e inclusiva. “Tenemos la oportunidad de reconstruir mejor, crear más y mejor empleo, y adaptarnos a las tecnologías. Y el sector privado debe ser el motor de la reconstrucción sostenible e inclusiva de la región”.

Pero, como se mostró, son muchos los retos por atender. Según Juliana Londono-Vélez, profesora de economía de la Universidad de California, “se han visto avances en programas de ayuda y muchos serán permanentes, pero es clave ver cómo compartir el riesgo entre Estado, empresas y ciudadanos. Es necesario un nuevo pacto social más sostenible”.

Pero no es el único desafío, sino que estos se extienden a ámbitos como educación o salud, claves para bajar la desigualdad. En esa línea, ayer anunciaron la activación de los primeros cinco Centros Digitales en Atlántico, lo que “llevará internet de banda ancha a 14.745 escuelas y colegios de las zonas más alejadas por un valor de $2,1 billones entre 2021 y 2022”, indicó el comunicado.

Según la ministra TIC, Karen Abudinen, “este es un paso para avanzar hacia la meta de conectar al 70% del país en el cuatrienio, beneficiando el 42% de las escuelas rurales oficiales”.

En esta línea, Lucia Dellagnelo, CEO del Innovation Center for Brazilian Education, dejó claro que “no podemos permitirnos dejar pasar la oportunidad de cambiar los sistemas, para hacerlos más inclusivos y tecnológicos”.

En salud, se pusieron de relieve los grandes avances que se han logrado en la telemedicina, que se deben mantener.

Pero eso no evitó las mayores brechas. Marcelo Cabrol, gerente del sector social del BID, apuntó que “es la región que más tiempo tiene las escuelas cerradas, y en empleo, las mujeres han perdido 7% más trabajo que los hombres, y lo han recuperado 11% más despacio que ellos”.

Ante esto, Cecilia Gordano, CEO de Mercer Argentina, hizo un llamado: “debemos aprovechar las lecciones y no volver a la normalidad que conocíamos, tenemos que retarnos para ir a una nueva normalidad”.

Claver-Carone cerró el día resaltando que 44 millones de personas han caído a la pobreza en la región y que la deuda pública ronda casi el 80% del PIB, y por eso planteó los 5 puntos principales de trabajo: integración regional, economía digital, apoyo a pymes, equidad de género y diversidad, y el cambio climático.

‘INDUSTRIAS CREATIVAS, SECTOR POR FORTALECER’

Uno de los temas que se trataron en la Asamblea fue el rol de la economía naranja en la recuperación. De hecho, en 2020, Colombia atrajo US$75 millones en IED para el sector, cifra que seguiría al alza. Trinidad Zaldívar, jefa de la Unidad de Creatividad y Cultura del BID, habló con Portafolio.

¿Qué impacto tuvo la pandemia en la economía naranja?

El impacto fue devastador. Una encuesta del BID al sector en los primeros meses muestran el durísimo golpe: el 26% de los trabajadores pararon completamente actividades, un 55% dijo haber dejado de percibir el 80% de sus ingresos y solo 14% indicó haber tenido un impacto positivo. El 74% de empresas dijo haber perdido más de 80% de sus ingresos.

También vimos indicios esperanzadores, pues las empresas creativas saltaron de ofrecer 38% de sus productos de manera digital a un 59%. Y en el caso de las instituciones culturales y entretenimiento, el salto fue de 21% a 51%.

¿Qué papel puede tener este sector en la reactivación?

Las industrias creativas en la región crecían más rápido que la economía en su conjunto y generaban empleo que beneficia mayoritariamente a los jóvenes. Incluso, en estos emprendimientos, las mujeres tienen una mayor participación, un 13% más.

Hay un consenso del rol central de estas en el crecimiento, pues mejoran la productividad y competitividad de un país. Estos se traducen en mejores salarios y mayores niveles de bienestar de la población.

¿Qué retos tiene el sector?

La informalidad: casi un cuarto del total de los trabajadores del sector es informal. De ellos, el 67% perdió más de 80% de sus ingresos durante la pandemia.

Marzo 19 De 2021 – 08:38 A. M.

Impuesto de renta se ampliaría a personas con ingresos de $2 millones

Siguiendo recomendación de expertos, se buscará ampliar la base de personas que pagan el impuesto.

PORTAFOLIO

El proyecto de reforma fiscal, que el Gobierno presentará ante el Congreso de la República, contemplaría que el impuesto de renta para personas naturales comience a pagarse a partir de ingresos de 2 millones de pesos al mes.

(La banca pide acabar impuesto de 4 X 1.000). 

Una fuente del Gobierno le dijo a EL TIEMPO que a los nuevos declarantes se les aplicaría una tarifa del 2 por ciento, lo que significa que pagarían 120.000 pesos de impuesto de renta al año.

Cabe resaltar que la decisión está soportada en el diagnóstico y las recomendaciones hechas por la Comisión de Expertos en Beneficios Tributarios, que presentó su informe este miércoles.

(Gravar pensiones y acabar el 4 x 1.000, proponen expertos tributarios). 


En él señalaron que el sistema de renta de personas naturales tiene una base muy estrecha; de hecho, el grueso de los recursos que se recaudan por renta proviene de las empresas y no de la gente.

Según la Dian, el año pasado, por ejemplo, las empresas aportaron 51 billones de pesos mediante el pago de este impuesto (80 por ciento del total); las personas, por otro lado, pagaron 12,9 billones de pesos. El desequilibrio es todavía más marcado si se tiene en cuenta que del total de los 4’360.104 declarantes registrados el año pasado, solamente 549.575 eran personas jurídicas.

Lo señalado por la Comisión viene reforzado por un análisis de la Ocde, el Ministerio de Hacienda y el portal Talent.com, que comparó lo que ocurre con este impuesto en Colombia, Argentina, México, Perú, Brasil, Francia y Estados Unidos.

Los datos señalan que en Colombia quienes obtienen ingresos anuales acumulados hasta por 75 millones de pesos (unos 6,2 millones de pesos al mes), tienen una tasa de renta efectiva de cero, mientras que en Argentina, México, Francia y Estados Unidos la gente tributa, con base en diferentes tasas, a partir del equivalente a 22,5 millones de pesos colombianos anuales de ingresos (unos 1,87 millones de pesos mensuales).

De hecho, las personas que ganan 100 millones de pesos acumulados al año (unos 8,3 millones de pesos mensuales) sí pagan, pero tienen una tarifa de renta del 5 por ciento, mientras que en Argentina es del 30,7 por ciento; en Brasil, del 26,1 por ciento, y en México, del 22,5 por ciento.

La Comisión recomendó ampliar la base de personas naturales que pagan renta y reformar o eliminar concesiones que hoy hacen que ingresos de, por ejemplo, 1.000 millones de pesos al año tengan una tasa efectiva del 22,7 por ciento en Colombia, mientras que en los otros países analizados esta oscila entre el 27,2 y el 44,7 por ciento.

Esto explica por qué de los 69,1 billones de pesos que el país deja de recaudar cada año por concepto de exenciones tributarias, 17,1 billones de pesos, es decir, 1,6 puntos del PIB, corresponden a beneficios otorgados en materia de impuesto de renta.

La Comisión, que revisó con lupa las exenciones tributarias, les puso el ojo a 12 incentivos de los que hoy disfrutan las personas que declaran renta y que les permiten reducir el valor del impuesto, tener saldo de cero e, incluso, saldos a favor. Estos son algunos:

Exención de rentas laborales: según el informe, el esquema tarifario del impuesto de renta para personas naturales tiene una categoría tributaria (generosa) del cero por ciento, lo que debilita de manera considerable el fundamento para la exención tributaria de hasta el 25 por ciento para las rentas de trabajo. La Comisión la considera regresiva, toda vez que cuanto más gana una persona, más deducciones obtiene. Recomienda eliminarla.

Tope de deducciones: la Comisión consideró que el tope de rentas del 40 por ciento no es un beneficio tributario, pues impone un límite sobre los beneficios que pueden reclamarse, pero debido a que este aumenta con los ingresos (proporciona un techo superior a las rentas más altas) es regresivo. Propone reformar dicho tope, como parte de una propuesta que amplíe la base de impuestos.

Excepciones al tope de rentas exentas y deducciones: las exenciones de ingresos no sujetas al límite de 40 por ciento, como el 50 por ciento de los ingresos de magistrados de tribunales, sus fiscales y procuradores judiciales, deberían suprimirse.

Aportes privados a pensión y salud: para los expertos, las deducciones de los ahorros privados a pensión y salud respecto a la renta gravable están en varios países de la Ocde, pero en Colombia el enfoque de otorgar beneficios tributarios para los ahorros privados de pensión parece excesivo. Recomienda una reforma.

Cuentas preferenciales de ahorro (AFC y AVC): se trata de un beneficio poco común en los países de la Ocde; ni el monto del capital ni el retorno de los ahorros están gravados (al retirarse de la cuenta), lo que genera un tratamiento tributario exento. Recomiendan una reforma.

Intereses hipotecarios en la adquisición de vivienda: la Comisión no ve con buenos ojos el otorgamiento de beneficios por el pago de intereses hipotecarios. Recomiendan analizar el tema.

Otros aspectos de los beneficios en renta sobre los que se planteó su eliminación son rentas de pensiones exentas de impuestos y las ganancias ocasionales: infravaloración de las ganancias provenientes de bienes inmuebles, de las herencias, de las donaciones, de los beneficios complementarios –incluidos los alimentos– e indemnizaciones por seguros de vida.

Economía y Negocios 


Marzo 17 De 2021 – 08:00 P. M.

Comisión de expertos propone revolcón
del sistema tributario

Eliminar el 4 x 1.000, el ICA y gravar las pensiones, entre las iniciativas del grupo.

PORTAFOLIO

La tercera reforma tributaria de este Gobierno se presentará la próxima semana, según confirmó el presidente Iván Duque. Y, precisamente, en medio de esa expectativa ayer la Comisión de expertos en beneficios tributarios reveló sus recomendaciones, en las que plantean un revolcón de impuestos para Colombia.

(Gravar pensiones y acabar el 4 x 1.000, proponen expertos tributarios). 

Además de proponer un IVA generalizado con algunas excepciones, ampliar la base gravable para personas naturales y la eliminación de exenciones para empresas, como ya lo había mencionado este diario en días anteriores, ayer se conoció que la Comisión también plantea la eliminación del Impuesto de Industria y Comercio (ICA), así como el tributo por transferencias financieras conocido como el 4 x 1.000, y mantener las zonas francas, pero hacer que las organizaciones que trabajan allí paguen IVA.

(Los beneficios tributarios le costaron a Colombia $69,1 billones). 


Según presentó ayer Bert Brys, secretario técnico de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) en la Comisión de Expertos, “el sistema tributario de Colombia no está alineado con las buenas prácticas internacionales. El país sufre de un déficit fiscal grande y esto tendrá que ajustarse de una forma equilibrada”.

Y como consecuencia a ese desbalance en el sistema, según aseguró Brys, los ingresos tributarios de Colombia equivalen al 19,3% del PIB, un nivel más bajo que el promedio de los países de América Latina (23%), o de las otras naciones que son miembros de la Ocde (33,8%).

A eso se le suma una alta carga impositiva para las empresas, que es de 54% para el caso de Colombia.

Al complicado panorama por cuenta de un bajo recaudo se le agrega que los beneficios tributarios le costaron al país el 6,5% del PIB en 2019, lo que equivale a $69,1 billones. Ese balance es menor al cálculo que había presentado la Dian a mediados del año pasado, cuando dijo que ese costo fiscal ascendía a $92,4 billones, un 8,7% del PIB.

“Esta gama de gastos tributarios ha complicado aún más el altamente complejo sistema, desincentivando iniciativas empresariales e inversiones, facilitando la evasión y elusión fiscal y también frenando el desarrollo económico del país. El régimen tributario actual tampoco ha logrado abordar las desigualdades en la distribución de los ingresos y de la riqueza”, señala el informe.

EL REVOLCÓN 
Ante un sistema tributario que califican como deficiente, la Comisión, compuesta por expertos internacionales y un amplio equipo de analistas locales, dice que un IVA generalizado con algunas excepciones, como en la canasta familiar, la eliminación del ICA, el 4 x 1.000, cambios en las pensiones y en las exenciones de renta, entre otros, podría ayudar a que se aumente el recaudo al menos en 2% del PIB, que sería el tamaño del hueco fiscal que calcula el país.

En detalle, en materia de IVA, los expertos plantean que este puede ser generalizado, pero con la condición de que las clases y familias más pobres y vulnerables sean compensadas con un mecanismo que ya está en marcha.

Por otro lado, plantean que si el sistema de compensación no puede implementarse plenamente en el corto plazo, “la tasa de IVA reducida del 0% se puede mantener en una selección de artículos, incluidas las exportaciones y la canasta de bienes de primera necesidad, a fin de satisfacer el derecho fundamental al mínimo vital. El Gobierno podría eliminar las exclusiones del IVA de forma progresiva e incrementar gradualmente la cantidad de artículos que se trasladan a la cobertura de la tarifa estándar del 19%”, se lee en el documento.

Asimismo, detallan que otra posibilidad es que en lugar de tener una tarifa reducida del 5% para algunos bienes y servicios, el país podría adoptar una diferenciada que oscile entre el 10% y 12%, la cual reduciría el número de empresas que solicitan devoluciones de IVA y, así mismo, restringiría las oportunidades de fraude en el impuesto.

“Los bienes y servicios que no se pueden gravar inmediatamente con la tarifa general de IVA porque el sistema de compensación no se puede implementar por completo, podrían gravarse con la tarifa intermedia de IVA”, proponen.

Para el caso de las pensiones, el impuesto a la renta y al comercio, la Comisión pone sobre la mesa la posibilidad de que se evalúe si una reforma de ampliación de la base impositiva podría ir de la mano de una reforma que reduzca las tasas en el mediano plazo e iguale el tratamiento en cuando a tributos en los diferentes tipos de ingresos personales.

Como coincidieron los expertos durante la presentación del informe, eso podría traer como consecuencia una reducción de la informalidad de personas y empresarial, teniendo en cuenta que las condiciones tributarias para las organizaciones desincentivan ser parte del sistema tributario.

En cuanto a las zonas francas, dicen que la prioridad del país debe ser reformar los impuestos corporativos que funcionen en esos lugares, por lo que plantean que funcione allí el IVA. “Debido a que Colombia ha extendido su estatus de ZF a negocios que principalmente prestan servicios al mercado nacional, y debido a que estos negocios no están agrupados en zonas económicas especiales, sino que se encuentran distribuidos en todo el país, las empresas de las ZF deberían llevarse al régimen ordinario de IVA”, explica el documento.

Ante los planteamientos de los expertos, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, señaló ayer que “estoy entusiasmado por la discusión que se viene en el Congreso de la República con los insumos que tenemos, y eso hará que el debate sea más detallado”.

LOS CAMBIOS EN EL AGRO 

Como parte de las discusiones, los expertos también plantearon los retos del agro. Según la Comisión, allí hay una amplia gama de gastos tributarios, que no tienen mayor incidencia debido a la informalidad del gremio.

Por eso, explican que las Zonas Más Afectadas por el Conflicto Armado (Zonac) y las Zonas Económicas y Sociales Especiales (Zese) no son útiles para impulsar el desarrollo económico en estos lugares. “El país requiere un plan de desarrollo regional que aborde problemas estructurales”.

Tras cambio de metodología, costo fiscal de beneficios tributarios es de $69,1 billones

jueves, 18 de marzo de 2021

El director de la Dian, Lisandro Junco, destacó en la presentación del informe de la Comisión de Expertos el aumento del recaudo

Laura Vita Mesa – lvita@larepublica.com.co

Comisión de expertos tributarios recomienda eliminar exenciones y exclusiones del IVA

En la presentación del informe de la Comisión de Expertos en Beneficios Tributarios, el director de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian), Lisandro Junco, explicó que por un ajuste metodológico el costo fiscal de los beneficios tributarios es menor a lo que se pensaba, pues pasó de $92 billones estimados originalmente a $69,1 billones.

Según explicó, la Dian tenía una metodología en la que se revisaban las cuentas nacionales, y consideraba un impacto de beneficios tributarios de $92 billones. “La Comisión nos precisó la metodología frente al costo fiscal total en el impuesto a las ventas. Así, pasamos de tener $92 billones a $69,1 billones como costo fiscal de los beneficios tributarios”, dijo el funcionario.

La razón técnica de la disminución, señaló, tiene que ver con el impuesto a las ventas. “Se hizo una revisión de los bienes excluidos, y el ajuste pasa a $37,9 billones. Asimismo, se revisó cuáles son los beneficios tributarios de los particulares y se eliminaron los beneficios que tenemos nosotros cuando prestamos un servicio público, por ejemplo, educación o salud”, indicó.

Tras el ajuste, se encontró que los costos fiscales en IVA ascienden a 4,9% del PIB, pues son $51,6 billones, y los costos en beneficios en renta son $17,1 billones, que representan 1,6% del PIB.

Junco también destacó el descenso en las tasas de evasión, aunque en 2019 la del IVA tuvo un valor de $20,7 billones y la de renta de personas jurídicas ascendió a $21,6 billones. Esto, agregó, queda en evidencia en el cumplimiento de las metas por gestión de la Dian.

Asimismo, dijo que ha aumentado el número de declarantes pues, con corte a 2020, había 3,81 millones de personas naturales declarantes y las jurídicas llegaron a 549.757. Con estas cifras, la entidad cerró el año con 4,36 millones de declarantes, entre personas naturales y jurídicas.

Finalmente, Junco destacó la apuesta por el Régimen Simple de Tributación (RST) y, citando a la Comisión, explicó que el sistema tiene como objetivo incentivar que los negocios entren a la economía formal, y que los trabajadores tengan acceso a los derechos pensionales y de salud. “Es un aval de la Comisión para seguir trabajando e impulsando el RST, que hoy ya tiene 32.202 inscritos”, concluyó.

Marzo 16 De 2021 – 07:39 A. M.

Alimentos básicos no serán gravados con IVA en la reforma tributaria

Así lo indicó el presidente Iván Duque, al señalar que la iniciativa es necesaria para cubrir los gastos generados por la crisis por el coronavirus.

PORTAFOLIO

Sin importar qué decisión se tome en torno al impuesto al valor agregado (IVA) con miras a la próxima reforma fiscal, el presidente Iván Duque dijo haber impartido instrucciones claras a su equipo sobre la no inclusión de alimentos básicos como la carne, el pollo, los huevos y la leche.

(Lea: Expectativa por hoja de ruta para la reforma tributaria)

Durante una reunión con periodistas en la sala de redacción de EL TIEMPO, realizada este lunes, el primer mandatario afirmó que el país no debería centrarse en una discusión en torno a una reforma tributaria, porque lo que a su juicio se requiere es una reforma social, solidaria y sostenible.

(Lea: Asobancaria pide no gravar más a empresas en la reforma tributaria)

Y recordó que esta es necesaria para cubrir los gastos y el endeudamiento generados para atender la pandemia, que incluyeron al sector salud y la generación y consolidación de programas sociales.

(Lea: Tributaria, salud y trabajo en casa, apuestas de Duque en el Congreso)

Vale decir que solo a través de Ingreso Solidario, un subsidio creado para mitigar los impactos económicos del covid-19, se entregaron el año pasado alrededor de 4,3 billones de pesos en giros mensuales de 160.000 pesos a por lo menos tres millones de hogares en condiciones de vulnerabilidad y pobreza extrema.

A través del Programa de Apoyo al Empleo Formal (Paef) se han girado, hasta este mes, alrededor de 5 billones de pesos a unas 130.000 empresas (entre personas jurídicas y naturales), la mayoría pequeñas.

Dichos subsidios a la nómina han permitido proteger cerca de 3,9 millones de empleos, en plena pandemia.

Dado que la emergencia aún no se supera, el Gobierno busca ampliar programas de apoyo como estos y asegurar su sostenibilidad.

El Presidente también fue enfático en señalar que su gobierno no obtiene ningún beneficio con los nuevos recursos que se recauden mediante esta reforma, ya que su mandato culminará en agosto del 2022.

Al respecto, Horacio Ayala, exdirector de la Dian, explicó que los cambios que se introduzcan al impuesto sobre la renta se causarían a partir del año siguiente a la expedición de la ley (2022), pero entrarían al fisco a partir del 2023.

En cuanto al IVA, y dado que es un impuesto instantáneo, los cambios regirían prácticamente a partir del mes siguiente a la sanción de la ley; lo mismo ocurre con el impuesto al consumo y otros similares, que no son impuestos de periodo, como el de renta.

Finalmente, el Presidente insistió en que es responsable con el país sacar la reforma adelante ahora, para que al próximo gobierno no le ocurra lo que le pasó a él, que de entrada tuvo que presentar una.

Comisión rendirá informe
Aunque aún no se conoce el texto del proyecto de reforma, una cosa es clara: en línea con las recomendaciones que entregó la Comisión de Expertos en Beneficios Tributarios –y que serán dadas a conocer mañana por el Ministerio de Hacienda–, la disminución de las exenciones del IVA será uno de sus puntos claves.

En múltiples oportunidades, la Dian y el Ministerio de Hacienda han señalado que los beneficios tributarios en Colombia son de tal tamaño que acumulan, cada año, 8,7 puntos del producto interno bruto (PIB), es decir, 92,4 billones de pesos. El 81,1 por ciento de ese total (unos 74,9 billones de pesos) está dado por exclusiones, exenciones y tarifas diferenciales en materia de IVA.

En los últimos días, expertos internacionales que acompañaron el trabajo de esta comisión constituida en agosto del 2020, como Brian Arnold, asesor principal de la Canadian Tax Foundation, y Kent Smetters, profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Pensilvania, han dado luces sobre las conclusiones entregadas al Gobierno.

Arnold, por ejemplo, señaló que el Estatuto Tributario colombiano, al que calificó de “injusto e increíblemente complejo”, requiere reformarse con urgencia.

Y si bien señaló que el país debe definir por dónde empezar a hacerlo, considera que debería ponerse el foco “en los tres impuestos principales: el IVA, el impuesto sobre la renta de sociedades y renta de las personas”.

Smetters, por otro lado, indicó que la comisión recomendó reducir las rentas exentas de impuestos para personas naturales, centralizar los tributos que las empresas les pagan a los municipios y disminuir el número de productos que no están gravados con IVA.

Todo lleva a pensar que una vez se conozca este informe, el Gobierno podría presentar, la semana próxima, el proyecto de reforma.

El crecimiento de 4,8% del PIB estará jalonado por la construcción de vivienda social

miércoles, 17 de marzo de 2021

En los próximos años Camacol va a construir 212.000 vivienda, este proyecto representa una inversión de $25 billones, es decir 2.5 puntos del PIB

Lina Vargas Vega – lvargas@larepublica.com.co

En el marco del 12º Foro de Vivienda & 4º Encuentro de Leasing de Asobancaria, líderes de la industria hablaron sobre la participación de la construcción en al recuperación económica del país. En el panel participó Sandra Forero, presidente de Camacol, David Salamanca, investigador de Fedesarrollo, Jennifer Arias, representante a la Cámara y ponente de la Ley de Vivienda y Camilo Albán, vicepresidente de Constructores y Banca Hipotecaria de Davivienda.

Durante su intervención, Sandra Forero, habló sobre la vivienda social y expresó “toda la vivienda en Colombia es social”. La funcionaria señaló que la vivienda es sinónimo de calidad urbanística, es la consolidación del patrimonio familiar colombiano, además que es fundamental para superar la pobreza

“En 2010 se vendieron 51.000 hogares sociales, en 2020 fueron 132.000” , expresó la ponente y señaló que esto era muestra del desarrollo de esta industria. “La calidad es sinónimo de bienestar”, añadió Forero.

La líder de Camacol también expresó que “en los próximos años vamos a construir 212.000 vivienda”, este proyecto representa una inversión de $25 billones, es decir 2.5 puntos del PIB, y una contratación de 360.000 personas.

Por su parte, David Salamanca habló de la contribución que tendrá la construcción en la reactivación económica según los análisis de Fedesarrollo. El ponente explicó que para lograr avances en esta industria, es necesario combatir las brechas sociales de vivienda.

Salamanca expresó que la tasa de tenencia de vivienda en Colomba está entre las más bajas de américa Latina y es la más baja de la OCDE. Habló también del déficit habitacional está concentrado en los hogares de bajos ingresos y se ubica en 36% para el total de país.

Además señaló que el acceso a crédito hipotecario es un desafío. “Todo esto refleja los retos que tenemos”, concluyó el ponente.

Acto seguido, la representante Arias tomó la palabra, para hablar del proyecto de Ley de Vivienda. La funcionaria enfatizó en la importancia de hacer de la política pública de vivienda una política de Estado, para garantizar que más colombianos puedan acceder a vivienda.

La funcionaria criticó el cambio de política de vivienda que se da cada cuatro años con el cambio de Gobierno, y explicó que una Ley de Vivienda garantiza que los programas trasciendan los gobiernos de turno.

Con la reglamentación, se busca la disminución en los costos de la vivienda en el sector rural, la activación de mecanismos de financiación para la compra de hogar y el ordenamiento territorial. “La ley simplifica algunos puntos, por ejemplo, se establece de manera precisa los procedimientos en materia ambiental”.

Finalmente, Camilo Albán habló desde la perspectiva de las entidades financiera para el acceso a crédito. Dio indicadores generales del mercado, expresó que diciembre fue el mejor mes de ventas de vivienda de la historia.

“Nuestros clientes no solo son los que compran casa, nuestros clientes también son los constructores”, expresó el vocero de Davivienda, y añadió que el ecosistema de vivienda es muy grande y que la entidad está preparada para otorgar financiamiento a los diferentes actores de la industria.

Otro punto importante que tocó el ponente, es el avance que han hecho las entidades financieras para la facilidad de acceso crédito de vivienda. “Productos como Daviplata que pasó de 4 millones de clientes a 11 millones, cada día dan más facilidades de acceso a créditos”. Además habló de la hipoteca virtual, una plataforma de Davivienda para facilitar la vida a los clientes que acceden a créditos hipotecarios.

Para concluir el panel, los ponentes descurtieron el crecimiento económico. A la pregunta si el PIB crecerá 4,8% , Alban respondió “si, yo creo que al ritmo que se viene desarrollando la construcción vamos a crecer 4.8%”, por su parte, Forero respondió “nuestro PIB en edificación es de 4,9%” y añadió que puede crecer según las inversiones locales que hagan los alcaldes en las construcciones institucionales.

¿Cómo se debe identificar el color de la bolsa en el que deben ir los residuos diarios?

jueves, 18 de marzo de 2021

Algunos elementos como las bolsas de regalo, bolsitas de té y fotografías impresas deben ir en la bolsa negra de la basura

Ana María Sánchez – amsanchez@larepublica.com.co

Aunque reciclar es un tema que cada vez toma más relevancia y la educación del tema se vuelve más común en todo tipo de espacios, aún hay dudas sobre cuál es la bolsa correcta en la que se deben botar los residuos que se generan a diario.

Para esto, la Fundación Recicla, pues viene realizando una campaña llamada #YoReciclo, una iniciativa que e busca concientizar y educar a los colombianos acerca de la importancia del reciclaje y guiarlos en la correcta disposición y separación de los residuos. “Esta iniciativa surge por la necesidad de brindarle las herramientas a los colombianos y puedan tener una guía práctica y de fácil alcance para seguir los pasos y reciclar correctamente”, aseguró Juliana Rincón, directora de la Fundación.

Esta es la forma como debería reciclar aceite usado de cualquier tipo en la cocina

Este manual que ya tiene más de 60.000 descargas, tiene tres capítulos, un primer capítulo sobre la correcta separación de los residuos, un segundo capítulo sobre empaques y envases el cual señala por cada tipo material cuales se pueden reciclar y un tercer capítulo que se realizó en alianza con la empresa Alianza Team sobre la correcta separación de aceite cocina usado.

En este sentido, y en aras de resolver la duda sobre dónde debe ir cada residuo que se desecha, les presentamos una lista práctica del color de bolsa que debe tener en cuenta a la hora de botar su basura:

Bolsa blanca
Botellas Pet: Son los envases de bebidas como gaseosas, agua e hidratantes, estos son un material altamente reciclable, se reconocen por estar marcadas generalmente en la parte inferior con un triángulo con el número uno. Para una correcta disposición, se deben quitarle las etiquetas, aplastar la botella y ponerle la etapa para así poder acumular material en una misma bolsa y generarles más ingresos a los recicladores.

Paquetes de golosinas, empaques de dulces, pitillos y cubiertos desechables: Todos los plásticos son reciclables. La recomendación es que este tipo de residuos pequeños se limpien y pongan en un solo envase plástico hasta llenarlo totalmente.

Bolsas de leche y vasos de yogurt: Los empaques de leche y los envases de bebidas lácteas son reciclables. Estos deben estar limpios y secos para que no arruinen el resto de materias primas

Cajas de huevos: generalmente están hechas de papel y cartón reciclado. Estas se pueden reciclar, pero deben estar limpias y secas.

Cajitas de jugos y leches: Este material se denomina TetraPak, todos los componentes de este tipo de envase son 100% reciclables, debe estar perfectamente seco antes de depositarlo en la bolsa blanca. Un dato importante tiene que ver con su transformación, pues con esto se pueden hacer placas que pueden ser usadas para construcción y desarrollo de muebles.

Icopor (poliestireno expandido): Los elementos de icopor son reciclables, debido a que es un material plástico espumado. Actualmente se recicla muy poco por su gran volumen y poco peso, lo que encarece el costo del transporte a los recicladores.

Bolsa negra

Bolsitas de té: Su contenido debe ser desocupado en la bolsa verde con los residuos orgánicos, el resto (bolsita) debe ser arrojado a la bolsa negra.

Cajas de pizza: Todos los cartones son 100% reciclables, sin embargo, las cajas que contienen alimentos se contaminan al entrar en contacto con productos como quesos, salsas y aceites por lo cual ya quedan inservibles.

Papel de regalo: La mayoría de papeles de regalo no son reciclables, ya que en su reverso tienen una capa abrillantada que impide este procedimiento.

Papel copia (carbón): Este tipo de papel por su composición no se puede reciclar, por lo tanto, lo más aconsejable es reusarlo y luego disponerlo en la bolsa negra.

Fotografías antiguas impresas: El papel de fotografía no es reciclable por su composición química.

Otros residuos
Los elementos de vidrio quebrados deben ponerse en una caja resistente, sellada y marcada

Las llantas, pilas y electrodomésticos deben llevarse a un centro de recolección especializado y no dejar en las canecas.

Los medicamentos vencidos deben llevarse a centros de recolección de los mismos que, generalmente, están en algunas farmacias.

Alibaba aterrizará en el país a través de Ruta N

El gigante asiático firmará un convenio el miércoles que viene.

PORTAFOLIO

El Centro de Innovación y Negocios de Medellín, Ruta N será el primer enlace de Alibaba con Colombia.

(Reaparición de Jack Ma dispara las acciones de Alibaba). 

La compañía asiática fundada por Jack Ma, que el año pasado había dejado ver su interés en la llegada a Colombia por medio de su negocio en nube, de la misma manera que lo hizo Amazon, ahora lo hace oficial con la firma de un convenio.

“La noticia de Alibaba llega en un momento en el que estamos fortaleciendo el ecosistema de ciencia, tecnología e innovación y también el comercio electrónico que es una de las grandes apuestas que tiene Medellín”, explicó Javier Darío Fernández, director ejecutivo de Ruta N.

El anuncio fue hecho también por el embajador de Colombia en China, Luis Diego Monsalve quien afirmó que este es un gran paso hacia el futuro digital.

La firma del memorando de entendimiento para explorar formación entre las dos firmas se hará el próximo miércoles 24 y con este paso se busca además establecer a la capital de Antioquía como el epicentro del comercio electrónico en Latinoamérica.De hecho hace dos semanas MercadoLibre abrió en la ciudad su segundo Centro de Tecnología, Innovación y Producto (Centro IT).

“Trabajamos para establecer un convenio, inicialmente Alibaba entra con una apuesta de formación, un programa de talento digital global para capacitar a cerca de 200 emprendedores y empresarios para formarlos durante un año en la plataforma, tal como lo hicieron en México”, dijo Fernández.

La idea es que en una segunda instancia, se de un acercamiento con los directivos de la empresa y se pueda apalancar el ecosistema de e-commerce y de innovación nacional en la plataforma para hacer intercambios y “posteriormente pensamos que puede haber una apuesta de lanzamiento de Alibaba como tal en Medellín”, agregó el directivo de Ruta N.

La formación del talento local buscará darle un mayor espacio a las capacidades y habilidades de los emprendedores nacionales en dos temas: transformación digital y emprendimiento digital.

Marzo 16 De 2021 – 08:10 P. M.

Duque revela seis puntadas sociales sobre la tributaria

Proyectos se llevarán al Congreso en estos días. Cambios en Ingreso Solidario y extensión del Paef, las propuestas.

PORTAFOLIO

El presidente de la República, Iván Duque, anunció, en el marco de la Asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), las bases de una “agenda de transformación social sostenible”, una serie de medidas de corte fiscal, enfocadas en la población vulnerable, que será presentada en los próximos días ante el Congreso.


(Duque anuncia agenda legislativa, que incluye la reforma tributaria). 

“Hoy más que nunca tenemos que reflexionar sobre una doble necesidad nacional: proteger los programas sociales, fortalecernos y profundizarlos, y, al mismo tiempo, estabilizar las finanzas públicas y darle sostenibilidad en los próximos años”, dijo el mandatario.

El primer punto de la agenda que anunció Duque es la consolidación del programa de Ingreso Solidario como una medida permanente, así como la ampliación de su cobertura. El jefe de Estado indicó que también se incrementará el monto del subsidio, de modo que se puede atender mejor a los hogares más vulnerables y mitigar el impacto de la pandemia.

En segundo lugar, el presidente propuso continuar avanzando en la devolución del IVA, para que éste pueda llegar más allá del millón de hogares colombianos que hoy reciben el retorno del impuesto, y así llegar a 2 millones.

El tercer propósito que tiene el mandatario para su agenda social se relaciona con el Fondo de Solidaridad Educativa, que se puso en marcha en la pandemia y hoy ayuda a que alrededor de 70% de los estudiantes de universidad pública a tener matrícula a niveles casi cercanos a cero. La idea es ampliarlo a jóvenes de los niveles socioeconómicos más bajos.

“Queremos que ese programa de gratuidad en la educación superior universitaria se consolide, no solamente para prevenir la deserción, sino para generar oportunidades, y que se extienda esa gratuidad a los estratos 1, 2 y 3 de nuestro país haciendo de la educación una política social efectiva”, dijo el presidente. El cuarto punto de la reforma fiscal y social que el Ejecutivo radicará en el Congreso en los próximos días se concentra en el fomento del empleo juvenil, uno de los más afectados a raíz de la pandemia.

Duque anunció que se va proponer un incentivo para la contratación de jóvenes entre 18 y 28 años, con la idea de que esté vigente por un periodo de cinco años, y que con el objetivo de incentivar esta contratación, la Nación sería la responsable de cubrir aportes a la Seguridad Social de estos trabajadores.

El quinto elemento en la discusión es la propuesta de que extendamos el Programa de Apoyo al Empleo Formal (Paef) se extienda durante este año, y que se pueda ir focalizando en los sectores más afectados por los estragos de la pandemia.

Finalmente, Duque el Presidente anunció que el sexto componente de su propuesta social se relaciona con reducciones tributarias para las micro y pequeña empresas, donde se concentra la mayor cantidad de empleo del país, de modo que se pueda, por un lado “alivianar” sus obligaciones en materia de impuestos, y por otro, que se pueda generar mayor cantidad de empleos.

“Que la discusión en el Congreso sea constructiva. No puede haber alguien que se oponga que se amplíe el Ingreso Solidario, que avancemos en gratuidad educativa, que demos un paso para fortalecer el Paef o a que le demos también esos beneficios a la contratación de jóvenes”, dijo Duque.

OTROS ANUNCIOS 

De la mano de estos anuncios el presidente aseguró que también solicitó al Ministerio de Hacienda que no se imponga “ningún gravamen a los productos básicos de la alimentación colombiana y a los servicios básicos de la familia”.

En cuanto a la austeridad por el lado del Estado, Duque propuso que se dé un congelamiento en los gastos de personal y de adquisición de bienes y servicios en las vigencias de 2022, 2023 y 2024, de modo que se complemente el paquete en materia social con un esfuerzo desde el ahorro en el Estado.

El presidente hizo también un llamado al Legislativo para que las discusiones se centren en la propuesta que será presentada por el Gobierno, “para tener los ingresos y la estabilización de las finanzas públicas”.

Marzo 16 De 2021 – 08:30 P. M.

EDITORIAL

Barniz social de la tributaria

Del Congreso dependerá si la ‘pata’ social del alza de los impuestos es robusta o su rol es mitigar el impacto hacia las elecciones

Francisco Miranda Hamburger

Director de Portafolio

El presidente Iván Duque anunció, en el marco de la Asamblea del BID en Barranquilla, una serie de medidas fiscales orientadas a la población vulnerable que acompañarán la inminente reforma tributaria.

El primer mandatario bautizó este paquete como la “agenda de transformación social sostenible”. Se trata de seis iniciativas que buscan constituirse en la “pata” social de un alza de impuestos en medio de la peor crisis económica del país en la historia contemporánea.

Esta nueva agenda de Duque no incluye nuevas propuestas ni apuestas audaces para una política social pos-covid. Es, al igual que el plan de reactivación económica, una compilación, y en algunas casos extensión, de programas y metas ya existentes.

El Gobierno Nacional adjuntará a su tercera tributaria ampliar la cobertura, subir el subsidio y volver permanente el programa de Ingreso Solidario; cumplir con la meta de dos millones de hogares beneficiarios de la compensación del IVA y extender el programa de subsidios a la nómina (PAEF).

La agenda la completan incentivos para la contratación de jóvenes entre 18 y 28 años, la consolidación del programa de educación gratuita y un “alivianamiento”, en palabras de Duque, de la carga tributaria para las micros y pequeñas empresas.

No es la primera vez que la Casa de Nariño aplica un “barniz” social al trámite de una reforma de impuestos para mitigar sus impactos en el ambiente político y en la opinión pública. La aprobación de la segunda tributaria a finales de 2019, en medio del intento descontento social, incluyó también la compensación del IVA, los tres días sin IVA -desarrollados en el año de la pandemia- y la promoción del empleo juvenil.

A pesar de estas ‘zanahorias’, que en sí mismas benefician millones de hogares y empresas y cuyas ventajas son ya conocidas, una reforma tributaria siempre contiene ese inevitable ‘garrote’.

La próxima semana, con la radicación del texto definitivo del proyecto de ley en el Congreso de la República, habrá mayor información sobre la verdadera dimensión tanto de las ‘zanahorias’ como de los ‘garrotes’.

Si el ambiente político y social de finales de 2019 era complejo, impulsar un alza de impuestos en medio de la pandemia, la reactivación, la vacunación y a un año de las elecciones nacionales, requiere de toda la ayuda posible desde el componente social.
En especial, porque, como toda tributaria, son dos los juegos que se disputan. Está el pulso en el Congreso -donde el Gobierno Nacional ha logrado sendas aprobaciones en 2018 y 2019- y el pulso con la opinión pública, que le costó en la primera tributaria más de 20 puntos de favorabilidad al presidente Duque.

Lamentablemente, los mensajes sobre esta alza de impuestos en el año de la reactivación desde la Casa de Nariño y el equipo económico han sido erráticos. Pasamos, sin fórmula de continuidad, de “subir impuestos en medio de la pandemia sería suicida” a la “doble necesidad nacional: proteger los programas sociales y estabilizar las finanzas públicas”.

No hay tiempo para que los colombianos conozcan, y mucho menos comprendan esta nueva “agenda de transformación social sostenible” antes de que arranque el difícil debate parlamentario. Como no se tiene claridad de qué transforman ni por qué deben ser sostenibles, los programas sociales servirán más para mitigar el impacto de aprobar impuestos antes de elecciones que para construir una agenda social del 2022.

Francisco Miranda Hamburger
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda 

COLUMISTA

Informalidad: urge otra mirada

Seguir creyendo que la informalidad es un tema de costos y de racionalidad económica es no admitir que el fenómeno requiere otras miradas.

Jorge Coronel López 

Keith Hart presentó un informe sobre Ghana en 1970, donde encontró que había actividades, tareas y oficios que eran realizados en pequeña escala y de los cuales se derivaban ingresos que servían para sobrevivir.

Eran actividades no delictivas, pero estaban al margen de las normas vigentes. Hart lo denominó: sector informal.

Este concepto fue acogido en el informe de la OIT sobre Kenia en 1972 y desde entonces la informalidad se convirtió en objeto de estudio. Esta interpretación abrió la primera línea de trabajo y se asumió la informalidad como marginalidad.

Investigaciones posteriores abrieron otras miradas y la vincularon con trabajo, empresas y con el desarrollo económico.

Estas visiones se alimentaron de los cambios en los procesos y modos de producción. La globalización, la configuración de cadenas globales de valor, los cambios en el tamaño del Estado, las redes de contrabando y hasta el tráfico de drogas, han sido algunos de los elementos que han servido para construir un marco de comprensión sobre la informalidad.

Algunos la han entendido como resultado de la necesidad de aumentar la competitividad por la vía de subordinar a las unidades productivas y a los trabajadores para bajar costos.

Otros la han considerado una elección deliberada para evitar costos y registros formales; mientras que hay quienes la han estudiado como producto de las crisis y recesiones, lo que significa que han ido más allá de una simple elección y reconocen que surge por necesidad.

En las Ciencias Económicas ha predominado la idea de que es una decisión ‘racional’. La mayoría de estudios la han entendido simplemente como un problema jurídico y de cumplimiento de normas.

Por ello han recomendado la flexibilización laboral y la reducción de impuestos y de costos administrativos. Asombra el volumen de trabajos por esta vía y los lugares comunes a los que llegan. Sus recomendaciones han servido para diseñar políticas, pero el fenómeno sigue ahí…y creciendo.

Parte del problema está en el exceso por cuantificar. Hoy no se puede desconocer que las actividades económicas en los territorios se conectan a diferentes circuitos económicos.

Las actividades que Hart encontró en Ghana probablemente siguen existiendo; pero con la diferencia de que hoy dichas actividades marginales se han amalgamado con la clandestinidad y la ilegalidad, lo que entraña serios problemas para el enfoque cuantitativo.

Seguir creyendo que la informalidad es un tema de costos y de racionalidad económica es no reconocer que el fenómeno requiere otras miradas y metodologías para su comprensión. Qué tal si se cuantifica menos y se cualifica más.

Empezar preguntándose por quién domina el espacio público, cómo se gobierna el mismo y de qué manera se interconectan las empresas y los trabajadores, tal vez permita aproximarse a un fenómeno que es heterogéneo y complejo.

Jorge Coronel López
​Economista y profesor universitario.
jcoronel2003@yahoo.es

COLUMNISTA

Mayor recaudo con mayor equidad

Es evidente la necesidad de adoptar más rápidamente la factura electrónica, fortalecer las capacidades de la DIAN e impulsar el régimen simple.

Hernando José Gómez

El aumento de la pobreza y la desigualdad que ha traído la pandemia, y el incremento de la deuda pública, son desafíos que todos los países del mundo deben enfrentar de manera decidida.

En Colombia, una de las estrategias en esa batalla será una reforma fiscal que aumente el recaudo tributario en cerca de 1,5% del PIB, reduzca de manera progresiva la deuda del Gobierno Nacional (64,8% del PIB en 2020), logre mantener el grado de inversión y apalanque la reactivación económica y el empleo disminuyendo los niveles de pobreza, que algunas estimaciones sitúan en cerca de 40% de la población.

El trámite de dicho proyecto no será fácil, pero, si se logra una buena reforma, esta llevará a que el país supere el impacto generado por la pandemia y establezca condiciones para alcanzar un desarrollo económico más incluyente.

Con esas metas trazadas, es indispensable eliminar algunos beneficios tributarios del IVA de bienes y servicios que no pertenecen a la canasta familiar, que generan costos fiscales y que benefician en mayor medida a los hogares más pudientes.

Adicionalmente, respecto al impuesto de renta de personas naturales, además de limitar exenciones, se debería establecer una declaración de renta universal.

Esto no obligaría a las personas de menores ingresos a pagar, por el contrario, permitiría, al mejorar la información que las autoridades tienen de los ciudadanos, focalizar mejor los subsidios sociales que otorga el Estado, otra de las tareas que tenemos pendientes como país.

Sobre esto último hay cosas por corregir, pues, por ejemplo, en el gasto pensional, de acuerdo con el Departamento Nacional de Planeación (DNP), el 20% de los hogares que registran mayores ingresos se ven beneficiados con alrededor del 50% de los subsidios entregados, claramente un tema en el que es urgente trabajar.

Sumado a estas políticas, se deberán redoblar los esfuerzos para dismunuir la evasión. Solo en IVA, se estima que los niveles de evasión están entre el 23% y el 40%, y en el impuesto de renta son del 34%.

Estas cifras hacen evidente la necesidad de adoptar más rápidamente la factura electrónica, fortalecer las capacidades de la DIAN e impulsar el uso del régimen simple para la formalización de las empresas.

También es indispensable adoptar medidas para la reducción del uso excesivo del dinero efectivo, como la masificación de los medios de pago electrónico y con regulación que impida hacer operaciones de alto monto en efectivo. De esta manera se desinflaría el tamaño de la economía subterránea y se atacaría a actividades ilegales como la evasión de impuestos y el lavado de activos.


Hernando José Gómez
Presidente ejecutivo de la Asociación Bancaria de Colombia (Asobancaria).

Bajar el IVA y extenderlo, una de las recetas de expertos

La comisión tributaria presentará este miércoles su reporte, en el que también se incluirá eliminar beneficios a empresas y pensiones, entre otros.

MARÍA CAMILA GONZÁLEZ OLARTE

Tras varios meses de expectativa, hoy se conocerán las recomendaciones de la Comisión de expertos en beneficios tributarios, que será un insumo clave para la reforma fiscal que ejecutará el el Gobierno.

(Duque anuncia agenda legislativa, que incluye la reforma tributaria). 


Portafolio habló con dos de los cinco expertos internacionales que componen la Comisión, Jeffrey Owens y David Rosenbloom, quienes adelantaron que plantean cambios al IVA, la eliminación de beneficios a empresas e incentivos para que más compañías y personas se formalicen.

Owens es asesor, profesor en temas fiscales y lideró un centro en la Ocde. Rosenbloom también es profesor de varias universidades y experto en la materia.

‘REFORMA DEBE SER GRADUAL’
¿Cuál es el impacto si se acogen las sugerencias que presentan hoy?

Entre las conclusiones, tenemos que cualquier reforma tiene que incrementar los ingresos, sobre todo en un escenario pospandemia. Y si el Gobierno acoge las recomendaciones, podrían incluso lograr un recaudo del 2% del PIB.

Colombia pierde casi 9% de su PIB en beneficios tributarios, ¿cuál cree que es la mejor manera de reducir este déficit?

Si comparamos con México o Chile, ellos pierden apenas el 4% y 3% de su PIB. Entonces ahí vemos que hay una gran oportunidad con la reducción de algunos de estos beneficios tributarios, como el de las pensiones o a las empresas. Con algunos se puede hacer de manera gradual y con otros se ejecutar muy rápido.

Lo otro que se tienen que preguntar es el impacto en las clases más pobres, pero creo que si el Gobierno tiene un 2% del PIB en ingresos adicionales, podrá compensarlo con programas sociales.

Una de las principales discusiones dentro de la Comisión son los beneficios a personas, ¿cuál debería ser el futuro de esos tributos?

En todos ellos hay un buen número de incentivos, lo que hace también al sistema más complejo y que se pierdan ingresos adicionales para el Gobierno. Por eso es que creo que la administración debe mirar qué salidas hay para que eso no ocurra y hacer el sistema más sencillo, para que se promueva la formalidad.

¿Cuáles que son las lecciones que Colombia podría aprender de otros países en esta reforma?

Creo que una de las principales lecciones es que una reforma es un proceso continuo y de adaptación.

La segunda lección es que si va a hacer una reforma, es mejor ir por una grande, no una fragmentada, porque se pierde el momento y probablemente también el apoyo político.
No existe una fórmula mágica para una reforma tributaria.

¿Cómo tramitar una reforma estructural en medio de una pandemia y en un año preelectoral?

Creo que se puede (y debe) hacer gradual. Lo otro que hay que tener en cuenta es que sí va a haber un efecto en las clases más bajas, pero para eso hay que diseñar o rediseñar programas sociales que mitiguen ese impacto. En ese proceso, también será clave el futuro de las zonas francas, que no han demostrado un efecto económico tan positivo.

‘EL PAÍS TIENE QUE REPENSAR SU SISTEMA’
¿Cuál es el diagnóstico de la situación del país?

Colombia tiene que repensar todo su sistema tributario, porque está en un muy mal lugar ahora. Su modelo es muy complicado, es distorsionado y además crea un buen número de problemas diferentes.

¿Cuál es el camino que debe seguir el Gobierno para incrementar sus ingresos sin afectar el plan de recuperación?

El reporte tiene cientos de sugerencias específicas, pero lo primero que tiene que hacer es tener mejores estadísticas para tomar decisiones. También debe trabajar en una especie de estudio de mercado. Por otro lado, el Congreso necesita tener la habilidad de consultarle a las personas que saben, porque los políticos no pueden escoger ganadores o perdedores. La pandemia es una desventaja, pero también es la oportunidad para que hagan las cosas mejor.

¿Cuáles cree que son las principales lecciones que Colombia podría aprender de otros países para su reforma tributaria?

No creo que Colombia se deba ajustar a lo que otros países están haciendo. Y, de hecho, no creo que necesiten mi consejo o el de personas extranjeras, lo que necesitan es mirar su propio sistema.

Creo que necesitan hacerlo menos complejo, más equitativo y sin tratos especiales.

En medio de la discusión, el presidente Duque dijo que no gravaría algunos productos de la canasta familiar, ¿qué opina de esta afirmación?

Nuestra posición no es sobre si se deben o no subir impuestos. De lo que hablamos, sobre todo, es de estructura. Y el reporte que presentamos tiene cinco capítulos en los que exploramos el panorama.

Algunas de las recomendaciones que hacemos son sobre la cantidad exagerada e ineficiente de incentivos a las empresas.

Por otro lado, las personas de altos niveles de ingresos que también reciben varios beneficios no los deberían obtener.

Y para el gran número de personas en la informalidad, el sistema debería incentivar que entren a la formalidad y participen del sistema tributario; no al revés.

Por otro lado, hay un buen número de exenciones y tratos especiales en personas para algunos grupos de población, lo cual tampoco tiene sentido.

Fedesarrollo propone renta mínima mensual para hogares pobres de $138.000

martes, 16 de marzo de 2021

Según el director Luis Fernando Mejía, dicha renta sería de $35.000 por cada adulto menor de 65 años y por cada menor de 18 años

Valentina Acosta Fonseca

La pandemia ocasionada por el covid-19 ha traído grandes repercusiones en la economía a nivel global y, con ello, la brecha de la desigualdad ha seguido ampliándose. Según cálculos de Fedesarrollo, esto significará unos tres millones de personas adicionales en condiciones de pobreza en Colombia.

Ante este panorama y ad portas de conocer una nueva reforma tributaria, se hacen cada vez más necesarios grandes cambios en algunos problemas estructurales como la informalidad, la baja cobertura pensional y una deficiente focalización del gasto público en subsidios, según el centro de pensamiento.

Precisamente, uno de los cambios que ha propuesto Fedesarrollo a la política social es la creación de una renta mínima y focalizada a ciertos hogares ($35.000 mensual por cada adulto menor de 65 años en el hogar-de manera no condicionada- y $35.000 por cada menor de 18 años, siempre y cuando asistan al colegio y a chequeos de salud). Esto es en promedio $138.000 por hogar, teniendo en cuenta cifras oficiales del Dane sobre las viviendas de los colombianos.

Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, explicó ayer en un foro realizado por el centro que esta medida se podría implementar desde este momento y así se podría reducir la desigualdad y la pobreza, aunque se debe tener en cuenta el impacto fiscal que pueda tener.

En este sentido, dentro de las reformas a la protección de los adultos mayores se planteó remplazar el programa Adulto Mayor por la entrega de un auxilio de tres líneas de pobreza extrema. Este sería de $412.000 mensuales e iría destinado a los adultos mayores de 65 años que no tengan actualmente o en el futuro una pensión contributiva del régimen obligatorio actual.

Según Mejía, esta medida también se podría implementar de forma inmediata, eliminando la pobreza en los adultos mayores. De hecho, de acuerdo con Fedesarrollo, otro de los inconvenientes del contrato social actual es que no existe como tal, especialmente en salarios bajos, una cobertura del riesgo de desempleo y, además, en el riesgo de desprotección en la vejez, el contrato social solo cubre 25% de los adultos en edad de pensión a través de una pensión contributiva y a 18% con una entrega de solo $80.000 mensuales.

Frente a la propuesta del pilar laboral, se encuentra la de la creación de un seguro de desempleo para los empleados informales y plantear una reforma sustancial en este esquema que no tiene cobertura universal hacia uno que sí lo tenga. “Además de reformas para incentivar la formalización y la reducción de pobreza”, añadió Mejía.

En este sentido, Cecilia López, economista y exministra de Agricultura señaló que aunque es una buena propuesta la que abarca Fedesarrollo, se queda corta pues todavía es tímida y se debe buscar, por lo tanto, una cobertura mayor, teniendo en cuenta las cifras de desempleo.

Sobre la reforma tributaria, López enfatizó en que la entidad hace un esfuerzo interesante y aún hay expectativa por el comité internacional que está al frente de las principales recomendaciones.

“Hay que tener clara la incapacidad que tiene el Estado de devolver recursos a los que realmente lo requieren”, dijo López y añadió que la clase media está actualmente golpeada, por lo que una reforma que admite de alguna manera la desigualdad, no puede ser aceptable.

Por su parte, el exministro de Hacienda Rudolf Hommes indicó que con las propuestas se contribuirá con el desarrollo económico de Colombia, aunque en una baja proporción y destacó que se está buscando a través de esas reformas ir al problema principal que es la reducción de pobreza y la precariedad con la que vive la gente en Colombia. “Es la oportunidad de remediar que no se hayan abordado antes reformas enfocadas a los más pobres y a las personas mayores”, puntualizó.

Las cuatro reformas de Fedesarrollo
Son cuatro propuestas integrales las que Fedesarrollo está teniendo en cuenta para generar al menos 815.000 nuevos empleos formales y reducir la pobreza y desigualdad en Colombia: reforma social, reforma de protección a la vejez, reformas al mercado laboral, reformas en política tributaria. Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, indicó que conjuntamente, las reformas aumentarían el recaudo neto entre 2% y 2,5% del PIB (1% en 2022) para reducir la deuda pública y mejorar la provisión de bienes públicos.

‘Boom’ de propuestas para las reformas estructurales

Eliminar exenciones al IVA, que más personas paguen renta y bajar costos para impulsar la formalidad, entre las propuestas.

PORTAFOLIO Marzo 07 De 2021 – 07:00 P. M. Aun poco más de una semana de que se conozcan las recomendaciones de la Comisión de expertos en beneficios tributarios, centros de pensamiento, gremios y la academia salieron a dar algunas de sus recetas para las reformas que necesita el país para impulsar su crecimiento y recuperarse de la peor crisis de su historia reciente.

(Con reforma fiscal Gobierno busca recaudar 1,5% del PIB). 

Y es que la semana pasada Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda, presentó el Plan financiero para 2021, en el que reveló que si bien el déficit fiscal para 2020 sería menor de lo presupuestado, de -7,8% del PIB, para este año sería de -8,6%, un dato que no se había registrado para las finanzas públicas.

Con ese escenario fiscal de fondo, sumado a las dificultades de empleo y el aumento de la pobreza, el Gobierno tendrá que tramitar una reforma que contemple la peor crisis económica y social de Colombia. 

Según Carrasquilla, la iniciativa la presentarán ante el Congreso en este periodo legislativo, luego de que la Comisión presente sus recomendaciones el próximo 17 de marzo.

(Fusionar ayudas, aumentar IVA y bajar aportes a salud: Fedesarrollo). 

En esa discusión, la propuesta más reciente que se unió al ‘boom’ de iniciativas de otros sectores fue la que hizo la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), que planteó sus ideas para una reforma tributaria, con un enfoque social.

De acuerdo con el centro de estudios, “los objetivos son, como queda claro de la discusión anterior, un mayor recaudo, mayor progresividad de la estructura tributaria y de gasto, favorecer la inversión y el empleo, mayor eficiencia del esquema fiscal y una menor complejidad que reduzca la carga de trámites y tiempo para las personas y las empresas a la hora de pagar impuestos”.

En ese sentido, Anif plantea que se amplíe la base de personas naturales que pagan y declaran renta, y que lo hagan de acuerdo a su nivel de ingresos. Y en esa línea ponen sobre la mesa eliminar una serie de exenciones y deducciones que hacen, además, ese sistema tributario más complejo. 

Siguiendo el detalle de las recomendaciones del centro de estudios en esa materia, se pasaría de 1,6 millones de contribuyentes a 5,3 millones, que estarían concentrados en los hogares con más altos ingresos.

Por otro lado, plantean simplificar y reformar el sistema actual del IVA, con el fin de aumentar su progresividad, el recaudo y hacerlo también más sencillo. 

Por eso, la propuesta de Anif es que se extienda en tres fases, a partir del 2022, la base de bienes y servicios que tengan ese impuesto; y de forma paralela plantean que se amplíe el grupo de hogares beneficiarios de la devolución de ese tributo y pase de 1 millón de familias a 4 millones en 2024.

Todo eso sería con base en un sistema mucho más sencillo, con el que además se podría reducir la tarifa plena del IVA de 19% a 18% a partir del 2024. Todo ese proceso, según explica Anif, se haría de forma gradual y en fases, de tal forma que el impacto a los hogares más vulnerables se mitigue con el programa de devolución del IVA.

Aunque esta es la primera entrega de tres informes con el detalle del planteamiento de Anif, el centro de estudios también dice que el recaudo adicional que se lograría sería de 1% del PIB adicional en 2022; 1,5% en 2023 y de 1,4% en 2024.

Asimismo, y para el mediano plazo, Anif plantea que se debe empezar a discutir la posibilidad de una renta básica semiuniversal, con base en las experiencias de las transferencias ya existentes.

MÁS EMPLEO Y EQUIDAD 

Además de las iniciativas que se han hecho en materia tributaria, buscar mayor equidad e impulsar el empleo formal son también parte clave de las iniciativas de gremios, centros de pensamiento y la academia.

Precisamente, Fedesarrollo presentó la semana pasada una propuesta en la buscan tramitar cuatro reformas en una sola, y en la que se abordan temas sociales, tributarios, de empleo, pensionales.

Entre las iniciativas que se destacan está la creación de una renta mínima de monto fijo para los hogares en situación de pobreza monetaria y extrema; un giro mensual a todos los adultos mayores de $412.000 y una reducción progresiva del aporte a salud y a las cajas de compensación.

En línea con Anif, proponen la ampliación de la base gravable de personas naturales en el impuesto de renta y la eliminación progresiva de las exenciones del IVA y que algunos de los bienes y servicios que no tienen ese impuesto, suban de manera gradual a 8%.

Por su parte, Asobancaria también puso sobre la mesa la urgencia de tramitar una
reforma en la se eliminen ciertos beneficios tributarios, se impulsen medidas para estimular el desuso del efectivo, hacer más eficiente el gasto público y postergar algunos beneficios de la reforma tributaria pasada. Con esto, el Gobierno podría recaudar 1,5% del PIB.

En cuanto a las universidades y organizaciones de la sociedad civil, cabe recordar que a finales del año pasado también plantearon nueve iniciativas en las que proponen reducir beneficios tributarios, unos mecanismos que ayuden a la transparencia, una canasta familiar sin IVA, e impulsar los impuestos verdes, a las bebidas azucaradas y a la economía digital.

María Camila González Olarte
Twitter: @Camilagolarte

Impuesto a los grandes patrimonios: así es la propuesta del Centro Democrático

Óscar Darío Pérez, representante a la Cámara del Centro Democrático, afirmó en La W que el impuesto a grandes patrimonios es necesario: “Hay tres millones más de pobres”.

Impuesto a los grandes patrimonios: así es la propuesta del Centro Democrático

Compartir en facebookCompartir en twitterCompartir en whatsappEnviar por emailReportar errorComentarios0Imprimir página

La W 08/03/2021 – ( hace 1 horas )

En diálogo con La W, Óscar Darío Pérez, representante a la Cámara del Centro Democrático, se refirió a las propuestas de su partido para la Reforma Tributaria.

Así, Pérez señaló que es necesario que el impuesto a los patrimonios superiores a cinco mil millones de pesos se mantenga por cinco o más años y que los patrimonios de más de $10 o 15 mil millones paguen un impuesto adicional por una sola vez para financiar los programas sociales para enfrentar la pandemia.

“Eso se hizo en el año 2002 para financiar el fortalecimiento de las Fuerzas Armadas. Hoy es necesario ese aporte excepcional porque tenemos tres millones de pobres más, por cuenta de la pandemia”, aseguró.

El congresista también señaló que se planteará la posibilidad de gravar las pensiones de más de $10 millones mensuales y los sueldos de más de $10 o 15 millones.

Pérez también dijo que para reactivar el empleo “el Gobierno debería asumir parte de la parafiscalidad, al menos por un tiempo, y prolongar el PAEF hasta, por lo menos, el mes de diciembre”.

El representante también dijo que no está de acuerdo con gravar los productos de la canasta básica pero que sí hay que revisar las exenciones relacionadas con el IVA, devolviendo ese impuesto a los más pobres.

El parlamentario también señaló que es necesario hacer esfuerzos para hacer ahorros por cerca de $2 billones anuales en el Estado, por 10 años. 

Reformas en política tributaria, pensional, laboral y social que propone Fedesarrollo

miércoles, 3 de marzo de 2021

Piden establecer gradualmente una tarifa de 8% de IVA sobre bienes y servicios que están exentos, excluidos o gravados con 5%

Noelia Cigüenza Riaño – nciguenza@larepublica.com.co

A la espera del informe de la Comisión de Expertos, el Gobierno sigue revisando los últimos detalles para presentar una reforma fiscal este año con la que pueda llegar a recaudar hasta $20 billones.

Entre tanto, el centro de pensamiento Fedesarrollo ha puesto sobre la mesa una propuesta puntual de reformas para poder enfrentar la era postcovid con la que esperan aumentar medio punto del PIB en 2022 y que la tasa de desempleo llegue a un dígito.

“Estimamos que esta propuesta pueda reducir de manera sustancial la desigualdad de ingresos, la pobreza caería 9,3 pps y la extrema se reduciría 4,6 pps. Igualmente, el recaudo neto podría aumentarse hasta 2,0% y 2,5% del PIB para reducir la deuda pública”, manifestó Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo.

Reformas en política tributaria
En este sentido, Fedesarrollo propone que hay que revisar las exenciones sectoriales que hay actualmente. Esto incluye revisar la eliminación de mecanismos de zonas francas, especialmente las unipersonales, que en la práctica son regímenes tributarios preferenciales que generan una competencia desleal con los productores locales sujetos al régimen general.

Por la parte de las empresas, también se pide eliminar el descuento del ICA pagado a nivel territorial y posponer la reducción de la tarifa de la renta corporativa y dejarla en 31% hasta 2026 (hoy: 31% en 2021, 30% en 2022).

En materia de personas, se propuso reducir el rango exento de declaración de renta a la mitad para ampliar la base gravable y fomentar la cultura tributaria. Al igual, se proponer limitar las deducciones a 10% de los salarios y 25% de los ingresos de los independientes, manteniendo los topes actuales en unidades de valor tributario.

Además, también se pide aumentar la tarifa de impuesto a los dividendos de 10% a 15% y ampliar el impuesto al patrimonio para individuos por una sola vez con tasas marginales de 0,25% ($1-$2 millones), 0,5% (entre $2 y $3 millones), 0,75% (entre $3 y $4 millones) y 1% en adelante (base gravable: 2022, pagadero en 2023 y 2024).

Respecto a los impuestos indirectos, se pide establecer gradualmente una tarifa de 8% de IVA sobre bienes y servicios de la economía de mercado que actualmente están exentos, excluidos o gravados a la tarifa de 5% (sería de 2% en 2022; de 5% en 2023; y de 8% en adelante).

“Esto generaría 0,2 y 0,3 de recaudo adicional en 2022 y llegaría a 0,7% en tres años”, dijo Mejía.

Igualmente, se propone una compensación del IVA por $63.000 mensuales a 40% de las personas más pobres debido a que este solo cubre a 20% más pobre actualmente.

Reformas en el mercado laboral
En este campo, Fedesarrollo propone introducir una tasa progresiva de aportes a salud a cargo del trabajador: 0% para los ocupados de un salario mínimo aumentando gradualmente hasta 9% para trabajadores con ingresos de 25 salarios mínimos o más (tasa marginal; 9%, tasa promedio; 4%).

Igualmente, el centro propone introducir una tasa progresiva de aportes a las cajas de compensación a cargo de los empleadores: 0% para los trabajadores de un salario mínimo, que aumente gradualmente hasta cerca de 5% para trabajadores con ingresos de 25 salarios mínimos o más (tasa marginal: 5%, tasa promedio: -2%).

Adicionalmente el pinto de la contributario a las cajas será usado para financiar un seguro de desempleo no contributivo, que entregará tres líneas de pobreza extrema ($412.000) hasta por seis meses a trabajadores entre 1 y 1,5 salarios mínimos.

“La flexibilización de las contribuciones a pensiones y la introducción de tarifas progresivas para salud y cajas de compensación reeducirían hasta en 14% los costos de contratación para la empresa y aumentarían el ingreso del trabajador del salario mínimo hasta en 8%”, dijo Mejía.

Reformas a la política social
Entre las propuestas de Fedesarrollo están crear una renta mínima de inclusión focalizada en los hogares más pobres. En ese sentido, se entregaría a los hogares $35.000 mensuales por cada adulto menos a 65 años en el hogar-de manera condicionado- y de $35.000 por cada menor de 18 años (hasta tres menores por hogar) siempre y cuando asista al colegio. En ese sentido, también se propone eliminar el estrato socioeconómico en unos años.

“Celebramos la implementación del Sisbén IV como único mecanismo de focalización”, dijo.

Reformas a la protección a la vejez
Del lado de la vejez, se crearían tes pilares. Mejía propuso que se se sustituya el régimen actual de la vejez por uno más sencillo y solidario. En ese sentido, se establece dar un monto de tres líneas de pobreza extrema de $412.000 mensuales a los adultos mayores de 65 años que no tengan actualmente o en el futuro una pensión subsidiada por el Estado.

Se crearía un segundo pilar contributivo en donde las empresas y trabajadores quedarían en libertad de decir en negociaciones colectivas un programa de ahorro para la vejez, abriendo la competencia hacia múltiples mecanismos de ahorro ofrecidos por la AFP u otros intermediarios financieros regulados. Quedarían excluidos quienes estén a menos de 10 años de llegar a la edad de pensión en el régimen de Colpensiones; no será obligatorio para las empresas inscritas en el Régimen Simple de Tributación; en las demás, la empresa aportará por lo menos lo mismo que el trabajador; cualquier trabajador podrá pedir ser excluido del programa, mediante el consentimiento escrito anual.

Finalmente, se creará un tercer pilar de ahorro voluntario individual manteniendo los incentivos tributarios actuales al ahorro voluntario a la vejez.

Según Fedesarrollo, la pandemia ha hecho más evidentes grandes problemas estructurales de la economía como una deficiente focalización del gasto público en subsidios, una informalidad laboral de 60% de la totalidad de ocupados, una cobertura pensional que es de apenas 25% y un estatuto tributario que está plagado de exenciones, recauda poco y es poco progresivo.

“Creemos que hay la posibilidad de discutir una reforma integral. Va a requerir ajustes en la política social, en el mercado laboral y en la política tributaria. Se podría empezar a eliminar buena parte de las exenciones que ubican a Colombia entre los países más desiguales del mundo y si no se hace el país perdería una oportunidad para avanzar”, manifestó Mejía.

La informalidad, una barrera a demoler

 Descripción: Christian Garcés© Proporcionado por Semana Christian Garcés

La informalidad no puede seguir pasando inadvertida en el debate sobre la recuperación económica del país, sobre todo después de ser identificada como uno de los factores que profundizaron los efectos negativos de la pandemia y que dificulta la intervención del Estado en las poblaciones más vulnerables. Los planes de reactivación requieren que el Gobierno Nacional y las administraciones locales fijen estrategias conjuntas con el sector privado, para recobrar los empleos e ingresos perdidos el año pasado, pero con acciones y un marco legal paralelo que permitan atacar simultáneamente el problema.

Si bien el restablecimiento de las actividades económicas generó optimismo al final de 2020, la caída del 6,8 % en el PIB reportada por el Dane muestra que la recuperación de nuestra economía aún no está para celebraciones, y menos cuando la misma dirección informó que el nivel de informalidad alcanzó el 48,1 % en las 13 ciudades principales y áreas metropolitanas del país en el último trimestre.

En sectores rurales, donde se construye la verdadera paz y nos abastecemos diariamente, reina el trabajo informal en un 86 % de las actividades productivas. Por ello hay que tener especial cuidado para que la reforma tributaria no elimine beneficios tributarios en el sector de alimentos y se termine acabando la poca formalidad que hay en el campo.

De allí la importancia de ligar los apoyos del Gobierno a programas de formalización temprana y de enfoque preventivo que estimulen una inserción laboral que dé tránsito del estar ocupado a realmente tener un trabajo digno y en los que, por ejemplo, grupos focalizados puedan iniciar con sus aportes a seguridad social. Hoy el 62,3 % del total de ocupados del país no cotizan a salud ni pensión; un amplio sector que bien puede contarse dentro de la población que recibe ingresos, pero que viven para solucionar lo del “diario”, sin estabilidad ni un futuro promisorio para su vejez.

Por otra parte, atacar la informalidad supone una inminente actualización de la legislación laboral que dé vía a la flexibilización y elimine las innumerables trabas por las que muchas empresas consideran la formalización engorrosa y difícil de administrar. Es imperante disminuir los costos no salariales (que representan cerca del 55 % del salario mínimo), detener los abusos de la seguridad laboral reforzada, y simplificar los trámites para el emprendimiento; barreras que frenan las dinámicas económicas en entidades como el Invima, el ICA, entre otras.

Urge un acuerdo nacional donde todos los sectores confluyan en la necesidad de dinamizar el mercado laboral. Gobierno Nacional, Gremios y Sindicatos deben entender que nuestras leyes de trabajo fueron hechas con las mejores intenciones, pero están generando rigideces que siguen limitando la marcha de la formalidad en el país. La pregunta es si vamos a asumir el reto para estimular la recuperación económica en este periodo de gobierno, o le dejaremos la tarea a la próxima administración. El debate no es fácil, pero es urgente y necesario.

¿Una reforma fiscal para mejorar inversión social?: responde Ministro de Hacienda

Es claro que el sistema tributario del país necesita ajustes urgentes. Sin ofrecer mayores detalles, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, apunta a que este proyecto legislativo impulse la incorporación de los programas sociales creados en la pandemia como un asunto permanente en la política pública del país. No menciona el IVA, pero tampoco niega acciones en este impuesto.

Proporcionado por El Espectador Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda. / Ministerio de Hacienda. Para nadie es un secreto que el Gobierno se propone llevar al Congreso una reforma fiscal en medio de una de las peores crisis en la historia económica del país, con indicadores en rojo prácticamente en todo el tablero de control de la macroeconomía nacional.

Sin mencionarla directamente, Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda, asegura en esta entrevista que la reforma apunta a “a reducir la incidencia de la pobreza en más de diez puntos porcentuales de una vez y para siempre, bajar el Gini en más de cuatro puntos y tener cobertura universal en materia de recursos, eliminando la pobreza extrema, entre la población mayor de nuestro país”.

Este pronunciamiento se da en medio de declaraciones de otros funcionarios del Ministerio que apuntan a una ampliación del reino del IVA sobre bienes de la canasta familiar. La propuesta ha despertado una airada respuesta de expertos tributarios de prácticamente todas las esquinas, por los potenciales efectos macroeconómicos que esta medida podría tener en medio de una crisis con causas únicas, que bien se escapan del reino de la economía.

Este jueves, el Gobierno se propone presentar el Plan Financiero, su hoja de ruta en materia de gastos y financiación. Este documento estaba previsto para ser presentado desde finales de enero de 2021.

En respuesta al cuestionario enviado, el ministro Carrasquilla cuenta que los términos de esa anunciada reforma fiscal siguen siendo discutidos con “influyentes parlamentarios de muchas bancadas” y que sigue “nueva ronda de conversaciones de cara al inicio de la legislatura”.

Ya es una decisión de este Gobierno llevar al Congreso la reforma fiscal en este semestre. ¿Debe ser estructural y gradual, para dar tranquilidad a las calificadoras?

La pandemia nos ha dejado muchas lecciones pertinentes para el diseño de una política pública integral. Por ejemplo, los colombianos, actuando en equipo, fuimos capaces de concebir y, sobre todo, de ejecutar el programa de Ingreso Solidario, que le lleva puntualmente recursos básicos pero fundamentales a unos tres millones de hogares en situación de pobreza. Cosa similar se puede decir de la política de compensación del IVA y del incremento de los programas Familias en Acción o Colombia Mayor.

Si estos programas pasaran a ser parte integral de la política pública colombiana, lograríamos una transformación muy profunda de nuestra sociedad. Para el Gobierno, es claro que los colombianos podemos reducir la incidencia de la pobreza en más de diez puntos porcentuales de una vez y para siempre, bajar el Gini en más de cuatro puntos y tener cobertura universal en materia de recursos, eliminando la pobreza extrema, entre la población mayor de nuestro país. Desde luego, eso hay que financiarlo de tal manera que sea un programa sostenible en el mediano y largo plazo y la discusión acerca de las fuentes de esa sostenibilidad, que no son pocas, corresponde adelantarla en el Congreso de la República.

A mí me complace compartir la percepción que tengo en el sentido de que, concebida integralmente, una propuesta de transformación sostenible de nuestra política social, que nos permita dar un salto significativo en nuestros indicadores de pobreza y desigualdad, tal como la estoy planteando, tendría aceptación parlamentaria. Podemos diferir en el tamaño de las metas, pero esto lo digo amparado en reuniones de trabajo, respetuosas, constructivas y al grano, con destacados e influyentes parlamentarios de muchas bancadas. Estamos en este momento iniciando una nueva ronda de conversaciones de cara al inicio de la legislatura.

¿Cómo ve el resultado del PIB para 2020, que registró una caída del 6,8 %? ¿Temía una mayor contracción?

Desde luego que quedé insatisfecho. Durante el segundo trimestre del año, viví los momentos más amargos de toda mi vida profesional. Fue doloroso por la enorme tragedia que atravesamos, empezando, desde luego, por las vidas que perdimos y pasando por el terremoto que sufrió nuestra economía y, con ella, nuestra sociedad. Durante 2019, la economía empezó a salir del estancamiento en que venía sumida. El estado de ánimo económico empezó a mejorar y siguió siendo el caso al comenzar 2020. Con la llegada de la pandemia, todos tuvimos que revisar los pronósticos. Los analistas más jóvenes se vieron obligados a estrenar el signo menos. Al cabo, el resultado fue el esperado por el Ministerio y un poco mejor que del consenso entre los analistas económicos, quienes, en promedio, esperaban un crecimiento de -7,35 %. Ahora estamos haciendo todos los esfuerzos para generar las condiciones necesarias para que este 2021 sea el año de la recuperación económica. Los indicadores líderes muestran que la economía está teniendo un desempeño positivo, a pesar de las medidas adoptadas para controlar la segunda ola de contagios del COVID-19. Nuestro objetivo es que el crecimiento anual esté por encima de 5 %.

¿Cómo explica este resultado?

La economía cayó brutalmente en el segundo trimestre del año, como consecuencia de una pandemia con dimensiones que no se veían desde hace un siglo. De cara a esa realidad, el Gobierno rápidamente concibió y ejecutó una estrategia fundamentada en tres frentes: la emergencia sanitaria, la emergencia social y la emergencia económica y laboral, disponiendo todos los recursos a su alcance, unos $40 billones, para atenderlos. En adición a ello, procuramos siempre evitar que el terremoto tuviera réplicas en los mercados crediticios, lo cual hubiera sido una catástrofe. El Banco de la República actuó con rapidez no solo expandiendo su balance, sino actuando en terrenos donde jamás lo había hecho. La Superintendencia Financiera expidió también con prontitud reglamentaciones adecuando su objetivo de defender la estabilidad del sistema, con la realidad de una crisis sin precedentes. El Fondo Nacional de Garantías fue rápidamente capitalizado y empezó a actuar con gran diligencia, buscando apalancar ese capital y asumiendo riesgos financieros que, naturalmente, nadie más estaba dispuesto a asumir.

¿Cuáles son los factores que señalan un rebote de la economía en 2021?

El Gobierno tiene como meta crecer por encima del 5 % en 2021. Esta proyección está fundamentada en el plan de vacunación contra el COVID-19, junto con una estrategia para la aceleración en la entrega de proyectos de infraestructura y la reactivación del sector de edificaciones a través de los incentivos para la compra de vivienda tanto VIS como No VIS – FRECH. Adicionalmente, un aumento del precio de los commodities y la recuperación del crecimiento mundial, que el FMI estima en 5,5 %, contribuirían a que la actividad económica se empiece a normalizar. Del mismo modo, se espera que los sectores que más sufrieron en el 2020, como el comercio y servicios como alojamiento, restaurantes y actividades artísticas, presenten una normalización de su situación.

¿Le suena al Gobierno no volver a la regla fiscal en 2022, sino en 2025, como lo propone el FMI para hacer menos fuerte la reducción del déficit fiscal?

Hoy en día en el mundo entero se está discutiendo cuál debe ser el marco de la política fiscal. El debate global ha alcanzado consensos en dos frentes. Primero, la posición expansiva debe mantenerse en el corto plazo para acompañar la recuperación. Segundo, en el mediano plazo debe haber un ajuste fiscal que conduzca la deuda a niveles prudenciales. Pienso que la discusión en Colombia debe centrarse en esos dos aspectos.

¿Cuánto ha utilizado el Gobierno de los US$5.400 millones de la Línea de Crédito Flexible del FMI?

Hoy se han monetizado US$3.111 millones que están disponibles, bajo el principio de unidad de caja, para respaldar los gastos del Gobierno cuando se necesite.

ANALISTAS 09/03/2020

Mujeres, no coman cuento

Pilar Ibáñez

Toda la vida hemos oído comentarios e historias sobre las mujeres, algunos muy interesantes, pero otros, producto de paradigmas que lastiman. Con la intención de celebrar el día de la mujer, quisiera innovar o romper tres paradigmas que hacen mucho daño y que debemos evitar.

Empecemos por el principio, podríamos decir que un paradigma es una idea preconcebida que se cree como si fuera una ley, como si no fuese posible cambiarla, hasta que alguien llega a demostrar que es posible observar o pensar de forma diferente.

Aunque hemos evolucionado sobre algunas concepciones arcaicas respecto de las mujeres, sigo escuchando a puerta cerrada algunos comentarios que hoy quiero resaltar como falsos. Aquí van tres paradigmas de los cuales debemos liberarnos.

Primer peligroso paradigma, “desde que las mujeres entraron en el mundo laboral, dejaron solos los hogares”; incorrecto. El mundo laboral estaba lleno de empresas inhumanas que trataban a los colaboradores como máquinas sin alma, es por esa razón por la que las mujeres llegaron al mundo laboral, porque hacía falta armonía, responsabilidad, humanidad, amor, compromiso y felicidad.

Así entonces, las empresas empezaron a tener áreas de responsabilidad social, como muestra de preocupación por todas aquellas problemáticas sociales, medioambientales, entre otras; las áreas de Gestión del Talento también debieron cambiar, para preocuparse por el ser.

Esto se nota cada vez que hay un evento de coaching o transformación personal, en donde 80% es mujer. Y aun así las mujeres siguen estando presentes en alma, corazón y cuerpo en sus hogares. Hay que dar crédito a todas estas super heroínas, las que gestionan el tiempo para estar presentes en todo. No estoy diciendo que los hombres no se preocupen por estos temas, pero hoy estoy centrando mi atención en las mujeres.

Segundo, a nivel personal he escuchado que “las mujeres siempre quieren cambiar a los hombres”. Hay que partir de la base que todo el mundo cambia, no es que las mujeres los quieran cambiar, es que cambiar hace parte de la evolución natural de cada ser humano, todo el mundo nace, crece, experimenta, se desarrolla y trasciende. No culpen a las mujeres porque esté en su esencia generar procesos de transformación, porque quieran o esperen mucho más de cada ser, porque quieran un mundo mejor. El cambio es la única constante.

Último y más importante, escucho a menudo que dicen que “entre mujeres se dan duro”; declaración y paradigma peligroso. No estoy muy segura de dónde vino esta idea, pero no es cierta. El problema es que la hemos escuchado tanto que algunas y algunos la creyeron, y como todas las ideas, al creer que son ciertas fueron puestas en práctica.

No todas las mujeres se dan duro, he conocido grupos de mujeres en empresas, que funcionan como un reloj, un nivel de respecto y armonía sincrónico maravilloso, grupos de mujeres que están haciendo eventos de sanación a otras mujeres, que funcionan como una hermandad. Amigas que se cuidan, se apoyan y se aman de forma incondicional.

No es cierto que las mujeres se den duro, he visto miles de peleas de hombres que terminan muy mal, he visto grupos de hombres planeando venganzas contra un compañero de trabajo. Así que no es un tema de género, es un tema de cómo se concibe la cultura, y qué se hace para cambiarla.

Así que no hay que comer cuento, somos lo que creamos que podemos ser, somos mucho más, somos únicas y geniales. Feliz día de Mujer.

Febrero 28 De 2021 – 07:00 P. M.

Un año de covid: cambio extremo en la agenda económica del país

Colombia pasó de diseñar estrategias para crecer al 5% anual, a tomar medidas de emergencia para manejar la peor crisis de la historia.

PORTAFOLIO

De un momento para otro la economía colombiana saltó del optimismo al pesimismo y del auge a la recesión. La agenda nacional fue sometida a un cambio extremo. Pasó de diseñar planes de inversión para un país en crecimiento, a la toma de medidas de emergencia para administrar la crisis y la reactivación.
Esa fue la herencia que dejó el primer año de la pandemia, en donde además de 2,25 millones de contagiados y cerca de 60.000 fallecidos, la economía y el desarrollo social fueron los grandes perjudicados.

Y es que el 2020 había iniciado con perspectivas muy favorables, hasta el punto de que los pronósticos hablaban de un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) superior al 4% el año pasado, pero al final terminó en -6,8%, la mayor caída en los historia reciente del país.
Incluso, enero y febrero del 2020 mostraron crecimientos cercanos al 4%, y el primer trimestre alcanzó a cerrar en positivo (0,7%), pese al impacto generado en la última semana de marzo, cuando inició el aislamiento selectivo ordenado como medida para frenar la expansión de la pandemia.

Con excepción del desempleo, la mayoría de los indicadores de la economía eran positivos al inicio de 2020. Ese era el panorama en PIB, inflación, tasas de interés, inversión, precios de los principales productos de exportación y tendencia de la confianza empresarial, del comercio y los hogares, con lo que Colombia se ubicaba entre las economías más dinámicas de América Latina.
Las empresas venían de reportar utilidades crecientes en 2019, y en muchos casos con récord o cifras que no se veían desde hacía varios años, como sucedió con Ecopetrol, que obtuvo ganancias por $13,3 billones, mientras que en 2020 cayeron a $1,7 billones.
todo se derrumbó
En el segundo trimestre del año pasado el PIB cayó 15,8%, el dato más bajo de la historia del país. Según el Índice de Seguimiento de la Economía, abril registró un alarmante desplome de 20,2% frente al mismo mes del 2019 y una tasa de desempleo de 19,8%, que un mes más adelante (en mayo) subió a 21,4%, y que cerró el 2020 en 15,9% con una destrucción de 2,4 millones de puestos de trabajo.

Las cifras oficiales señalan además que 4,5 millones de personas se quedaron sin empleo durante los meses de cuarentenas estrictas (marzo, abril y mayo), pues solo alrededor del 30% de la actividad productiva estaba autorizada para mantener sus labores, en condiciones de bioseguridad, en tanto que las labores de oficina se trasladaron a los hogares. Las mujeres fueron las más afectadas, pues al cierre del 2020 su tasa de desocupación fue de 20,4%, según el Dane.

El consumo de los hogares se desplomó, pese a que en 2019 y en los primeros dos meses del 2020 fue el rey de la dinámica económica del país. Este fenómeno obedeció al dramático aumento del desempleo.

Según Fedesarrollo, los ingresos dejados de percibir por quienes se quedaron sin trabajo superan los $30 billones. De acuerdo con la firma Raddar, el gasto total solo creció 1,9% en el 2020, aunque en abril registró una caída de 5,15%.

La nueva agenda

Aunque a comienzos del 2020 el Gobierno, los gremios, los empresarios y los analistas tenían la mirada puesta en una agenda que contribuyera a acelerar el crecimiento y el desarrollo social, esta visión optimista duró muy poco.

Desde el 6 de marzo cuando se reportó el primer caso de contagio, se dispararon las alarmas y las prioridades cambiaron intempestivamente para orientarse hacia el manejo de la emergencia generada por la pandemia.

Temas como las reformas tributaria, laboral y pensional fueron engavetados. “Hablar de impuestos en plena pandemia es absurdo”, dijo en su momento el presidente Iván Duque. La agenda nacional se enfocó en la crisis, la resiliencia ciudadana y la implementación de programas de ayuda a las familias vulnerables, e incluso a las empresas.

El Gobierno reforzó los programas sociales existentes como Familias en Acción y Adultos Mayores, al tiempo que creó Ingreso Solidario y el Programa de Apoyo al Empleo Formal, Paef (subsidio a la nómina).

A tono con la emergencia, los empresarios también cambiaron su agenda. Además de los pedidos de ayuda al Gobierno, la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi) presentó un plan de reactivación económica y generación de empleo. Lo mismo hicieron grupos y centros de pensamiento.

El 20 de julio del año pasado, el presidente Iván Duque, lanzó el plan Compromiso por el Futuro de Colombia, una estrategia público-privada para generar un millón de empleos, con inversiones por $110 billones.

El Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes) aprobó hace 20 días el de denominado Conpes de reactivación por $135 billones, en 552 proyectos, con los cuales se aspira a generar dos millones de puestos de trabajo en los sectores público y privado en los próximos cinco años. Esta estrategia está conectada con el programa de vacunación de 35 millones de personas en el 2021.

Por ahora, el plan de reactivación avanza a menor ritmo de lo esperado. Sin embargo, es evidente que con la reapertura de la actividad productiva la mayoría de los indicadores muestran una recuperación. El PIB mejoró al pasar de -15,8% en el segundo trimestre del 2020 a -3,6% en el cuarto trimestre. Por su parte, la tasa de desempleo disminuyó de 21,4% en mayo a 17,3% en enero del 2021.

Paralelo al plan de reactivación, el Gobierno incluyó en la agenda una estrategia de vacunación que busca inmunizar a 35 millones de ciudadanos este año
.

En conclusión, el primer año del covid-19 pasará a la historia por su impacto económico y social, y por el aplazamiento de temas claves como las reformas estructurales, que ya figuraban en el radar y que ahora surgen como prioritarias en la era poscoronavirus.

Febrero 28 De 2021 – 07:00 P. M.

Desempleo: el covid complicó un problema que el país ya sufría

Aunque el mercado laboral tenía problemas viejos, la crisis agudizó la informalidad y amplió brechas.

Descripción: Desempleo PORTAFOLIO

El cierre de empresas, el golpe a la demanda y la peor crisis económica y social que ha visto el país en su historia reciente por cuenta del coronavirus llevó a que el mercado laboral marcara récords que no se veían desde que se tienen registros.

Eso se traduce en que en mayo, cuando se empezaron a sentir con más fuerza los efectos de los cierres estrictos de marzo y abril, la tasa de desempleo fue la más alta para Colombia en su historia reciente, con 21,4%.

Y en abril fue cuando más se destruyeron empleos con 5,3 millones; situación que fue bajando en mayo (4,9 millones) y en los meses siguientes hasta llegar a la reducción de 1,3 millones en diciembre. Eso sí, en enero volvió a subir a 1,5 millones.

El efecto negativo que ha tenido la pandemia también le ha pegado particularmente a algunos sectores, grupos poblacionales y territorios, como es el caso de las actividades con mayores limitaciones para operar; los jóvenes; las mujeres; los informales y las zonas urbanas.

Por sectores, el comercio, las actividades artísticas y la manufactura explicaron gran parte de los empleos perdidos durante 2020 y que, según apuntaron varios analistas, están compuestos en buena medida por micro, pequeñas y medianas empresas.

Sumado a la cifra récord entre abril y mayo, las mujeres también tuvieron que sufrir las consecuencias de un mercado laboral que ya era desigual. De acuerdo con el Dane, al cierre de 2020 el desempleo para ellas fue de 20,4% y para ellos de 12,7%. Y para enero, la desocupación siguió subiendo y llegó a 22,7%.

En ese escenario, la tasa de desempleo para ellas también tocó un techo histórico en julio y alcanzó el 26,2%, el peor desde que existen registros.
Otro motivo de preocupación es la informalidad. De acuerdo con datos del Dane, entre mayo y diciembre de 2020 en las 23 principales ciudades ese indicador subió a 48,1%, lo que significó un aumento de 0,7 puntos porcentuales. Y en enero, ese dato se incrementó a 50%, 2,7 puntos porcentuales más frente al mismo mes del año anterior.

La explicación a ese aumento, según han apuntado varios expertos, incluyendo Juan Daniel Oviedo, director del Dane, es que mientras hay un debilitamiento del empleo formal, las personas están acudiendo a alternativas informales para no perder sus fuentes de ingresos.
Eso representa un deterioro de la calidad del empleo e, incluso, una reducción de los ingresos laborales de los hogares.

Como ha señalado Stefano Farné, director del Observatorio Laboral de la Universidad Externado, el nivel promedio de ingresos de los informales es menor que el de los formales, por lo que una de las consecuencias de que el mercado laboral esté inclinado a la informalidad ya está teniendo efectos en ese frente.

Precisamente, un informe del centro de estudios Anif, apunta que durante 2020 los hogares perdieron $30 billones de ingresos laborales, lo que también incide en una caída en el consumo de las familias.

Y en ese panorama, cabe apuntar que las principales ciudades, sobre todo Bogotá, aportaron en gran medida al deterioro del mercado laboral y de los ingresos, por cuenta de cierres y medidas sanitarias, por lo que los expertos insisten en que es urgente que se acelere el plan de vacunación y se eviten ese tipo de determinaciones.

Las perspectivas de recuperación

Ante esa foto que dejó el primer año de la pandemia en el país, los expertos le apuntan a que con la reapertura de más actividades y el avance del plan de vacunación se podrá restablecer los indicadores previos a la pandemia. Sin embargo, señalan que se deben tomar medidas que arreglen los problemas estructurales del mercado laboral, como la informalidad y las brechas sociales.

El Mintrabajo avanza en una política pública para impulsar la formalidad, está tramitando un proyecto de ley para cambiar las condiciones laborales de los trabajadores de plataformas digitales.

Por otro lado, la Misión de Empleo también está cerca de entregar los insumos para ver qué salidas hay para promover una reforma laboral, y que por ahora no tiene mucho espacio para ser discutida en el Legislativo. Eso sí, el Gobierno apunta a que este año el desempleo vuelva a ser de un dígito.

BRÚJULA

No dejar el empleo atrás. Ya es momento de hacerle un corte de cuentas a las promesas de generación de empleo.

Francisco Miranda Hamburger

Director de Portafolio

El pasado viernes el informe de mercado laboral del Dane confirmó que, en materia de empleos, el arranque del 2021 constituyó un bache en el camino de la recuperación.

La tasa de desempleo nacional del 17,3 por ciento no solo es la más alta desde hace seis meses sino también profundiza tendencias preocupantes como la brecha entre hombres y mujeres y la salida de la ocupación de personas con menor nivel educativo.

Superado el segundo pico de contagios y los confinamientos en las grandes capitales asociados a él y con la vacunación en marcha, los analistas económicos esperan un mejoramiento en febrero de la dinámica tanto del empleo como de la economía en general.

No sobra entonces reiterar la necesidad de que el proceso de reactivación económica jalone la recuperación del empleo con equidad. Si bien la mejor estrategia contra la pobreza es el crecimiento económico– y mucho más en tiempos de crisis- éste necesita un empujón desde la política pública para desembocar en puestos de trabajo estables, dignos y equitativos.

Dejar la generación de empleo única y exclusivamente al goteo de la reactivación empresarial de los sectores terminará con una recuperación desigual. Que los datos registren más de 4 millones de desempleados, el nivel de ocupados por debajo de los 20 millones y Bogotá aportando un cuarto de los desempleados en enero, es un escenario que demanda una política integral de creación y protección de puestos de trabajo.

Ya es momento de hacerle un corte de cuentas a las promesas de generación de empleo que traen las 554 iniciativas del plan de reactivación de la economía que impulsa el Gobierno Nacional. Asimismo es perentoria la decisión del Ejecutivo sobre una agenda de reformas y cambios en materia laboral que no se limiten a la inaplazable regulación del trabajo en casa y se ajusten a los nuevos tiempos.

El constante pesimismo en los hogares confirma que al empleo no hay que dejarlo atrás.

Francisco Miranda Hamburger
framir@portafolio.co
@pachomiranda

En Colombia hoy hay más de 150 ciudadelas que están en construcción

jueves, 25 de febrero de 2021

La mitad de las licencias de construcción han sido otorgadas a mega-proyectos de vivienda ubicados fuera de ciudades capitales

Pablo Morales Mosquera

Ciudades que no tuvieron una fecha de fundación y que se crean cerca a los grandes centros poblados, esa es la tendencia demográfica que se viene presentando en Colombia y que se aceleró con la llegada de la pandemia.

La Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol) identificó alrededor de 150 megaproyectos activos de vivienda en la periferia de las principales ciudades del país y destacó que estas iniciativas generarán más de 800.000 viviendas en los próximos años.

Según la entidad, la tendencia viene creciendo desde hace más de una década, ya que en los últimos 13 años la participación de las licencias de construcción en municipios pequeños o de tamaño intermedio pasó de ser 24% en 2008, a 34% en la actualidad.

Se han creado focos de desarrollo en lugares como la Sabana de Bogotá; en Rionegro, Antioquia; Soledad, Atlántico; municipios del Eje Cafetero como La Tebaida; alrededores de Bucaramanga y Cali, entre otras zonas.
Un estudio realizado por Camacol en 302 municipios identificó que la mitad de las licencias de construcción que se expide en el país se otorga a proyectos ubicados fuera de las capitales.

Sandra Forero, presidente de Camacol, destacó que, alrededor de las principales urbes, el espacio para nuevas construcciones favorece los procesos de urbanización. Resaltó, además, que el trabajo remoto, sumado a una oferta inmobiliaria muy atractiva, aceleró esa tendencia de vivir fuera de las principales ciudades y cada vez habrá mayor número de urbes de ese tipo.
Ciudadelas como Lagos de Torca, donde participan varias constructoras; Ciudad del Valle en Candelaria, Valle del Cauca de Constructora Bolívar; Villa del Río en Jamundí de Constructora Consenza; o Ibera-Castilla de la constructora Marval, forman parte del catálogo de esta nueva tendencia hacia el desarrollo de megaproyectos de vivienda constituidos como nuevas ciudades en las periferias.

Sobre la tendencia, Alejandra Robledo, gerente de creación de Capital Social en Constructora Bolívar, explicó que estos proyectos siguen aumentando también por los costos de la tierra y a la aprobación de planes parciales en ciudades vecinas.

Adicionalmente, por la parte de la demanda, las personas escogen estos proyectos ya que “se pueden conseguir viviendas más grandes, la congestión es menor y el contacto con la naturaleza es constante”, explicó Amarilo, que agregó que la pandemia generó conciencia sobre el valor de ciertos aspectos como la luz y la ventilación natural, los espacios más amplios, las energías renovables y las prácticas sostenibles.

Para Roberto Moreno, presidente de Amarilo, el propósito de la compañía al ejecutar macroproyectos en áreas que no han sido urbanizadas además es aportar a la construcción de ciudades y comunidades sostenibles a través de un desarrollo integral del territorio.

Otra razón para que las personas prefieran estos desarrollos es que se puede conseguir una oferta de lugares de mayor tamaño al mismo precio que uno más pequeño en la ciudad.

Serena Del Mar: Una macro ciudad en Cartagena.

Bajo el concepto de “ciudad dentro de la ciudad” creció el complejo de vivienda Serena del Mar que cuenta con 17 proyectos de vivienda en diferentes etapas. Son siete las constructoras que forman parte de este megadesarrollo urbano, ubicado en la costa norte del área metropolitana de Cartagena. Las compañías que le apostaron fueron: Amarilo, Attia, Arias Serna y Saravia, Epic Diseño + Construcción, Grupo Daer, Mejía y Villegas y Prodesa.

La tebaida será foco de desarrollo del eje cafetero

Para 2021, la constructora Marquéz y Fajardo tiene programado vender 1.000 viviendas cuyo costo está por debajo del límite de los $454 millones correspondientes a subsidios del Gobierno. También está el megaproyecto Puerta del Edén, que cuenta 330 apartamentos de interés social, para cada una de sus tres etapas de construcción. El área de estas unidades de vivienda oscila entre los 38 y los 60 metros. La primera etapa se desarrolló durante el transcurso del 2020.

Lagos de torca seguirá expandiendo la sabana

Para 2021, la apuesta más importante en la Sabana de Bogotá será Lagos de Torca, donde se construirán 130.000 viviendas multiestrato en un área de 1.800 hectáreas. Las constructoras involucradas son: Alcabama, Amarilo, Andalucía, Colpatria, Hayuelos, Mazuera y Urbansa. También hay otros proyectos enfocados en la propiedad horizontal como Hacienda Samaria en Cota, que cuenta con cuatro etapas de 276 casas, con áreas entre 136 y 148 metros.

Desarrollo a 30 minutos de Barranquilla

Esta zona cuenta en la actualidad con el desarrollo de 86 grandes proyectos. A manos de la Constructora Bolívar está Ciudad del Puerto en Soledad, Atlántico. También está San Antonio de Amarilo, un desarrollo que comprenderá 80 hectáreas, de las cuales 37, están destinadas para la construcción de más de 5.000 viviendas. Ciudad Del Parque de Marval, tendrá 8.500 viviendas rodeado de parques y alamedas que avanzará en gran medida para 2021.

Algunos proyectos cerca a Cali siguen creciendo

En la zona de Cali y sus alrededores, uno de los proyectos más grandes de Constructora Bolívar es Ciudad del Valle, en Candelaria. Para este proyecto se hizo una planta de potabilización de agua, plantas de tratamiento de aguas servidas y lagunas que regulan las aguas lluvia para evitar inundaciones. También está Ciudadela Villa del Río, de Constructora Consenza, con 1.184 nuevas viviendas VIS en el sur de Jamundí. La primera etapa de este proyecto se entregará en 2023.

Floridablanca y Piedecuesta continúan creciendo

En Bucaramanga y su área metropolitana, se están construyendo ciudadelas en Floridablanca y Piedecuesta. La constructora Marval está desarrollando cuatro megaproyectos. Uno es El Country, en Floridablanca con 4.200 viviendas. El segundo, en Piedecuesta, es Río del Hato, que contará con 8.400 viviendas, y Tierra Buena tendrá 3.550 unidades de estrato tres. Al sur de Piedecuesta, en la zona llamada Barro Blanco, se están construyendo 1.800 viviendas de interés social.

“El sector constructor aporta cerca de 1,5 millones de empleos”

jueves, 25 de febrero de 2021

En el panel sobre las megaciudades que contribuirán a la reactivación de la economía, el presidente de Amarilo habló de reactivación

Pablo Morales Mosquera

En el foro organizado por el Diario La República ‘Construyendo Megaciudades, obras que reactivarán la economía’ participó Roberto Moreno, presidente de Amarilo, quien profundizó en que el sector de la construcción en Colombia aporta en la actualidad, alrededor de 1,5 millones de empleos.

Moreno aseguró que el sector constructor es un pilar fundamental para la reactivación económica en Colombia y un motor en la generación de empleo en todo el territorio nacional.

Hizo énfasis en los nuevos espacios que se han generado en medio de la pandemia para que el sector de la vivienda saque provecho de las nuevas tendencias de consumo de unidades. Destacó que la recreación, el descanso y el trabajo, convergen ahora en un mismo espacio.

El presidente señaló que se viene reconstruyendo una política de vivienda muy sólida en Colombia, con base en la nueva ley de vivienda y en los subsidios para VIS y no VIS impulsados por el gobierno.

El 2020, agregó, fue un año extraordinario. “Las oficinas no desaparecerán. El trabajo flexible hace que las familias busquen espacios con zonas comunes robustas y oficinas en casa”.

Estos son algunos de los cambios sustanciales en la nueva ley de vivienda y hábitat

jueves, 25 de febrero de 2021

Esta nueva ley garantizó un acceso más expedito a los subsidios y estableció normas más claras para la planeación territorial

Pablo Morales Mosquera

El pasado 14 de enero, el presidente Iván Duque sancionó la ley de vivienda y hábitat. La nueva legislación garantizó un acceso más expedito a los subsidios de vivienda, pero además, estableció normas con respecto a la política de vivienda rural, y contribuyó al aumento en capacidad de planificación territorial de los municipios.

Esta ley, según Sandra Forero, presidente de la Cámara colombiana de la construcción (Camacol), avaló la posibilidad de enajenar la Vivienda de Interés Social (VIS), brindó nuevas condiciones para la financiación, e instrumentos para el ordenamiento territorial, entre otros beneficios.

La norma, aseguró Forero, flexibilizó las condiciones para la venta de unidades subsidiadas. Lo cuál, agregó, resulta favorable para el crecimiento y el ascenso social de las familias que adquieren VIS.

La presidenta de Camacol, explicó que, antes, las familias beneficiarias debían durar cinco años con la vivienda para poder venderla, ahora, lo puede hacer de manera inmediata.

Con respecto a los créditos de vivienda mencionó que la ley modificó los tiempos máximos para los créditos hipotecarios y demás modalidades de financiamiento.

Finalmente, en relación a los procesos de habilitación de suelo, la ley estableció la definición de mecanismos para darle agilidad a la aprobación de los planes parciales.

Las obras civiles que dinamizarán la economía en las regiones de Colombia

jueves, 25 de febrero de 2021

Cada mes se ejecutan $600.000 millones en obras por parte de la ANI

Anderson Urrego – aurrego@larepublica.com.co

En todo el territorio nacional, cada mes se ejecutan $600.000 millones en obras civiles, por parte de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI). Las obras de cuarta generación (4G), que tienen un costo de $46 billones, junto con el proyecto Ruta del Sol, Sector 3, son las obras principales de la entidad.

El año pasado, según cifras del Dane, la inversión en obras civiles cayó más de 30 puntos porcentuales. Pese al impacto, el Gobierno dice que este sector está llamado a tener un rol trascendental de cara al plan de reactivación económica.

Para este 2021, el equipo de investigadores de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), prevé que el aporte del rubro de obras civiles será 1,7% del PIB. Esto sobre una proyección de crecimiento de 4,3% en la economía nacional.

En la región de Antioquia y el Eje Cafetero, la Autopista Conexión Pacífico 3, es uno de los proyectos que tendrá más impacto en la economía. Manuel Gutiérrez, presidente de la ANI, dijo que este corredor tiene una inversión de casi $2 billones, cuenta un nivel de avance cercano a 80%, y aún restan por ejecutar $300.000 millones en dicha obra.

Allí también resalta la Ruta del Agua, que va desde el municipio del Santuario, cerca al Valle de Aburrá, hasta Caño Alegre, al lado de la troncal del Magdalena. Esta doble calzada permitirá a Bogotá estar a solo cuatro horas de Medellín.

Respecto al departamento de Santander, Gutiérrez afirmó que la concesión Bucaramanga – Barranca – Yondó, se entregará a finales de este año o al principio de 2022; a corte de hoy las obras están a 60%. “Nos queda por ejecutar un poco mas de $600.000 millones en este proyecto”, afirmó el director. También resalta el corredor de Pamplona – Cúcuta, una doble calzada que incluye la variante de Pamplona, con una longitud de 60 kilómetros y un capital previsto de $1,7 billones.

La Costa Caribe, por su parte, verá materializada la Ruta del Sol, Sector 3. Este corredor perteneciente a las concesiones 3G, está a cargo de la concesionaria Yuma y es uno de los más largos del país con 456 kilómetros de trayecto; de los 2 billones adjudicados a esta ruta, serán ejecutados cerca de $1,5 billones en lo que resta del Gobierno del presidente Iván Duque.

Asimismo, en la zona norte de Colombia, se localiza la Puerta de Hierro, Palmar de Varela – Cruz del Viso, concesión en proceso de recepción de la interventoría y donde ya han sido entregadas dos unidades funcionales de tres; la que resta está en etapa de revisión.

Hacia la zona suroccidental, en Nariño, se encuentra la doble calzada de Rumichaca, que conecta directamente con la frontera de Ecuador. Allí solo hacen falta 10% de las obras, lo que representa un monto asignado de $1,8 billones hasta el momento; sin embargo, aún resta un valor de $230.000 millones a la espera de ser ejecutados.

Como perspectiva de esta región, la directora de la sección occidente de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, María Álvarado, apuntó que varios proyectos están en estructuración, pero el grueso de las obras, en dicho sector, se verá reflejado más en 2022 que en 2021.

En esta parte del mapa, la ANI acotó que el proyecto de la Nueva Malla Vial del Valle del Cauca ya cuenta con pliegos definitivos y espera mejorar la movilidad con los municipios de influencia de Cali y Palmira, generando 34.409 empleos.

Entre las obras públicas que serán entregadas por parte del Invias, resaltan el proyecto Cruce de la Cordillera Central; la doble calzada variante de Ciénaga; la vía Anapoima – Mosquera; la segunda calzada Buga -Buenaventura, y la vía Los Curos – Málaga. La entidad inició también la pavimentación del proyecto Quibdó-Pereira, que contará con una nueva inversión de $220.000 millones para su terminación.

Reactivan obras del proyecto de ampliación a tercer carril doble calzada Bogotá-Girardot

Entretanto, hacia el centro del país, la Agencia destacó la concesión Bogotá – Girardot, proyecto que permaneció paralizado hasta hace pocos días y que supone una inversión de $2,1 billones. Junto a esta, también destaca la Perimetral de Oriente de Bogotá en la unidad funcional 4 hasta Guatavita.

Por último, rumbo a la región Orinoquía, se encuentra la APP Chirajara – Fundadores de 85 kilómetros de longitud, con un avance de 81% y $600.000 millones aún por invertir. Cabe anotar que $23 billones es el monto de dinero que resta por ejecutar en las obras de 4g en todo el país.

Los 5g avanzan en ‘un programa por olas’

La primera ola de este programa lo componen carreteras, senderos férreos, proyectos aeroportuarios y concesiones fluviales. Los fluviales son dos: la APP del río Magdalena y el Canal del Dique; entre ambos están siendo ejecutados $2,5 billones y deben quedar contratados en el primer semestre ya que la licitación se abrirá en abril. El tramo férreo La Dorada – Chiriguana recibirá $1,8 billones.

Además, $4,9 billones será la inversión en los puertos aéreos de Cali, Cartagena y San Andrés.

Marzo 01 De 2021 – 09:00 P. M.

Mercado Libre entrará a competir en alimentos

La compañía adelanta la construcción de su bodega de 52.000 metros cuadrados y reforzará su flota de vehículos de entrega.

PORTAFOLIO

Mercado Libre sigue conquistando nuevos segmentos de negocio y, para ello, adelanta la construcción de una bodega de 52.000 metros cuadrados en Funza, Cundinamarca, para tener un sólido centro de distribución de sus ventas por internet.

Así lo explica Juan Camilo Pachón, head de Marketplace de la firma, quien agrega que reforzarán este complejo con una mayor flota de vehículos propios que realizarán la distribución urbana de sus ventas.

Con este sistema quieren garantizar entregas en menos de 48 horas en 20 ciudades del país, al tiempo que en otras cuentan con despachos en 24 horas y menos.

Y, junto con esto, el directivo explica que aunque hoy ya tienen algunos productos de consumo disponibles, estos cambios en la logística y capacidad también permitirán acceder a una oferta más completa de productos de supermercado y alimentos, especialmente de las categorías de mayor duración, para empezar a competir contra el resto de empresas que ofrecen este servicio a domicilio.

FENÓMENO EMPRESARIAL

De otra parte, para reforzar su apoyo a nuevos emprendimientos, el año anterior hicieron un ejercicio con la Alcaldía de Bogotá para llevar el comercio electrónico a más de 3.000 micro y pequeñas empresas.

En el plan, además del conocimiento digital, de compartir técnicas y de formarlos, se les dieron tratamientos preferenciales para que pudieran tener más y mejor presencia para que sus negocios pudieran escalar, explica Pachón, de la firma.

“Hoy por hoy, si bien muchas grandes marcas tienen sus propios portales, siguen prefiriendo estar en Mercado Libre, porque les garantizamos mayor visibilidad, seriedad, negocios, eficacia y eficiencia en lo que hacemos”, subraya el head de Marketplace.

Respecto al comportamiento de las ventas del año anterior, Pachón indica que el desempeño estuvo dentro de lo presupuestado, con renglones líderes como productos electrónicos, celulares, audio y video; y que las sorpresas se registraron en líneas de mucho crecimiento como equipamiento médico, farmacia, hogar y artículos y prendas deportivas, debido a los nuevos hábitos que han adquirido las personas por la pandemia.

Junio 16 De 2020 – 05:19 P. M.

Centro Comercial Avenida Chile abre tienda en Mercado Libre

Trasladó parte de sus canales de venta al ‘e-commerce’ en esta  la plataforma.

PORTAFOLIO

El Centro Comercial Avenida Chile se convirtió en el primer centro comercial en Colombia que traslada parte de sus canales de venta al e-commerce convirtiéndose en Tienda Oficial dentro de la plataforma de Mercado Libre.

(Lea: Acceda a una de las 200 vacantes que Mercado Libre abrirá en el país)

“Con esta transformación estamos trasladando nuestras tiendas a un espacio en donde los consumidores se sientan seguros y cómodos comprando. Ser una tienda oficial de Mercado Libre nos permitirá evolucionar y mantenernos vigentes en el mercado de tal manera que logremos reactivar nuestro flujo de ventas nuevamente”, dice Diana Carolina Torres Chávez, Directora De Mercadeo del Centro Comercial Avenida Chile.

(Lea: MercadoLibre contratará a especialistas en informática en Colombia)

La tienda oficial del centro comercial entró a operar bajo la plataforma de Mercado Libre el pasado primero de junio y se pueden encontrar más de 20 tiendas que hacen parte de Avenida Chile, dándole la oportunidad a los usuarios de acceder a sus marcas favoritas con tan solo un “click” de distancia a través de la página https://tienda.mercadolibre.com.co/avenida-chile.

Además de esto, el proceso de entrega y venta de los productos que se ofrecerán a través de la plataforma integrará a los colaboradores del centro comercial apoyando así mismo a estas personas que se encontraban en medio de la incertidumbre con el congelamiento de sus empleos.

Las Tiendas Oficiales dentro de la plataforma, ofrecen la oportunidad de comprar directamente a la marca teniendo la confianza que brinda el programa de Compra Protegida de Mercado Libre, donde si el producto que compraste no cumple las expectativas, lo puedes devolver sin ningún inconveniente y el valor será reembolsado.

“El propósito de las Tiendas Oficiales de Mercado Libre siempre ha sido el convertirnos en el mejor aliado y el puente perfecto para que tanto marcas como establecimientos consigan establecer un mayor contacto con los consumidores y desarrollen canales de ventas sólidos, que les permitan mantenerse vigentes y competitivos dentro del mercado”, indicó Juan Camilo Pachón, Head de Marketplace de Mercado Libre Colombia.

Marzo 01 De 2021 – 09:00 P. M.

Inmoval busca impulsar el negocio de centros comerciales a largo plazo en Colombia

jueves, 4 de marzo de 2021

Este sería solo el primer paso para seguir consolidándose como un jugador importante para desarrollar la industria en Colombia

Parque Arauco, operador líder de centros comerciales en Latinoamérica, aceptó a principios del mes de febrero una oferta por $588.000 millones de pesos del Fondo de Inversión Colectiva Inmobiliario (Inmoval), administrado y gestionado por Credicorp Capital, por el 49% de la participación en dos de sus centros comerciales más importantes en el país, Centro Comercial Parque La Colina en Bogotá y Centro Comercial Parque Caracolí en Bucaramanga.

El cierre del acuerdo, uno de los más relevantes del sector por el valor de los activos, se dio en medio de la crisis generada por el covid-19 y con esta apuesta se convirtió en uno de los principales jugadores del sector inmobiliario.

Pese a la coyuntura de los centros comerciales, uno de los sectores más golpeados en medio de la pandemia, por las restricciones a la movilidad, la empresa ve esta inversión como un plan estratégico a largo plazo, ya que creen que estos lugares serán visitados no solo para realizar compras, “sino que se establecerán como espacios que ofrecerán la posibilidad de vivir nuevas experiencias y fomentarán la socialización” comenta Adriana Hurtado, Directora de Inversiones Inmobiliarias de Credicorp Capital.

Este sería solo el primer paso para seguir consolidándose como un jugador importante para desarrollar la industria en Colombia, uno de los países con menor cantidad de metros cuadrados de áreas comerciales por cada 1.000 habitantes, ubicándose incluso por debajo de Chile y México en América Latina. Para los inversionistas esta condición muestra el alto potencial de crecimiento y valorización en este tipo de inmuebles.

Carlos Betancourt, director ejecutivo de la Asociación de Centros Comerciales de Colombia (AceColombia), aseguró que en la medida que el comercio vuelva a dinamizarse los centros comerciales sobrevivirán a la crisis económica y comercial causada por la pandemia y volverán a ser el centro de socialización de las familias.

Sobre la movida empresarial, Betancourt agregó que el modelo de centros comerciales con único dueño, como Parque Colina o Parque Caracolí, genera absoluta confianza en los inversionistas. Además, señaló la importancia de estos inmuebles que, según él, tienen un valor interesante, no solo por el costo que representan, sino por su trayectoria en las ciudades en las que están ubicadas.

Sobre la escogencia de estos puntos, Credicorp Capital considera que han sido exitosos al mostrar una alta flexibilidad para adaptarse a las tendencias del consumidor.

Este acuerdo con Parque Arauco se posiciona como la principal transacción de Inmoval desde el inicio de sus operaciones en el año 2009 y es una de las más importantes del mercado inmobiliario nacional (medida por el valor de los activos). Esta transacción refleja la estrategia del fondo: operaciones relevantes que buscan asociaciones con operadores de primer nivel en las distintas clases de activos, que consideramos aportan a la rentabilidad de largo plazo de nuestros inversionistas, agregó Hurtado. Además, permite la rapidez en la transformación, tanto por su capacidad para implementar estrategias encaminadas a optimizar la mezcla de la oferta disponible, como para obtener eficiencias operacionales y reducir la vacancia, tal como se ha evidenciado durante esta crisis.

El Centro Comercial Parque La Colina está ubicado en el noroccidente de Bogotá, cuenta con un área arrendable total de 65.000 metros cuadrados distribuidos en tiendas departamentales, un boulevard gastronómico, una plazoleta de comidas, una zona de encuentro para emprendedores, cines y juegos.

Su diseño, combinado con sus estándares de sostenibilidad ambiental, lo llevaron a ser el primer centro comercial en Bogotá que recibió la certificación LEED Gold. Estas características lo hacen un inmueble altamente eficiente en consumos de agua y energía, con ahorros de 42% y 21%, respectivamente

El Centro Comercial Parque Caracolí, en el área metropolitana de Bucaramanga, es un complejo mixto con 30.000 metros cuadrados de área comercial y 10.000 metros cuadrados de oficinas. Además, incorpora al hotel cinco estrellas Sonesta Bucaramanga.

Marzo 04 De 2021 – 08:00 P. M.

Sisbén IV moderniza base de datos para programas sociales

Nueva clasificación por niveles de pobreza, recolección de información por medios electrónicos y georreferenciación, los cambios.

PORTAFOLIO

Apartir de este viernes, 5 de marzo, entrará en operación en el país el Sisbén IV, la actualización de la base de datos que clasifica la población por su condición socioeconómica, cuya información utilizan diferentes programas sociales para definir a sus beneficiarios.

(Gobierno presentó nuevo Sisbén y espera optimizar programas sociales). 

El nuevo Sisbén, cuya estructuración y puesta en marcha inició con el Conpes 3877 de 2016, actualiza el sistema que estaba vigente desde 2011, y que ya tenía una desactualización de más del 74% de la información.

Entre las principales novedades del sistema está un cambio de metodología, con el cual su modelo de clasificación dejará de manejarse a partir de puntajes para pasar a un esquema de cuatro grupos.

Así mismo, se introdujeron mejoras operativas, como la centralización de la información en una sola base de datos a cargo del Departamento Nacional de Planeación (DNP), lo que a su vez también permite tener actualizaciones en tiempo real y el cruce de información con otras bases de datos estatales. Además, la recolección de la información para este Sisbén se está manejando por medio de dispositivos electrónicos.

“Los colombianos deben saber que antes del Sisbén IV se recaudaba la información a papel y lápiz, estamos en mora de incluirle avances tecnológicos y en innovación”, aseguró el director de Planeación Nacional, Luis Alberto Rodríguez.

(Atento a los cambios que trae el Sisbén para el 2021). 

Además, el Sisbén IV incluye también un componente de georreferenciación, lo que permitirá detallar información sobre la ubicación geográfica de las familias, ya sea a nivel de ciudad, de un barrio, municipios o corregimientos.

“De seguro esta información que tenemos hoy en el Sisbén IV nos servirá para diseñar nuevos programas, para atender a la población y la pandemia, para tener una reactivación masiva y segura”, aseguró el director de Planeación Nacional en la presentación.

MEDICIÓN DE LA POBREZA

El Sisbén IV y su nuevo modelo de clasificación en grupos en lugar de puntaje parte de las mediciones de pobreza monetaria y multidimensional. El nuevo programa incorpora tanto criterios que se relacionan con la calidad de vida de las personas como con la capacidad de generación de ingresos de los hogares.

De acuerdo con Planeación Nacional, con esto se busca “identificar con mayor facilidad a las personas con mayores carencias”, y que los subsidios lleguen a quienes tienen mayores niveles de pobreza.

Eso se haría por medio del análisis de dimensiones de vivienda, salud, educación y mercado laboral, buscando así que los subsidios lleguen a la población con mayores niveles de pobreza y vulnerabilidad.

Dentro del sistema hay en la actualizad información de 23 millones de personas, de estas, 4,6 millones están clasificadas dentro del grupo A, que hace referencia a quienes viven en condiciones de pobreza extrema, y equivalen a 19,7%del total de la población dentro del sistema.

En el grupo B, que engloba la categoría de personas en condición de pobreza, se encuentra la mayor cantidad de ciudadanos, 8,5 millones, que representan 36,2% de los que están dentro del Sisbén.

En el grupo C están los vulnerables (33,6%), que son 7,9 millones de personas, mientras que en el grupo D están quienes no se clasifican dentro de niveles de pobreza o de vulnerabilidad, que corresponde a 2,4 millonesde personas.

Además, dentro del Sisbén IV también se tendrá en cuenta las características de la pobreza por departamentos, diferenciando sus zonas rural y urbana, de modo que se puedan priorizar áreas con mayores necesidades.

PROGRAMAS SOCIALES 

La base de datos del Sisbén actualizada es un insumo fundamental para que los diferentes programas sociales del Gobierno nacional y territorial puedan identificar a sus potenciales beneficiarios. De allí que con el nuevo Sisbén se busque que las entidades puedan focalizar mejor sus recursos para atender las necesidades de la población vulnerable, y registrar nuevos hogares que por el cambio en sus condiciones de vida requieren de estos beneficios.

A pesar de la actualización, Planeación Nacional aclaró que el Sisbén no sacará a nadie de los planes sociales, pues “es un sistema de información”, y son los programas los que deciden según criterios propios quienes serán sus beneficiarios. Cabe destacar que las estrategias a cargo de los ministerios de Agricultura, Educación, Vivienda y otras entidades nacionales como Prosperidad Social, Colpensiones, el Icetex, el ICBF y la Unidad de Víctimas utilizarán la base del Sisbén IV para sus asignaciones de beneficios.

El Gobierno ya ha hecho uso de la información del nuevo Sisbén, la cual se viene recolectando desde el año 2017, cuando se empezaron a aplicar en el país las encuestas de Sisbén IV. Durante la pandemia este insumo se aprovechó para el desarrollo de programas como Ingreso Solidario o la devolución del IVA.

Ahora, el Gobierno se está enfocando en que las personas que no se encuentran registradas realicen la encuesta del Sisbén IV, para anunciar las novedades como el cambio de residencia, en sus condiciones socioeconómicas o la inclusión de un nuevo miembro en el hogar.

Quienes no se encuentren incluidos en el Sisbén debe solicitar su aplicación gratuita en la oficina Sisbén del municipio en el que vive. Para este nuevo sistema de información, el Gobierno encuestó a más de 25 millones de personas, y también se habilitó la posibilidad de que las personas se inscriban a demanda.

Cabe recordar que pueden ingresar al sistema no solo los ciudadanos colombianos, sino también extranjeros que tengan sus documentos validados, y deben presentar su cédula o salvoconducto para ello.

EVOLUCIÓN DEL SISTEMA

El Sisbén se utiliza desde 1997 para focalizar el gasto social del Estado hacia las personas más pobres y vulnerables, cuando se creó el Sisbén I, que se enfocó en conceptos de exclusión productiva de las personas.

Posteriormente, en 2005, se renovó el sistema, con el Sisbén II, que incorporó medidas de asistencia contra la exclusión social y los primeros programas de transferencias monetarias en el país.

En 2011 llegó la tercera versión del Sisbén, que introdujo además de los conceptos de exclusión social que se traían del Sisbén II novedades como un análisis por estrato socioeconómico.

Estos son los efectos económicos que deja el primer año de pandemia en Colombia

sábado, 6 de marzo de 2021

Se cumple un año del primer caso de covid-19. En estos 12 meses, la economía se desplomó 6,8% y hay 4,1 millones de desempleados

Noelia Cigüenza Riaño – nciguenza@larepublica.com.co

Hace 365 días nadie hubiera imaginado que la pandemia del covid-19, que apenas estaba por afectar a su primera víctima en Colombia, esa mujer de 19 años que llegó procedente de Milán (Italia) y que se convirtió el 6 de marzo de 2020 en el primer contagio oficial, dejara un cóctel explosivo en una economía que buscaba mantener el impulso de crecimiento.

Doce meses después de la incertidumbre inicial que acabó afectando a todas las esferas de la sociedad: desde la salud, al comercio, la industria, la educación o el agro, el saldo de la pandemia es el de la peor recesión de la historia con una caída de 6,8%, con más de 4,1 millones de desempleados a enero de este año y con miles de empresas que tuvieron que echar el cierre ante el confinamiento que se extendió varios meses para poder contener al virus.

Pero estos no fueron los únicos indicadores que se fueron al piso en ese 2020 que quedará en la memoria de todos como el del inicio de la pandemia. Otros como la confianza del consumidor, la industria manufacturera o el dato de inflación registraron el año pasado niveles nunca antes vistos. Al igual, solo entre enero y octubre se cerraron hasta 509.370 micronegocios.

Toda esa situación llevó al Gobierno a cambiar de planes de un día para otro. De pensar en la inversión en infraestructura para apalancar la senda de crecimiento, se pasó a activar una fase de contención y a declarar tanto un estado de emergencia sanitaria como Económica, Social y Ecológica que le ha permitido al Ejecutivo tomar medidas excepcionales. Adicional a ello, el Gobierno creó un fondo específico centrado en atender la pandemia.

Este es el Fondo de Mitigación de Emergencias (Fome) del que ya se han utilizado más de la mitad del total de $40,5 billones que se tienen. Desde ahí se asignan los recursos del Ingreso Solidario, los subsidios a la nómina a través del Programa de Apoyo al Empleo Formal (Paef) o las transferencias para los programas de Familias en Acción, Jóvenes en Acción o Colombia Mayor.

Entre otros, en materia económica se dictaron medidas especiales en cuanto a procesos de insolvencia, de arrendamiento de locales comerciales o decretos para crear el Paef y otros alivios económicos para las pequeñas y medianas empresas.

Sin embargo, de llegarse a necesitar más recursos el propio ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, aseguró el jueves en medio de la presentación del Plan Financiero para 2021 que no habría cómo ampliar el Fome. En estos momentos, la cartera de Hacienda está dedicada a preparar una propuesta fiscal que consiga más recursos, en concreto, unos $15 billones para el próximo año. Por ello, aunque polémico, se tiene en la mira que las personas naturales paguen más impuestos, tanto indirectos como el IVA como directos. Al igual, se está revisando en detalle todo ese paquete de exenciones que hoy suponen hasta $92 billones.

La brecha social también se ha ampliado con la pandemia. Según la encuesta de Pulso Social del Dane, se sabe que 2,3 millones de hogares solo ingieren actualmente dos comidas al día, que 69,8% de los jefes de hogar no tiene posibilidades de ahorrar alguna parte de sus ingresos y que otro 19% ni siquiera cuenta con ellos.

Además, según la base ya conocida del Sisbén IV, ya se han identificado a 4,6 millones de personas en condiciones de pobreza extrema, otros 8,5 millones en pobreza moderada y más de 7,9 millones están dentro de la población catalogada como vulnerable.

En detalle, el comercio o el turismo fueron dos de los más afectados el año pasado. Según Fenalco Bogotá, desde que se ordenó el cierre de establecimientos el 21 de marzo de 2020 por un simulacro en la capital que empató con la orden del Gobierno de aislamiento preventivo obligatorio se inició el peor año de la historia para la economía. En ese periodo, han cerrado hasta 58.000 locales en Bogotá.

Por el lado de turismo, desde Anato esperan que las restricciones sigan cediendo en la medida en que la vacunación vaya aumentando tanto en Colombia como en el mundo para que las personas tengan más confianza a la hora de viajar.

Y es que después de un año de convivir con el covid-19, ahora la problemática es que las 61,5 millones de dosis que el Gobierno compró lleguen cuánto antes y se logren aplicar. Hasta el momento, han aterrizado 509.722, se han distribuido 409.722 y solo se han aplicado 206.475. Entre tanto, los contagios ya llegan a más de 2,2 millones y hay más de 60.100 fallecidos al 4 de marzo.

Reforma tributaria: ¿cuáles impuestos tocará y qué pasará con Ingreso Solidario?

Edilma Pereira Romero

El Gobierno le apunta a recortar ‘gabelas’ tributarias de diversos impuestos, entre estos el IVA y la renta de personas naturales y jurídicas.

En materia tributaria, no hay manera de dejar para mañana lo que se debe hacer hoy. El impacto de la pandemia en las cuentas del país es dramático. El déficit fiscal alcanzó 7,8 % del PIB en 2020 y para este año estaría en 8,6 %. La deuda contraída para atender las crecientes necesidades sociales llegó a 66,7 % del PIB. Y este año seguirá en aumento.

Las cuentas no dan espera y hay que pagarlas. En especial cuando los ojos de las calificadoras internacionales de riesgo están sobre Colombia, pendientes de las decisiones que tomará el Gobierno para cumplir sus compromisos.

Históricamente, el país ha sido una de las economías más estables de la región, que honra sus compromisos y por eso ha conservado la confianza de los mercados. Si la pierde, también pierde el grado de inversión, lo que aumentaría el costo del financiamiento y, de paso, el de la deuda. Y como se sabe, la inflación es el impuesto más cruel para los pobres.

Además, para contrarrestar los efectos de la pandemia, el Gobierno tendrá que fortalecer las ayudas sociales, velar por los más vulnerables y buscar la rápida reactivación de la economía. Esto implica desarrollar proyectos estratégicos que garanticen más empleo, crecimiento e inversión. Si bien la esperada venta a Ecopetrol de 51,4 % de las acciones del Gobierno en ISA le podría representar unos US$ 4.000 millones, es una movida única y las necesidades fiscales son superiores para garantizar estabilidad hacia el futuro.

La reforma es necesaria. Algunas voces han pedido aplazar la tributaria. Pero la situación no da espera. Frente a este agobiante panorama fiscal, el Gobierno decidió jugársela por impulsarla. Y esta reforma no tiene antecedentes: será la primera vez que un ajuste de impuestos sea aprobado en el primer semestre.

La decisión no resulta fácil: la actividad productiva tuvo el año pasado una contracción de 6,8 %; el recaudo cayó más de $ 20 billones, el desempleo se trepó a 15 % y hay incertidumbre sobre la velocidad en la recuperación. “La compleja situación y un déficit superior este año al del año pasado pone las cuentas de 2022 muy estresadas, frente a un stock de deuda que va a aumentar”, dice José Ignacio López, director de Investigaciones Económicas de Corficolombiana.

Como lo advierte Anif, esta reforma fiscal es muy importante para recuperar el empleo y el ingreso de los hogares, retomar una senda de crecimiento más cercana a nuestro PIB potencial y mejorar la competitividad del país.

“Aprobar e implementar esta reforma es fundamental para mejorar el bienestar de Colombia y para reducir la pobreza (…). Los ingresos tributarios del Gobierno nacional son la única fuente para financiar el gasto social, instrumento directo para mejorar el bienestar de la población”, advierte la entidad.

Ninguna tributaria es popular y esta no será la excepción. Llega en un momento complejo por la polarización. Además, ya avanza la carrera electoral y la iniciativa puede usarse como un caballo de batalla en los debates políticos. Pero así como es de impopular, es al mismo tiempo necesaria.

Y quizás la más ambiciosa. En los últimos 25 años los Gobiernos han acudido a las reformas tributarias casi cada 18 meses, con cifras de recaudo que no han superado cinco billones de pesos, aunque la última generó alrededor de $ 7 billones.

Esta vez el Gobierno irá por $ 15 billones, como lo anunció esta semana el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, al presentar el Plan Financiero. Y no por los 2 puntos del PIB, unos $ 20 billones, de los que se había hablado el año pasado. Además de aumentar el recaudo, tendrá un componente para impulsar la eficiencia y racionalidad en el gasto. Por eso el presidente ha insistido en que, más que una tributaria, es una reforma fiscal.

La gran pregunta es cómo hará el Gobierno para ajustar las cargas sin afectar ni el crecimiento ni el consumo y lograr que los más vulnerables no sean los más golpeados.

Las medidas

El Gobierno ya empezó a socializar la reforma con un grupo de parlamentarios para alistar su presentación una vez se reinicien las actividades del Congreso, va mediados de este mes. Una de las primeras decisiones que alistaría el Gobierno es que, como lo han pedido algunos gremios, empresarios y analistasla tributaria empezaría a generar recaudo en 2022 y sus efectos plenos se sentirían en 2023.

Es decir que la administración Duque no vería su impacto, aunque asumiría el costo político. El recaudo le quedaría al próximo Gobierno, que contaría con una base fiscal más estable. Esto marcaría un cambio en la transición política, pues cada vez que se va un Gobierno, el que llega se queja de que le dejaron ‘la olla raspada’.

Uno de los cambios importantes de la reforma es que buscará eliminar o aplazar decisiones que se tomaron en la Ley de Crecimiento de 2019. Todo indica que la propuesta incluiría la eliminación al descuento de renta sobre el ICA hasta por el 50 % en los primeros años y luego la totalidad. Varios analistas y tributaristas hicieron reparos a este beneficio, porque se trata de impuestos de naturalezas distintas.

© Proporcionado por Semana 

Las gabelas tributarias en el país cuestan más de $ 90 billones, por lo cual las están revisando cuáles recortar y cuáles mantener en el tiempo. Fedesarrollo calculó que el impacto de este descuento en el recaudo fue de $ 1,6 billones menos el año pasado; en 2021 serían $ 1,7 billones menos; en 2022 serían $ 1,9 billones y en 2023, cuando se podría descontar 100 % del ICA dentro del impuesto de renta, el menor recaudo lo estimó en $ 7,4 billones.

La pasada tributaria incluyó otra iniciativa para impulsar la inversión empresarial: reducir el impuesto de renta a 32 % en 2020, a 31 % en 2021 y a 30 % a partir de 2022. Esa decisión se aplazaría por un tiempo, aún por definir, y permitiría revertir el menor recaudo, que Fedesarrollo estima en $ 1,3 billones para 2020; $ 2,7 millones en 2021 y $ 4,3 billones para 2022.

También se analizan nuevos impuestos a las transacciones de bonos o de acciones en el mercado de valores, como lo han hecho otros países. Pero una especie de Gravamen a los Movimientos Financieros (estilo 4 x 1.000) para las transacciones en el mercado de valores podría terminar de marchitarlo y ahuyentar a los pocos inversionistas que hoy tiene.

Quizás el cambio más sensible se dará en el IVA. La propuesta de eliminar las exenciones tributarias y buscar que más productos tengan las tarifas de este impuesto cada día es más aceptada. Según Anif, es fundamental trabajar sobre exenciones y exclusiones, tanto en renta como en IVA, dado que son inequitativas. Y teniendo en cuenta que el IVA es un impuesto regresivo, pues beneficia en mayor proporción a los hogares de mayores ingresos.

© guillermo torres-semana 

El Gobierno aspira a tener aprobada la reforma tributaria antes de junio. Esto permitiría que algunos cambios en el IVA comiencen a regir en el segundo semestre de 2021.

“Cada año, con los cálculos del Gobierno nacional, las exenciones del IVA le cuestan al país más de 7 puntos del PIB de recaudo ($ 74 billones). Debido a esa regresividad del impuesto, la reforma debe avanzar con toda la fuerza y decisión en el tema de la compensación completa del IVA a los hogares más pobres y vulnerables, al mismo tiempo que se eliminan la mayor cantidad de exenciones posible”, dice un reciente informe del Centro de Estudios Económicos.

La lista de productos que serían cobijados por la medida está por definir. Incluiría los exentos y excluidos del impuesto, así como los gravados con una tarifa de 5 %. En estos tres grupos hay de todo: servicios inmobiliarios, financieros, domésticos, equipos de transporte, maquinaria y aparatos eléctricos, además de una porción de la canasta familiar, en la que el debate será mayor.

La pregunta es si los cambios en el IVA empezarán el próximo año o si tendrán efecto inmediato.

Para contrarrestar este efecto, el Gobierno le apuesta a que la reforma también tenga un corte social. Es decir, que si bien se incrementarán algunos precios, esto no impactará a los hogares más pobres, que recibirán una mayor devolución del IVA.

La reforma estará acompañada de un ingrediente adicional: el programa Ingreso Solidario, que hoy beneficia a tres millones de hogares con giros de $ 160.000 mensuales. La idea del Gobierno es aumentar los pagos de estos subsidios y realizarlos de manera escalonada. Esto implica que si una persona tiene menores ingresos recibirá más, en contraste con los ciudadanos de mayor solvencia, quienes recibirán una menor ayuda.

De la mano de este profundo cambio habrá más cobertura, de modo que los beneficios lleguen a unos cinco millones de familias. El ajuste tiene una intención clara: subsidiar a las personas de clase media que perdieron su empleo por la pandemia y están en riesgo de caer en la población vulnerable o pobre.

Sin duda la presentación y discusión de la nueva reforma fiscal, como la bautizó el presidente Iván Duque, desatará una gran controversia no solo por los temas que involucra, también porque hará su tránsito en el Congreso en vísperas de la campaña electoral. Aprobar esta reforma exigirá una gran habilidad de maniobra política.