Gobierno COLOMBIA. Junio 2021

La industria manufacturera y el comercio impulsaron la reactivación económica durante abril

sábado, 19 de junio de 2021

El Dane informó que, en abril, el país registró un crecimiento anual de 28,7%. La variación mensual fue de 0,3%, inferior a la de marzo

Carolina Salazar Sierra

Tal como lo pronosticaban diferentes analistas de mercado, en abril la economía colombiana registró el mayor crecimiento anual desde el inicio de la pandemia, con una expansión de 28,7%, según las cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

El sector que registró la tasa de crecimiento más alta fue el de la industria manufacturera, con una cifra de 84,4%. Le siguió la rama del comercio, reparación de vehículos, transporte y alojamiento, con un crecimiento anual de 54,8%, y el sector de las actividades artísticas, de entretenimiento y recreación, con una tasa de 26,3%. En conjunto, estas tres ramas aportaron 17,8 puntos porcentuales al resultado total.

El director del Dane, Juan Daniel Oviedo, explicó que el resultado del cuarto mes del año deja a la actividad productiva en 99,6% del nivel que se registró en febrero del año pasado, es decir, está a 40 puntos básicos de asemejarse al nivel pre pandemia.

“Tenemos una importante corrección de todas las dinámicas de actividad económica que estamos presentando a través del seguimiento mensual de la economía”, anotó Oviedo.

Sin embargo, algunos analistas resaltaron que el crecimiento anual de la actividad productiva está explicado por el efecto base, pues en abril del año pasado se registró una contracción histórica de -20,8%.

“Por el efecto base se dan resultados de dos dígitos y esto se verá en muchos indicadores de abril, mayo y junio. Pero en las variaciones mensuales es en donde va a haber un poco de lastre, sobre todo por el contexto social de abril y de mayo”, explicó Carolina Monzón, jefe de análisis económico en Itaú Colombia.

Si se hace un análisis del crecimiento económico intermensual, se evidencia que en abril el alza fue de 0,3%, un nivel que es inferior al que se registró en mazo, cuando la cifra llegó a 1,3%.

En ese sentido, el director del Dane aseguró que la economía se desaceleró entre marzo y abril, impulsada por las medidas de restricción a la movilidad que se impusieron por la tercera ola de contagios de covid-19.

“Cuando mapeamos los meses de las medidas de contención sanitaria, podemos resaltar que las medidas de abril de este año tuvieron el segundo efecto más importante después de aquellas que se observaron en agosto de 2020. Concentrados en 2021, vemos que hubo un efecto de desaceleración de la economía como producto de esas medidas, que fueron más fuertes en abril que lo que se registró en enero de este año”, explicó Oviedo.

De hecho, las actividades terciarias de la economía registraron una contracción intermensual de 1,4%. Así mismo, en esa misma frecuencia de medición, las actividades primarias se contrajeron 0,1%, mientras que las secundarias crecieron 6,3%.

“Esto confirma de forma sintética que las actividades terciarias son las más sensibles a la aplicación de medidas de contención sanitaria, sobre todo en los principales centros urbanos del país”, concluyó Oviedo.

Perú y República Dominicana, las que presentaron mayores crecimientos en abril

El Director del Dane informó que, de los datos de la región que se conocen hasta el momento, la economía de República Dominicana fue la que más creció en abril, pues registró una tasa de 58,5% anual. Luego está Perú, con una tasa de 47,1%, y el siguiente es Colombia, con 28,7%.

“Los resultados nos ubican encima de las dinámicas de crecimiento anual que han registrado hasta la fecha Costa Rica, Chile, Brasil y Paraguay, y nos ubican por debajo de los crecimientos anuales que han observado República Dominicana y Perú”, resaltó Oviedo.

Nueva EPS e ISA ingresaron al top de las 10 empresas que más vendieron en 2020

lunes, 21 de junio de 2021

En contraste, Avianca salió del top 10 y ocupó el puesto 16 con $6,32 billones, tras afrontar la crisis más grande en la industria aérea Nathalia Morales Arévalo

Si bien Ecopetrol continúa siendo la empresa más grande de Colombia, tras registrar ventas por $50 billones, gracias a una estrategia que le permitió contrarrestar uno de los peores años que ha vivido el petróleo, hay dos nuevas compañías que entraron entre las 10 con mayores ingresos.

Se trata de Nueva EPS, que ahora está en la octava posición, y de ISA, que escaló hasta el noveno lugar.

En el caso de la primera, se vio beneficiada por el manejo de la pandemia, pues el sector salud fue uno de los más requeridos para contrarrestar el covid-19. En términos de ingresos, durante 2020, la EPS sumó $9,9 billones tras presentar un incremento de 25,76%, en un año en el que la economía registró su peor decrecimiento en la historia reciente.

En el caso de ISA, sus ingresos llegaron a $9,1 billones tras un incremento de 11,94%. El comportamiento de las utilidades fue aún mejor, ya que alcanzaron los $2 billones tras crecer 25,66%.

“Fue un año emblemático para el Grupo ISA porque, como ha sido tradición desde que estoy, todos los años le hemos ganado al año anterior en resultados financieros”, destacó Bernardo Vargas, presidente de la compañía.

Grupo Ecopetrol, EPM y Terpel son las líderes entre las empresas con más ventas en 2020

A parte de los nuevos inquilinos del top 10, también se encuentran Empresas Públicas de Medellín (EPM), que subió un puesto en el ranking; Terpel, que ganó $16,3 billones; Almacenes Éxito y Grupo Argos. Comcel- Claro pasó del octavo al sexto en el ranking; seguido de Grupo Nutresa, compañía que también subió dos posiciones.

En contraste, Avianca salió del top 10 y ocupó el puesto 16 con $6,32 billones. Esto, después de afrontar la crisis más grande en la industria aérea por la pandemia.

D1 evidenció liderazgo del sector
El comercio salió beneficiado el año pasado, específicamente algunos supermercados, pues Colombiana de Comercio S.A. (Alkosto) reportó un balance positivo creciendo 13,06%, y se ubicó en la doceava posición del ranking con $7,5 billones.

Igualmente, Koba (D1) que pasó del puesto 24 al 13, tras un aumento en su facturación de 47,9%. Una de las que no siguió la misma tendencia fue Olímpica, que tuvo una caída de 4,06% en los ingresos tras facturar $6,3 billones.

ANALISTAS19/06/2021

Educación y empleabilidad

P. Harold Castilla Devoz

Rector General de Uniminuto 

De acuerdo con el Dane, para el primer trimestre de 2021, la tasa de desempleo de la población joven se ubicó en 23,9% registrando un aumento de 3,4% frente al trimestre enero – marzo 2020; esta información nos deja ver la importancia de reactivar la economía y fortalecer la educación para que los jóvenes estén formados en conocimientos y competencias pertinentes y flexibles que les permita vincularse en los sectores que están generando vacantes laborales.

Con el objetivo de que los jóvenes puedan encontrar una oportunidad para visualizarse como profesionales en un trabajo formal y remunerado, es importante tener en cuenta que la falta de experiencia y de conexión de la educación con el mundo laboral, genera dificultades para que el porcentaje de desempleo de los jóvenes disminuya. Varias son las estrategias que se han diseñado e implementado para fortalecer la integración entre el mundo de los jóvenes y los sectores productivos de nuestra nación. Conocer los sectores económicos, tendencias y oportunidades laborales que están reactivando la economía es clave porque ayuda a que la apuesta de formación se construya con mayor pertinencia y concreción. En este sentido, las Instituciones de Educación Superior (IES) están desafiadas a estar en constate interacción con el mundo empresarial y del emprendimiento. Las oportunidades que se presentan son hoy de mayor recurrencia en el tiempo, debido a la necesidad que estas tienen de formar a su talento humano en nuevos procesos y fortalecer sus habilidades y competencias para las tareas a realizar y, así, adaptarse a la misma organización.

Para lograr estas acciones y muchas otras, desde las IES es importante contar con líneas de investigación u observatorios laborales que permitan la identificación de las necesidades de los sectores de la economía, así como de prospectiva empresarial y productiva. La academia está llamada a brindar el conocimiento y experiencia para que los jóvenes cuenten con herramientas para enfrentarse a los procesos de selección y de desarrollo laboral. También es importante que desde la educación se forme a los jóvenes a través de metodologías pedagógicas que aporten al desarrollo de las habilidades que va demandando el mercado de acuerdo con las realidades y tendencias de las regiones, de los países y del mundo. Es ineludible cerrar las brechas al momento de ingresar al mercado laboral tras el tránsito por un ciclo formativo. De allí que sea esencial que, desde el Gobierno, en cabeza del MinEducación y MinTrabajo, se establezcan mecanismos de análisis estadístico y de tendencias (prospectiva), para el control y toma de decisiones sobre la pertinencia de oferta educativa, de forma tal que los jóvenes graduados tengan oportunidades de ingreso al mercado laboral. De igual manera, se requiere fortalecer los procesos de articulación entre las entidades de educación técnica y superior con el sector productivo y social, para que se puedan atender niveles más cercanos de formación y primeras experiencias en empresas con el fin de ayudar a los estudiantes a escoger su interés sobre el campo en el que se desarrollarán y/o sensibilizarse sobre la oportunidad que tienen de proponer procesos de innovación o mejoramiento al interior de las empresas.

En general, el desafío es enorme, los jóvenes se encuentran en un proceso psicológico fuerte al tener que afrontar situaciones desatadas por la pandemia, sus niveles de estrés y ansiedad son superiores, y a ello, agregamos barreras de acceso a los mercados laborales, que intentan ser mitigadas con las recientes políticas públicas; sin embargo, es necesario emocionar a los jóvenes con el futuro, y al igual que motivar a los empresarios con respecto a los beneficios que obtendrán incluyendo este segmento poblacional en el aparato productivo del país.

Junio 19 De 2021 – 02:11 P. M.

Colombia, entre los países del mundo con jornadas laborales más largas

Hay países que tienen un promedio a la semana de 30-35 horas trabajadas.

PORTAFOLIO

Mucha polémica es lo que ha generado el proyecto de ley que se aprobó en el Congreso con relación a la reducción de la jornada laboral en Colombia.
Lo que sucede es que la jornada pasaría de 48 a 42 horas a la semana, de manera progresiva: su implementación empezaría en el 2023 y al 2026 ya se tendría que trabajar el tiempo acordado.

Tras su aprobación en el Congreso, el proyecto deberá pasar a conciliación y después a sanción presidencial, para convertirse, oficialmente, en Ley.

Del lado de los empresarios se ha criticado el proyecto. La Andi y Acopi han asegurado que es algo que no ayuda a la creación de empleo y Fenalco dijo que los costos laborales a los empleadores se les subirán un 20 %.

Por el lado de los trabajadores, se tienen dudas sobre salarios, primas, seguridad social, pero nada de eso se vería afectado.

ÉSAR MELGAREJO. EL TIEMPO

Pero, ¿cómo está, actualmente, Colombia en relación a otros países en cuanto a jornadas laborales?

LA COMPARACIÓN

Informes que ha sacado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en los últimos años dejan claro que Colombia es de los países que más trabaja, en promedio, a la semana.
Actualmente, como ya se dijo, el país tiene un promedio de 48 horas trabajadas por persona a la semana, al igual que Turquía y México.

Un poco más abajo, con 45 horas en promedio, está Sudáfrica. Costa Rica, Ecuador, Brasil y Uruguay, Israel, Polonia y Hungría son algunos donde el trabajador tiene una jornada de, en promedio, 40 horas semanales.

Argentina, Reino Unido, Austria, Irlanda, Suecia, Australia, Alemania, Suiza y Corea del Sur tienen horarios semanales de entre 35 y 38 horas laborales.

De 35 horas para abajo están Países Bajos, Chile, Paraguay, Noruega y Dinamarca.

Abril 29 De 2021 – 08:25 P. M.

Trabajador colombiano, el que paga menos tasa a los ingresos

Según la Ocde, el empleado con salario promedio aporta un 18,2% en total, la mayoría no tributa renta y está lejos de la media del ‘club’, de 34,6%.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

El trabajador promedio en Colombia es el que paga menos tasa de impuestos entre todos los miembros de la Ocde. Así lo indica un reporte de esa entidad que fue presentado ayer, el cual pone énfasis en algunas de las deficiencias que presenta el recaudo tributario en el país.

(Lea: Colombia ya no es grado de inversión… al menos para ‘traders’)

Dicho informe, de hecho, indica que el trabajador promedio de Colombia paga 0% de impuesto sobre el ingreso, una cifra que no ha registrado ningún cambio en los últimos 20 años.

“La presión fiscal para el trabajador soltero promedio en Colombia se mantuvo sin cambios en 0% en 2019 y 2020. El promedio de la Ocde en 2020 fue de 34,6%, por lo que tuvo la presión fiscal más baja entre los 37 países miembros”, indica el reporte.

Por supuesto, ese 0% contrasta en gran medida con otros países, como es el caso de Bélgica, Austria o Alemania, cuyas tasas de presión fiscal sobre el ingreso de sus trabajadores promedio es de 50% o cerca.

Y esto no solo ocurre en el caso de los trabajadores solteros. Como indica el documento, “Colombia tuvo la carga fiscal más baja en la Ocde para un trabajador casado promedio con dos hijos, de -5.4% en 2020”, también bastante inferior al dato de 24,4% del promedio de los miembros del denominado ‘club de las buenas prácticas’.

Cabe explicar que en la cifra de Colombia, no se incluyen contribuciones como salud, pensión y seguros de desempleo, las cuáles sí se tienen en cuenta en el promedio de la Ocde.

Como señala Jens Arnold, que es el economista de la Ocde para el país, “un trabajador colombiano con un salario promedio no paga el impuesto a la renta, ya que solo personas con ingresos mucho más altos lo hacen.

En la gran mayoría de países de la Ocde, sí se paga esa renta, y eso explica buena parte de por qué la tributación al trabajo es más baja aquí. Después están las contribuciones sociales obligatorias para los formales. Pero la suma de impuestos y cargas obligatorias sobre la renta es más baja”.

Así, la tasa de tributación de estos aportes para un trabajador soltero en el país ascenderían a un nivel de entre 11,1% y 18,2% del salario según su situación familiar, una cifra que, sin embargo, en contravía con lo que ocurre en la renta es la más elevada de la Ocde.

Esto llama la atención, por lo que para los trabajadores colombianos que ganan un salario promedio, la presión que generan las contribuciones obligatorias laborales es superior a la de Suiza (16,6 puntos porcentuales), Chile (14,8 pps), Países Bajos (12,9 pps) o Israel (10 pps).

Ese 18,2% que pagan los colombianos corresponde a trabajadores solteros sin hijos, mientras que ese dato baja a 11,1% en el caso de ser soltero con dos hijos, y sube a 13,5% cuando se está casado con dos hijos.

Precisamente, con cifras como estas de fondo, una de las recomendaciones de la Ocde es incrementar esa base en la que más personas pagan impuestos.

Según Arnold, “el principal punto donde Colombia se destaca es que pocas personas pagan el impuesto a la renta. Por eso, nos parece buena idea ampliar la base tributaria de este gravamen. Obviamente, la tasa tendría que ser baja para salarios bajos, y con una fuerte progresividad, y sobre todo tiene que haber cargas muy bajas para personas que ganan cerca de un salario mínimo”.

Según la Ocde, este último aspecto, la baja tributación de las personas que ganen cerca de un mínimo, es un aspecto clave para impulsar la formalización. Y es que, como indica la entidad, para un trabajador con un salario mínimo, el conjunto de las cargas es alto en Colombia, lo cual es problemático en un país donde la mayoría de los trabajadores son informales y, por ende excluidos del sistema de seguridad social.

Es por eso que la posición de la Ocde frente a la reforma tributaria es clara. Como indica Arnold, “el sistema tributario necesita una reforma amplia y profunda, para que Colombia pueda recaudar más y de forma más justa. Un impuesto a la renta bien diseñado abarca a una mayoría de los trabajadores y es progresivo, con tasas bajas para quien gana poco y altas para quien gana más. Y es importante que no haya una multitud de excepciones que diluyan esa progresividad. Es clave que la tasa de entrada sea muy baja, incluyendo las contribuciones de seguridad social. Lamentablemente, Colombia está lejos de un sistema tributario bien diseñado”.

Más allá de Colombia, el informe de la Ocde deja claro que la pandemia ha generado una caída en el recaudo sobre los ingresos de la mayoría de países, lo que se traduce en una caída de 0,39 pps durante 2020.

Cabe apuntar que esta tendencia no se limita tan solo a la pandemia, sino que de alguna forma ha sido una constante en este siglo, pues frente al promedio actual de 34,6% de tributación, este ha venido cayendo de manera paulatina desde el 36,4% que registraba la Ocde en el pasado año 2000.

Pandemia y fractura social afectaron la competitividad de la región durante el 2020

jueves, 17 de junio de 2021

Colombia perdió dos posiciones en el ranking de competitividad 2021, publicado por IMD, luego de pasar de la posición 54 a la 56

Jonathan Toro – jtoro@larepublica.com.co

México y Chile, en la parte baja del índice de competitividad fiscal de Tax Foundation

El Índice de Competitividad Global 2021, presentado por el Institute for Management Development (IMD), que evalúa 64 economías del mundo, reveló que Colombia perdió dos posiciones frente a la medición del año pasado, entre otras razones, por cuenta del manejo que se ha dado a la pandemia del covid-19 y la fragmentación del marco social.

México pierde dos escalones desde 2019 en el llamado Índice de Competitividad Fiscal Internacional

Colombia cayó tres puestos en el índice de competitividad digital 2020 realizado por el IMD

El país aparece en el listado con una calificación de 46,7 puntos y en el lugar 56, lo que lo ubica en la posición número tres del top regional, después de Chile y México. Pese a que este año perdió dos lugares en el ranking desde el puesto 54 logrado en 2020, Colombia desbancó a Perú, que descendió hasta el lugar cinco de la tabla regional.

Sin embargo, el IMD advirtió que la calificación del país pone sobre la mesa una serie de retos, que incluyen la inversión en proyectos de infraestructura, la generación masiva de puestos de trabajo, el tránsito hacia una economía digital y la reconstrucción del marco social de la nación.

Chile, Brasil y Perú avanzan en Índice de Competitividad Digital IMD, México y Colombia cayeron

En esa vía, Rafael Piñeros, investigador asociado de políticas internacionales de la Universidad Externado de Colombia, dijo que el ingreso de Colombia al top tres no fue producto de una mejora en las condiciones del país, sino que se debe a un empeoramiento generalizado de los demás países de la región.

“Para poder recuperar la competitividad, Colombia tendrá que aumentar el nivel de su deuda e invertir en ejes clave como la lucha contra la pandemia” aseguró Piñeros.

De la misma manera, el experto señaló que, aunque hubo una mejora en la calificación, la incertidumbre fiscal que atraviesa el país y el descontento social, que se ha traducido en manifestaciones, bloqueos y un estancamiento de la economía, tendrán fuertes impactos en las próximas calificaciones.

Entrando en el ranking de la región, el informe reveló que Chile es el país con mejor calificación en competitividad del bloque, ubicándose en el puesto 44, con un puntaje de 61,3. Esto, sin embargo, supone una drástica caída de seis puestos desde el ranking publicado en 2020.

Pese a que sigue manteniendo el liderato por tercer año consecutivo, el país austral no ha logrado conseguir un repunte en su calificación desde 2007, cuando ocupó el lugar 26 a nivel global y logró incluirse entre el top 30, siendo esta el único de la región en lograr dicha calificación.

Según Mauricio Morales, analista económico de la Universidad de Talca, en Chile, el comportamiento del país en el ranking tiene que ver con el retroceso en la actividad productiva causado por la combinación entre el estallido social de 2019 y el manejo deficiente de la pandemia.

Para el experto, la conjugación de estos dos factores, más la incertidumbre generada por una nueva constitución, han tenido efecto en la calificación. Sin embargo, el académico señaló que el exitoso plan de vacunación “ha servido de contención” para que el país no siga cayendo en lugares y mantenga el liderato en la región.

El segundo escaño en la región lo ocupa México, que alcanzó una calificación de 48,5 que le valió la posición número 55, luego de retroceder dos lugares desde el año pasado. Frente a esto, el IMD dice que, para avanzar, el país debe implementar políticas económicas, sociales y de salud, que le ayuden a superar la crisis de la pandemia y mejorar las relaciones exteriores.

En el cuarto lugar, después de Colombia, apareció Brasil con una puntuación de 45,4 en el lugar 57 del listado general.

En este caso el país solo perdió un lugar desde 2020 que, según el IMD, obedece a una infraestructura educativa deficiente, un mal manejo de la deuda pública y una alta tasa de desempleo.

Cerrando el top cinco, con una de las caídas más grandes del conteo regional, se ubicó Perú, que salió del top tres regional, pasando del lugar 52 al 58 en la tabla general.

La puntuación para el país fue de 45,3 y expertos como Pablo Secada, CEO de Opportunity Investments Perú, explican esta contracción en el estancamiento que vive la economía del país desde 2009 y la incertidumbre política que ha generado la corrupción.

Así las cosas, para el experto, “esta no es una situación fortuita de la pandemia sino de un problema que viene encubando Perú desde hace más de una década y que tiene como consecuencia una caída de la imagen del país en el exterior”.

Finalmente, Argentina y Venezuela, en los lugares 63 y 64, fueron calificadas como las economías menos competitivas del mundo, según el ranking 2021.

LOS CONTRASTES

  • Rafael Piñeros
  • Investigador asociado en politica internacional de la U. Externado“Tres factores afectan la competitividad en la región.
  • El primero, es el manejo fiscal de la pandemia; el segundo, las bajos tasas de vacunación; y el tercero, el estancamiento del crecimiento”.

Estos son los países del área Ocde con tasa de renta corporativa más alta del mundo

martes, 15 de junio de 2021

Colombia y México están entre los países donde las empresas pagan más impuestos al gobierno central, según los datos actualizados

Jonathan Toro – jtoro@larepublica.com.co El G7 respaldará un impuesto mínimo corporativo y asegura apoyo a las economías

En las últimas semanas los países más poderosos del globo han discutido la posibilidad de establecer un piso mínimo de 15% en el cobro global del impuesto sobre la renta para las multinacionales. Aunque la medida se ha contemplado desde 2013, hasta ahora se logró un preacuerdo en el G7, que todavía tiene mucho camino por recorrer entre los 193 países del mundo.

Así las cosas, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde) publicó el listado de los países donde las empresas deben pagar mayores tributos, entendidos como la tasa de impuesto sobre la renta de las empresas establecida por ley (plana o marginal superior) del gobierno central.

En ese sentido, dentro de los países de la Ocde, Colombia es el que tiene una carga tributaria más alta para las empresas, con un cobro sobre la renta de 32%; seguido por Portugal, México y Australia, con un valor que se fija en 30%.

Nuevo jefe de la Ocde es optimista sobre acuerdo para impuesto mínimo corporativo

Frente al dato de este último país, la Ocde aclaró que esta tasa regirá a partir del 1 de julio debido a que Australia tiene un año fiscal no calendario.

Ahora bien, en el puesto número cinco del listado de países con impuestos corporativos más altos se ubicó Francia, con una tasa de 28,41%. Sin embargo, en este país el recaudo está dividido de la siguiente manera: 27,5% para empresas con utilidades de hasta US$304 millones, y la tasa plena para compañías que devengan más de US$9.000 millones, a las que se les aplica una sobretasa de 3,3%.

Estados Unidos propuso la creación de un impuesto corporativo global de al menos 15%

Frente a ese panorama, y de cara a la discusión sobre una tasa mínima global, el exministro de Hacienda José Antonio Ocampo dijo que, como la mayoría de países tienen tasas de impuestos corporativos de 25% a 35%, una tasa global de alrededor de 15% es “simplemente demasiado baja y, por lo tanto, es probable que conduzca a una reducción significativa en la transferencia de ganancias”.

Ahora bien, en la otra cara de la moneda, el listado de la Ocde también muestra cinco economías que ofrecen condiciones tributarias mucho más favorables, con cobros del impuesto de renta inferiores al porcentaje propuesto por los países del G7 para la tasa global.

Yellen presentó el alza de los impuestos corporativos a los escépticos de las empresas

Ahí aparece Suiza, como el país de la Ocde con el impuesto corporativo más bajo entre los medidos, al gravar con apenas 8,5% a las compañías; luego, un puesto más arriba, figura Hungría, con una tasa de impuesto corporativo de 9%; y Chile, que cobra a las sociedades una tajada de 10%.

Ahora bien, en el caso de Chile, esta tasa fue fijada por el Gobierno Central de forma temporal, y solo será aplicable entre 2020 y 2022, en el marco del programa Propyme que cobija a cerca de 50% de los contribuyentes. Luego de esto, la tasa se devolverá a su valor estándar de 25%.

Cerrando el top cinco aparecen Irlanda, con un impuesto de 12,50% sobre la renta; y Canadá que lo hace con 15%. Justo el valor contemplado por el G7.

Según explicó Jorge Restrepo, economista asociado de la Pontificia Universidad Javeriana, una medida como establecer un mínimo tributario corporativo puede ser muy beneficiosa para las grandes economías, en las que se estima que podría haber un aumento en el recaudo total de hasta US$5.000 millones anuales.

Mientras tanto, el experto señaló que los grandes perdedores con la adopción de un acuerdo de este tipo serían los países con tasas más bajas que la discutida, como por ejemplo, Irlanda, que vería una drástica reducción en el recaudo por el cambio de las condiciones para las multinacionales.

Por su lado, Luis Fernando Mejía, director general de Fedesarrollo, catalogó la medida como positiva, en tanto “es un intento por reducir la competencia entre países que pretenden bajar las tarifas de renta para atraer la inversión extranjera”.

En esa medida, destacó que los mayores beneficios serán para los gobiernos de los países que, bajo este nuevo esquema, podrían retener la inversión y evitar que se desplace a lugares con tasas más bajas.

Finalmente, Mejía aclaró que los más afectados por el impuesto global serán las multinacionales como Amazon, Facebook o Google, que deberán empezar a pagar tributos sobre sus utilidades en los países donde operan a pesar de no tener un domicilio físico establecido en ese territorio.

Así, los expertos concluyen que el impuesto de renta mínimo global podría eliminar también las exenciones tributarias y los tratamiento preferenciales arancelarios. Sin embargo, coinciden en que este debate de largo aliento todavía tiene pendiente incluir a las economías más pobres del planeta.

Impuestos corporativos fuera del bloque

Según un informe publicado por Tax Fundation, con datos a 2020, hay países de la región, como Brasil y Venezuela, donde la tasa sobre la renta es de 34%, una cifra más alta que el primer puesto de la Ocde, donde es 32%. Argentina, Nicaragua, Costa Rica y El Salvador cobran un impuesto de 30%, mientras que Perú grava la renta de las empresas con 29,5%; y Bolivia, Chile, Ecuador, Guatemala, Honduras, Panamá y Uruguay lo hacen con 25%. Entre estos países, Paraguay es el de menor recaudo, con apenas 10%.

Luis Fernando MejíaDirector de Fedesarrollo “Esta es una medida que no se ha tomado aún. Sin embargo, tiene un pronóstico bueno porque pretende limitar la competencia entre países que bajan los impuestos para atraer inversión”.

José Ignacio LópezDirector económico de Corficolombiana “Esta medida no tendrá efectos inmediatos, pero lo primero que veremos es un aumento del recaudo corporativo entre los países que más están cediendo frente a los que tiene tasas muy bajas”.

Los restaurantes reportaron pérdidas superiores a 25% en sus ventas del mes de mayo

jueves, 17 de junio de 2021

Un análisis de la firma GIG Latam arrojó que 85% de los puntos de venta de algunas marcas se vio afectado por cierres en el paro

Nathalia Morales Arévalo

Comité Nacional del Paro anunció interrupción temporal de movilizaciones sociales

La pandemia y los bloqueos generados por el paro nacional marcaron repercusiones para varios restaurantes durante el mes de mayo.

Después de realizar entrevistas a 19 líderes de marcas como Qbano, Chef Burger, Hooters, entre otros, la firma GIG Latam arrojó que 85% de los puntos de venta a nivel nacional se vieron afectados durante ese mes por cierres totales o parciales; y cambios de horario de atención debido a las manifestaciones.

Asimismo, los entrevistados registraron pérdidas de 26% en sus ventas, pero para las tiendas del sur del país, esta cifra fue superior a 50%.

“El panorama es complejo, la industria viene de un impacto muy fuerte en 2020 con decrecimiento en ventas superiores a 20% y reestructuración en los modelos habituales de ventas, donde el delivery toma mucha fuerza”, manifestó Sergio Victoria, CEO de GIG Latam.

Este complejo panorama, que inició el año pasado, llevó a que la marca Qbano tuviera que cerrar 18 establecimientos,y que hoy en día apueste a fortalecer otros canales como el de domicilios.

Las pérdidas por el paro nacional ascienden a $3,6 billones en el sector agropecuario

“A la situación de la pandemia, que hemos aprendido a sortear de cierta forma, se sumó el paro nacional, el cual nos ha afectado de forma importante a las ventas. Esto exige explorar alternativas que nos permitan llegar a nuestros clientes de una forma más segura y en los tiempos establecidos. Esperamos cerrar el año con participaciones del canal de domicilios de 40% del total”, dijo Pilar Amorocho, gerente general de Qbano.

Bajo esta línea, 55% de los entrevistados informaron que el delivery se mantuvo estable a nivel nacional, pero otros establecimientos sí evidenciaron un decrecimiento en las ventas de comida a domicilio.

“Sentimos que hubo un sentimiento de incertidumbre por parte de los clientes que desincentivó el consumo. Adicionalmente, cerramos las cocinas temprano y los empleados tuvieron problemas en llegar a sus casas, aumentando el tiempo de transporte en por lo menos una hora”, manifestó Juan David Jaramillo, CEO de Muncher y creador de restaurantes como Nimi’s, Franco y Oh My Sándwich.

De otra parte, con el paro nacional que inició el 28 de abril, el costo de los insumos se elevó a alrededor de 28%.

Según GIG Latam, en Cali la compra de algunas materias primas llegó a costar alrededor de 50% más de lo habitual.

“Fue difícil conseguir productos debido a altos costos y escasez de muchos como carne, pollo, verduras, harina, azúcar y empaques. Además, hubo dificultad para la movilidad del equipo de trabajo y transporte de suministros”, aseguró Jairo Palacios Ospina, gerente del Grupo Seratta.

Ante este balance, según los consulados, la industria tiene que desarrollar y potenciar estrategias para lograr atraer de nuevo clientes a restaurantes, pero también para mantener la venta de delivery, y así recuperarse de las circunstancias sociales que ha afrontado desde la llegada del covid-19.

Las afectaciones al personal de Sr. Wok

Nicolás Restrepo, director de operaciones del restaurante Sr. Wok, manifestó que su sede principal se encuentra en Cali, y que debido a los bloqueos durante el mes de mayo se vieron gravemente afectados por desabastecimientos, insumos con altos costos y renuncias por parte de su personal.

“A algunos los agredieron. Una de nuestras empleadas no encontró transporte público en Bogotá, caminó un tramo largo y perdió el bebé, otro empleado fue agredido en su moto y otro fue apuñalado en Medellín”, contó.

LOS CONTRASTES

  • Juan David JaramilloCEO de Muncher “Por los bloqueos en mayo evidenciamos un incremento en el precio de las materias primas, lo que generó pérdidas por los altos costos, situación que se mantiene todavía”.

  • Pilar AmorochoGerente general de Qbano “Las protestas son un asunto de todos. Sin embargo, Qbano está concentrado 100% en seguir contribuyendo a la reactivación del sector, generando empleos”.

Junio 16 De 2021 – 02:54 A. M.

Esto es lo que propone el uribismo en su reforma tributaria ‘paralela’

El proyecto también es apoyado por congresistas de otros partidos. Empresas y más ricos, entre las fuentes para ayudas sociales.

PORTAFOLIO

Mientras el Gobierno hace una gira regional en siete zonas del país para buscar consensos a una reforma tributaria que presentará en julio, congresistas de varios partidos radicaron un proyecto ‘paralelo’ que tiene los mismos objetivos de la iniciativa del Ejecutivo.

El documento, que hace pocos días se radicó ante el Congreso, busca financiar siete programas sociales a través de más impuestos a empresas, personas de más altos recursos y un plan de austeridad, lo que va en línea con lo que el Gobierno dice que está armando en su propuesta de reforma, llamada ‘Inversión social’.

La iniciativa es apoyada por congresistas de los partidos del Centro Democrático, de la U., Liberal, Conservador, Colombia Justa y Libres y Opción ciudadana.



(Lea: Tras gira regional, Minhacienda radicará tributaria 2.0 en julio).

Según explicó Fernando Araújo, senador por el Centro Democrático y uno de los congresistas que presentó el proyecto de ley, “el Gobierno viene haciendo un gran trabajo de socialización de la reforma tributaria, pero al mismo tiempo está buscando alternativas para ampliar el Ingreso Solidario y reactivar el Paef. Sin excluir eso, nosotros pensamos que podemos plantear una tercera alternativa, por iniciativa del Congreso, en un proyecto que consiga los recursos para ampliar los programas sociales”, dijo.

De acuerdo con el proyecto de ley, las principales fuentes para financiar esos programas provienen de la “solidaridad” empresarial y un plan de austeridad, que incluye también una sobretasa al sector financiero.

(Vea: Con tributaria y antievasión, se buscaría recaudar hasta $19 billones).

Como ya lo ha planteado el Gobierno y lo pusieron sobre la mesa los empresarios, a través de la Andi y el Consejo Gremial Nacional, los congresistas también plantean suspender el descuento del ICA y que las compañías paguen una tarifa de renta del 34% hasta el año gravable de 2031; de 31% para 2032; y de 30% a partir de 2033.
Eso quiere decir, en otras palabras, aplazar los beneficios que había definido la Ley de crecimiento del 2019.

Asimismo, otra de las fuentes que tendría este proyecto, llamado Reforma solidaria, es el sector bancario, fiduciario, asegurador, comisionistas de bolsa y corredores de seguros que se encuentren vigiladas por la Superintendencia Financiera, excepto a los contribuyentes del régimen tributario especial, deberán liquidar unos puntos adicionales al impuesto de renta. Con eso, proponen que para el año gravable 2022, 2023 y 2024, esta sobretasa sería de 3 puntos porcentuales adicionales, por lo que esta tarifa subiría a 37%.

Ahora bien, también plantean un plan de austeridad en el que conciben que no se puedan aumentar los gastos de personal y de adquisición de bienes y servicios en el Presupuesto no superen la meta de inflación.

Asimismo, piden que se reduzca en un 10% el presupuesto del Gobierno en rubros como los viáticos, gastos de representación y publicidad. Y en esa misma línea también plantean que reduzca el gasto burocrático y se fusionen entidades públicas.

Con ese paquete de fuentes de ingresos adicionales, buscan reforzar los programas sociales ya existentes, como Colombia Mayor, Familias en Acción, Jóvenes en Acción y también asegurar la permanencia de iniciativas como Ingreso solidario y el Programa de Apoyo al Empleo Formal, así como unas iniciativas para apoyar a las micro, pequeñas y medianas empresas.

El proyecto de ley también propone que el Gobierno cree 500.000 nuevos empleos para jóvenes y grupos afectados por la crisis, así como matrículas gratuitas para estudiantes de bajos recursos.

(Vea: ¿Cómo impactaría a Colombia el impuesto global a multinacionales?).

Ahora, para que el proyecto avance tiene que ser aprobado en primer debate antes de que se acabe la legislatura. De lo contrario, sería archivado.

Los sectores con más puestos de trabajo y que hacen competitivas a las ciudades

viernes, 11 de junio de 2021

Según la Universidad de Harvard, el sector de servicios profesionales tiene el mayor porcentaje de empleos en 12 ciudades del país

Carolina Salazar Sierra

El Laboratorio de Crecimiento de la Universidad de Harvard hizo un estudio en el que se evidenció cuáles son los sectores que hacen más competitivas a algunas ciudades del país.

En específico, se observó cómo está distribuido el empleo por sectores en 12 ciudades. Estas son Bogotá, Medellín, Bucaramanga, Neiva, Pasto, Pereira, Yopal, Villavicencio, Zipaquirá, Chía, Cartagena y Montería.

Los resultados evidenciaron que el sector de servicios profesionales, científicos y técnicos es el que reúne el mayor porcentaje de trabajadores en estas ciudades, pues genera 801.000 puestos de trabajo. En segundo lugar están los servicios administrativos, con 667.100 empleos.

“Esta prevalencia del sector servicios en las principales ciudades de Colombia representa una expresión del tránsito que se viene dando desde 2019 en el que se ve un proceso progresivo de automatización del empleo y un cambio progresivo en esa tendencia en la composición”, explicó Iván Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario.

De hecho, con la llegada de la pandemia, este sector pudo adaptar su operación al teletrabajo, contrario a lo que sucedió en otras ramas de actividad productiva.

En abril hubo 3,6 millones de desocupados y la tasa de desempleo fue de 15,1%

“Este sector en particular cuenta con una magnífica ventaja frente a la mayoría de los demás, puesto que las personas pueden trabajar remotamente sin comprometer su nivel de productividad, incluso, presentando un aumento en materia de rentabilidad y reducción de costos producto de la nueva dinámica de trabajo a distancia que se ha configurado y acentuado desde que inició la pandemia”, dijo Fabio Lozano, director de asuntos corporativos en Crowe Colombia.

Jaramillo aseguró que este resultado también puede estar asociado a los niveles de educación que “Tiene una relación directa con los niveles de educación. Colombia desafortunadamente tiene un déficit industrial, por lo tanto se favorece muchísimo todo el tema de servicios en ciudades donde hay mayores niveles de educación, lo que evidencia también nuestra composición en materia productiva”, dijo.

Otro de los sectores con mayor representatividad en el empleo en estas ciudades fue el de restaurantes y servicios de bebidas que, en conjunto, sumó 250.900 puestos de trabajo.

De acuerdo con los expertos, esta rama de actividad se ha venido posicionando en los últimos cinco años, aunque ha sido una de las más afectadas por la pandemia, tanto que fue de las que recibió ayudas del Programa de Apoyo al Empleo Formal (Paef).

“Ese es un sector que venía potencializándose, pero a raíz de la crisis tiene una fuerte depresión. En el contexto de la reactivación seguramente va a empezar a mostrar resultados de mejora y de reposicionamiento”, explicó Jaramillo.

En ciudades como Medellín, Montería, Cartagena, Neiva y Villavicencio, también hubo representatividad en los servicios de organizaciones religiosas, cívicas, profesionales y similares. En conjunto, estas capitales sumaron 82.100 empleos.

Según los expertos, este es un sector que se ha empezado a incluir en las mediciones de los últimos años y tiene unos niveles de empleabilidad mayores a los esperados.

Por ciudades, en Bogotá los servicios profesionales, científicos y técnicos lideran la empleabilidad, con 543.100 puestos de trabajo. Le siguen los servicios administrativos, con 464.700; los servicios educativos, con 341.400; el comercio mayorista de bienes durables, con 248.400, y los restaurantes y servicios de bebidas, con 131.500 puestos de trabajo.

Tasa de desempleo de la región ascendió a 11,1% en 2021, según el informe de la OIT

De acuerdo con el estudio, en la capital del país los trabajos se especializan en actividades de apoyo a la minería, telecomunicaciones y comida y bebidas, entre otras.

El Laboratorio de Harvard señaló que las ciudades que más tienen similitudes con la distribución por sectores que hay en Bogotá son Madrid, Hong Kong, Santiago de Chile, Hanoi, Guadalajara y Johannesburgo.

LOS CONTRASTES

  • Iván JaramilloInvestigador del Observatorio Laboral de la Universidad Javeriana

“La prevalencia del sector servicios en las principales ciudades de Colombia representa una expresión del tránsito que se viene dando desde 2019 a la automatización”.

  • Fabio LozanoDirector de asuntos corporativos de Crowe Colombia

“El sector servicios cuenta con la ventaja de trabajar remotamente sin comprometer su nivel de productividad, incluso presentando un aumento en la rentabilidad”

Producción de maíz podría reemplazar cultivos ilícitos, según empresario

Santiago de German Ribón asegura en La W que se pueden renegociar los TLC para plantear soluciones a los campesinos del país.

Colombia consiguió tres préstamos por casi 260 millones de dólares

Uno es con el Banco Interamericano de Desarrollo y el otro es con el Banco de Desarrollo Alemán.

PORTAFOLIO

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un préstamo de cooperación técnica reembolsable de 15 millones de dólares para Colombia.

El objetivo de este préstamo es consolidar esquemas de participación privada en infraestructura, mejorar el contexto de financiamiento y propiciar las condiciones que incidan en la reactivación económica tras la pandemia del covid-19.

(Lea: María Ximena Lombana se posesionó como Ministra de Comercio).

El préstamo tiene un período de gracia de 6,5 años, con un período de desembolso de 5 años y una tasa de interés basada en la tasa de referencia diaria LIBOR.

Esta operación busca consolidar las capacidades del Gobierno para promover esquemas de participación privada en sectores económicos y sociales, ante el nuevo escenario de limitaciones presupuestales y de financiamiento para la expansión de la infraestructura nacional”, informó el BID.

Por otro lado, al país se le aprobaron dos créditos de libre de destinación, por 100 millones de euros cada uno (alrededor de 244 millones de dólares los dos), con el Banco de Desarrollo Alemán (KFW).

Con ese dinero, informó el Ministerio de Hacienda, se financiarán “las apropiaciones aprobadas por el Congreso de la República en el Presupuesto General de la Nación de 2021”.

(Vea: ‘La solución no es arrodillar a la economía ni al Gobierno’).

Las transacciones negociadas con KFW se otorgan en reconocimiento a acciones de política pública implementadas por el país en materia de construcción de paz con legalidad y avances en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) enfocados en la reducción de emisiones de carbono, la protección de la biodiversidad y la mitigación del cambio climático”, informó el Ministerio de Hacienda.

Por su parte, José Manuel Restrepo, el ministro, destacó las condiciones financieras favorables en las dos operaciones negociadas: “Con esto estamos diversificando las fuentes que financian el Presupuesto General de la Nación”.

Dentro de las condiciones a las que hace referencia el Minhacienda están “aprovechar el valor agregado y acompañamiento técnico que trae la banca de desarrollo internacional en áreas de atención prioritaria en el país, como la paz con legalidad y el desarrollo sostenible”.

COLUMNISTA Democracia o populismo

El populismo es un maestro en la tergiversación lingüística, parte integral de la crisis de la posverdad que estamos viviendo. Andrés Espinosa Fenwarth

La diputada española, Cayetana Álvarez de Toledo, nos sedujo con una conferencia magistral organizada por el Partido Conservador de Colombia, titulada ‘Democracia o populismo’.


A la letra, Cayetana sostuvo que en Colombia se juega el futuro de la democracia liberal Latinoamericana. Primero, por su importancia en el mapa geoestratégico –país grande, potencia económica y estratégica–. Segundo, porque es la ficha que en estos momentos le falta al Grupo de Puebla para su apuesta populista. Y tercero, porque es una pieza muy importante en una partida a largo plazo donde juegan actores de gran peso internacional.

Colombia es la plataforma de los planes del populismo internacional para sustituir el orden liberal por un modelo de caos con tintes autocráticos, incompatible con la libertad del individuo, la igualdad de los ciudadanos ante la ley, la separación de poderes, el Estado de Derecho, la seguridad jurídica, el pluralismo político, clases medias fuertes, sociedad abierta y un mercado libre, es decir, los grandes valores de la ilustración que son los que han permitido la convivencia y el progreso.

El populismo, definido como el impúdico culto al pueblo con espurios fines antidemocráticos, encaja como un guante en lo que estamos viendo en Colombia.

El populismo busca el fracaso de la política y la democracia. El populismo es un maestro en la tergiversación lingüística, parte integral de la crisis de la posverdad que estamos viviendo.

Los populistas son muy hábiles en el manoseo y tergiversación de los conceptos. Dicen paz, pero quieren decir impunidad; dicen diálogo, cuando en realidad quieren decir claudicación. Se hacen llamar progresistas cuando realmente promueven una gran involución hacia la irracionalidad y el tribalismo identitario de ideas fracasadas.

Cayetana sostiene que Gustavo Petro es el caballo de Troya de la democracia colombiana. Petro está dispuesto a sacrificar la salud, el empleo, la seguridad, el bienestar de los colombianos para llegar al poder. Indicó que todo es una muestra de falta de escrúpulos y una disposición para llegar al poder como sea. En nombre del pueblo, destruye al pueblo para llegar al poder.

Esos son delitos de leso patriotismo según Cayetana, que deben ser denunciados políticamente con claridad y con la serenidad que otorga la verdad para saber que estamos defendiendo los verdaderos intereses de todos los colombianos.

Estamos a tiempo, Colombia está a tiempo, manifestó Cayetana. Debemos mostrar no solo el optimismo de la voluntad, de la libertad. La libertad y la democracia necesitan ser activamente defendidas. Se requiere una actitud de militancia democrática en Colombia, dentro y fuera del país.

Para ello se requieren convicciones, coraje, capacidad de desafío, claridad en las ideas y un apropiado manejo de las palabras. Cayetana, al proclamarse militante de la democracia colombiana, propuso crear el Grupo de Bogotá o de Barcelona para contrarrestar las fuerzas populistas en Colombia y en Hispanoamérica

Andrés Espinosa Fenwarth
Miembro del Consejo Directivo del ICP
andresespinosa@inver10.co

En la crisis, los ingresos de las 1.000 empresas más grandes cayeron 7,6%

viernes, 11 de junio de 2021

Las 1.000 empresas reportadas en la supersociedades totalizaron $697 billones durante 2020, lo que representa 7,6% menos de las cifras registradas en 2019

Allison Gutiérrez Núñez – agutierrez@larepublica.com.co

Agro, el único sector del país con un alza en la facturación del año pasado

La Superintendencia de Sociedades presentó los resultados de ingresos empresariales, luego del peor año que ha tenido la economía en la historia reciente. Las compañías tuvieron que soportar la caída más grande que ha tenido el PIB (-6,8%) desde 1975 y, también, las restricciones que se tomaron para enfrentar la pandemia.

En los resultados presentados en el informe de las 1.000 empresas más grandes de Colombia, que toma como referencia los ingresos operacionales registrados el año pasado, la Supersociedades indicó que las compañías vendieron en conjunto $697 billones, esto es, 7,6% menos de los que reportaron en 2019.

Vale resaltar que los ingresos operacionales totales equivalen a 70% del PIB, mientras que las ganancias alcanzadas durante el año pasado, que fueron $45 billones, representan 5% del PIB.

Solo las 50 empresas más grandes, que acumulan 40% del ingreso total, generaron $282 billones, una disminución de 10,85% comparado con 2019 cuando lograron $316 billones.

Las empresas ubicadas entre los lugares 51 a 100 acumularon ingresos por $78,6 billones, equivalente a 11% del total de las 1.000 empresas; de la 101 a la 500 sumaron $230,7 billones (33% del total) y de la empresa 501 a la 1.000 los ingresos fueron $105,7 billones.

En cuanto a los activos de las 1.000 más grandes, se incrementaron 2,5%: mientras que en 2019 registraron un saldo de $1.111 billones, para 2020 fue de $1.139 billones, $28 billones adicionales. El patrimonio total se incrementó solo 0,6%, a $593 billones, y los pasivos ascendieron 4,7% a $546 billones.
“Las empresas lograron crecer el patrimonio muy poco, pero hay conservación del mismo porque creció en términos nominales”, explicó David Ibáñez, asesor económico de la Supersociedades, quien resaltó que estos incrementos fueron muy por debajo de lo que se venía dando desde 2018.

Una caída que también se observa en indicadores como el ROE (retorno al patrimonio o del equity), que presentó una disminución desde 11,7% en 2019 a 7,6% para 2020. El golpe se muestra al ver que la rentabilidad del patrimonio había sido de 9,9% en promedio en los últimos cinco años.

Lo mismo sucede con el ROA (retorno a los activos) que bajó desde 6,2% en 2019 a 4% en 2020 y cuyo promedio en los últimos cinco años había sido de 5,3%.

A la par con la crisis, también aumentó el número de compañías que presentaron pérdidas en sus balances. Mientras que en 2019 fueron 172 compañías las que reportaron números en rojo por $12,1 billones, el año pasado el número creció con 36 empresas más, con 208 firmas en total, que registraron pérdidas por $15,2 billones. “Las empresas están golpeadas, pero creemos que esto muestra la resiliencia del sector empresarial colombiano, muestra la solidez por lo menos en estas 1.000 empresas”, dijo el superintendente Juan Pablo Liévano en la presentación.

Distribución regional
En cuanto a la distribución regional de las 1.000 empresas, Bogotá concentra 52,8% de las empresas que componen las 1.000 más grandes de Colombia, lo que equivale a 528 de las sociedades. En Antioquia, están alojadas 18,3% de las principales empresas que componen al país con 183 de ellas y en la Costa Pacífica hay 126 compañías (12,6%). La Costa Atlántica, por su parte, participa con 82 empresas que son 8,2% de las 1.000 empresas analizadas.

Las zonas Centro Oriente (43 compañías); Eje Cafetero (31) y otras regiones (7) componen el resto del listado de las firmas más grandes durante el año pasado.

El golpe más grande se vivió en la Costa Atlántica, ya que los ingresos operacionales tuvieron una disminución de -20,28%, seguida de Bogotá donde las ventas cayeron -10,16%.

Liévano insistió en que los resultados del sector empresarial son positivos y muestran una perspectiva favorable para 2021. “Es un gran logro del sector empresarial a pesar de la crisis, las empresas indudablemente se golpearon pero podía haber sido peor, esto es un gran logro del sector empresarial. Recordemos que es la peor crisis desde la Segunda Guerra Mundial, es mayor a la crisis del 99, y a pesar de ese golpe, por lo menos las 1.000 empresas lograron sortear la crisis”.

Según el funcionario, ayudas como el Programa de Apoyo al Empleo Formal protegieron al tejido empresarial y resaltó que las compañías están en una buena posición para aprovechar la reactivación económica.

Junio 15 De 2021 – 08:19 A. M.

Colombia apuesta por el crecimiento económico frente al populismo

En el país se desencadenó el pasado 28 de abril una ola de protestas, con epicentro en la ciudad de Cali.

EFE Colombia, ante la ola de protestas que ha vivido durante más de un mes, apuesta por un mayor crecimiento económico y más empleo para crear más estabilidad social y hacer frente al riesgo del populismo, manifestó este martes la vicepresidenta colombiana, Marta Lucía Ramírez.

(Lea: Ocde dispara su previsión del PIB de Colombia hasta el 7,6%)

Hay un interés en desestabilizar al país para abrir otras opciones distintas“, advirtió Ramírez hoy en un foro informativo en Madrid, y reconoció que el desafío es “hacer las cosas mejor y dentro de la ley” para cerrar el paso al populismo, mostrando un buen manejo del Estado y de la economía.

(Lea: No todas las oficinas bancarias afectadas volverán a abrir)

La vicepresidenta colombiana, y canciller desde el pasado mes de mayo, reconoció el derecho a la protesta como una “expresión ciudadana libre, espontánea y pacífica“, pero denunció que en su país ha sido “infiltrada por grupos minoritarios“, que han creado vandalismo y destrucción. (Lea: Por cierres, tasa de desempleo volvió a crecer a 15,1% en abril)

Lo que hay que hacer es reclamar a la justicia una aplicación pronta y efectiva de la ley“, afirmó Ramírez, quien insistió en que si se demuestra que ha habido abusos por parte de las fuerzas de seguridad, tiene que haber responsabilidad de ese abuso, lo que está investigando la fiscalía, pero también respecto a los civiles que salieron armados.

En Colombia se desencadenó el pasado 28 de abril una ola de protestas, con epicentro en la ciudad de Cali, que sufrió los actos más violentos, que ha causado al menos veinte muertos por disparos, así como centenares de desaparecidos.

La Fiscalía colombiana considera que hay veinte muertes donde existen pruebas suficientes de que “estos presuntos homicidios se dieron en el marco de las manifestaciones públicas” y además, investiga 584 presuntos actos de violación de derechos humanos y 783 denuncias de personas “sin ubicar“.

Estamos viendo una juventud que está reclamando transformaciones mucho más profundas, ante una sensación de no futuro“, afirmó hoy Ramírez, quien reconoció que hay una “insatisfacción” en todo el mundo tras las expectativas que se habían abierto por la globalización y en su país ha sido aprovechada por algunos grupos “para hacer una actividad al margen de lo que significa la protesta“.

La enfermedad del populismo se contagia“, dijo Ramírez e insistió en que desde el Gobierno trabajan para evitar que se asiente en Colombia e insistió en que la vacuna más eficaz es reactivar la economía y vacunar contra la covid-19.

En este sentido, la vicepresidenta colombiana presentó en Madrid las oportunidades de inversión que ofrece su país, en sectores tan variados como las energías renovables, infraestructuras, economía verde, telecomunicaciones o manufacturas, siempre con seguridad jurídica.

Atención | Presidencia pide el retorno de funcionarios de la Rama Ejecutiva a trabajo presencial

© Proporcionado por Semana Iván Duque presidente de Colombia

Este miércoles, el presidente Iván Duque anunció que los servidores públicos y demás colaboradores del Estado de todas las entidades públicas de la Rama Ejecutiva que hayan completado su esquema de vacunación, deberán retornar a sus labores presenciales como parte de una nueva fase de aislamiento selectivo.

Esto deberá darse “en cada uno de los municipios en que se encuentren sus instalaciones, conforme al ciclo en que se encuentre cada distrito o municipio y demás disposiciones contenidas en la Resolución 777 del 2 de junio de 2021″.

En dicha resolución, el Ministerio de Salud Protección Social definió los criterios y las condiciones para el desarrollo de las actividades económicas y sociales del Estado. “Los servidores públicos y demás colaboradores del Estado debemos liderar y apoyar de manera responsable, diligente, comprometida, y consecuente con las medidas que se adopten para superar, de la mejor forma posible, las consecuencias generadas por la pandemia del nuevo coronavirus”.

También hizo un llamado a todas las entidades del orden nacional a adoptar todas las medidas de bioseguridad explicadas por el Índice de Resiliencia Epidemiológica Municipal (IREM) y el Ministerio de Salud y Protección Social para que puedan cumplir con sus funciones.

“Las entidades públicas del orden nacional deberán continuar con el cumplimiento estricto del protocolo de bioseguridad adoptado por el Ministerio de Salud y Protección Social e implementarán acciones para el bienestar de los servidores públicos y demás colaboradores, que permitan garantizar la prestación del servicio presencial y, ante todo, preservar la vida y la salud”.

Igualmente, señaló que aquellos funcionarios que ya hayan completado sus ciclo de vacunación también deberán retornar a la presencialidad: “En todo caso, todos los servidores públicos que hayan completado el esquema de vacunación deben regresar al servicio presencial”, añadió Duque.

Directiva Presidencial 04 Del 9 de Junio de 2021 by Semana on Scribd

En su comunicado, el mandatario ordenó habilitar los parqueaderos para bicicletas de las entidades con el fin que las personas que lo deseen puedan trasladarse a la oficina a través de este medio.

Además, invitó a las demás ramas del Poder Público, a los entes autónomos, a los organismos de control y a las entidades territoriales a adoptar las directrices que se imparten en la presente directiva, “permitiendo el retorno a las actividades presenciales de los servidores públicos y demás colaboradores para seguir garantizando la prestación de los servicios y el cumplimiento de funciones públicas, todo con sujeción al protocolo de bioseguridad adoptado por el Ministerio de Salud y Protección Social”.

Minhacienda buscará acuerdos en regiones frente a la tributaria 2.0

El ministro José Manuel Restrepo habla de los acuerdos logrados en la construcción del proyecto de Inversión Social.

PORTAFOLIO

El Ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, anunció una gira por siete regiones del país para construir consensos en torno al proyecto de ley de Inversión social. De acuerdo con el funcionario, la idea es que la iniciativa cuente con el respaldo de los sectores productivos, de la juventud y los  actores beneficiaros de los programas sociales.

Tendremos encuentros con la juventud, con los más vulnerables y beneficiarios de los programas sociales, con los empresarios, con los entes territoriales. El consenso es un punto de partida para lograr un tránsito exitoso de esta propuesta de inversión social en el Congreso, que nos reúna como nación y que nos reúna en ese propósito de apoyar a los más vulnerables“, dijo Restrepo.

Y agregó que logrando esta concientización de la necesidad de un proyecto de inversión social habrá acuerdos que permitan en las próximas semanas presentar al Congreso una iniciativa.

BRÚJULA

Mundo optimista, región desigual

La reactivación pospandemia está marcando dos trayectorias muy distintas entre naciones desarrolladas y los países emergentes y más pobres.

Francisco Miranda Hamburger

Esta semana el Banco Mundial publicó sus pronósticos para la economía global en 2021. Para este organismo el PIB mundial crecerá 5,6 por ciento, una revisión de 1,5 puntos porcentuales al alza frente al dato anterior. En el caso de América Latina las estimaciones muestran un escenario de 5,2 por ciento de aumento en este año y 4,3 por ciento en 2022.

El panorama es claramente optimista frente a la capacidad de la economía global de repuntar tras la crisis. No obstante, el informe enfatiza en una dinámica que ha sido evidente desde finales del año pasado: la recuperación no es igual en todas las regiones. Mientras China, Estados Unidos y la mayoría de países ricos están encaminados en una ruta dinámica, regiones como América Latina ya están rezagadas y son extremadamente vulnerables a reveses por nuevos picos, retrasos en la vacunación masiva, presiones inflacionarias y crecientes niveles de deuda. Al menos en dos de cada tres de las economías emergentes y en desarrollo las pérdidas de ingreso per cápita solo se recuperarán hasta 2023.

En otras palabras, la reactivación pospandemia está marcando dos trayectorias muy distintas entre naciones desarrolladas, con acceso a vacunas y generosos paquetes de estímulo, y los países emergentes y más pobres, con inmunización demorada y limitaciones en las ayudas y gastos sociales.

El Banco Mundial tiene también una proyección positiva para Colombia -un 5,9 por ciento- pese a los graves impactos del paro nacional y los bloqueos. El país está sujeto a similares riesgos que sus pares regionales en estas perspectivas. No solo la continuación de los bloqueos sino también demoras en la vacunación -que ha tomado buen ritmo- y una lenta reactivación, impactarían esta estimación.


FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Las peticiones del Comité del Paro a la CIDH

El comité envió un documento de 25 páginas en el que le propuso al organismo internacional que inste al Gobierno a aceptar un preacuerdo que garantice la protesta.

© Proporcionado por El Espectador Desde el pasado 28 de abril, Colombia ha vivido una jornada de protestas ininterrumpida. / AFP

El Comité Nacional del Paro presentó este miércoles un informe de 25 páginas en el que le explica a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) las razones del paro nacional que se inició el pasado 28 de abril y en el que condensan ocho solicitudes al organismo internacional que involucran al Gobierno.

En primer lugar, el comité le pidió a la CIDH que recomiende al gobierno del presidente Iván Duque la adopción del preacuerdo para la garantía del ejercicio de la protesta y que, con un “abordaje democrático”, desarrolle diálogos y negociaciones efectivas “que lleven a adoptar medidas sociales de emergencia para proteger los derechos sociales y económicos”.

“Enfatizar al Gobierno Nacional para que cese de inmediato la violencia policial contra los manifestantes, y que para ello ordene que cese el uso desproporcionado de la fuerza por parte de la Policía Nacional, de conformidad con los estándares internacionales de derechos humanos que rigen el uso de la fuerza bajo los principios de excepcionalidad, proporcionalidad y absoluta necesidad”, fue la segunda petición del comité.

En ese sentido, manifestó, en la tercera petición, un llamado al Gobierno para que cumpla las sentencias judiciales que tiene que ver con las garantías de la protesta social en Colombia.

Por otra parte, y en una petición muy parecida a la que ha hecho la oposición en el Congreso —­que también se reunirá con la CIDH—, solicitaron la creación de una comisión de expertos para documentar de manera detallada los casos de violación de derechos humanos en el contexto de la protesta desde el pasado 28 de abril.

También pidieron “reiterar los estándares relacionados con los límites del uso del derecho penal frente a la protesta, a fin de evitar la judicialización de quienes ejercen derechos reconocidos en la convención americana de derechos humanos”.

En el mismo documento, solicitaron a la CIDH que inste al Gobierno a la implementación de los puntos del Acuerdo de Paz que tenían relación con las garantías de la protesta y las garantías para los movimientos sociales, entre otros.

“Que el paro termine ya”, piden afectados por las protestas en Bogotá

Tras cinco semanas de paro nacional, con el paso de los días, crecen los efectos adversos de las movilizaciones sobre el comercio, el transporte público y la convivencia en sectores afectados por disturbios, bloqueos y vandalismo en Bogotá. Esto es lo que sienten algunos ciudadanos afectados.

© Mauricio Alvarado Paro Nacional – 26 de Mayo de 2021 – Disturbios en Yomasa – Usme

El 25 de mayo, 30 vecinos del sector de Las Margaritas, ubicado detrás del Portal Américas, radicó un derecho de petición dirigido a varias entidades públicas —entre esas la Alcaldía, la Policía y el Concejo—, en el que pidieron poner fin a las “acciones anárquicas” que en esa zona se han vivido desde que se iniciaron las protestas en el marco del paro nacional.

En ese y otros puntos de la ciudad se desarrolló ayer una nueva jornada de movilizaciones que, aunque se convocó como una “Toma de Bogotá”, no tuvo una asistencia masiva, salvo en puntos claves como el hotel Tequendama, donde se reunió la CIDH con el Comité del Paro. Allí hubo tensión, pero no pasó a mayores. Pero en otros sectores, como en inmediaciones del Portal Américas, se repitió la escena de los enfrentamientos entre manifestantes y policías.

Justo por esas confrontaciones diarias los vecinos emitieron ese grito de auxilio, que fue condensado en 22 puntos que pidieron, entre otras, el restablecimiento del servicio de Transmilenio en el portal y “un plan de acción inmediato”, para poder movilizarse desde y hacia sus hogares. Y una pregunta de fondo: ¿hasta cuándo?

Aunque extenso y con solicitudes difíciles de cumplir en el actual contexto social, ese derecho de petición refleja el sentimiento de indignación que algunos bogotanos tienen tras haberse visto afectados por los disturbios, los bloqueos de vías y las vandalizaciones de estaciones de transporte público.

“Tenemos niños y ancianos afectados por las confrontaciones, que empiezan a las 6:00 p.m. y terminan en la madrugada, en las que nos aguantamos piedras, bombas molotov, gases lacrimógenos y granadas aturdidoras”, le dijo a El Espectador Marco Ruiz, uno de los líderes barriales que han promovido acciones para visibilizar lo que han vivido desde abril. “Por nosotros, que se acabe ya y se termine la confrontación, porque no sé a dónde vamos a llegar”, dijo.

Olga Ramírez, también firmante del derecho de petición, coincide con Marco en que “el paro no debe continuar, porque nos sentimos secuestrados y necesitamos ayuda psicológica, por las noches traumáticas que hemos vivido quienes tenemos que madrugar a trabajar y buscar el sustento”. Y es que no solo es la perturbación a la tranquilidad de barrios que han quedado en la mitad de una confrontación entre la Fuerza Pública y los manifestantes. Es también el saldo que deja en la infraestructura económica y social de la capital.

Según la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) Bogotá, el paro genera pérdidas diarias de hasta $50.000 millones a los comerciantes, por la caída de las ventas y, en menor medida, por los comercios víctimas del vandalismo. Asimismo, entran en el saco de los impactos económicos el costo de más de $18.000 millones para reparar la infraestructura de Transmilenio, que ha sido atacada durante las protestas y que, en ocasiones, ha puesto a caminar por horas a los usuarios de este sistema para llegar a sus hogares o lugares de trabajo. Esto sin contar la inversión de $3.900 millones que se hace en la provisión de alimentos para los efectivos del Esmad y la Policía en las prolongadas jornadas que requieren su presencia en algunos puntos de la ciudad.

Lucía Bastidas (concejal de Bogotá por Alianza Verde), quien ha sido una voz crítica de la convocatoria a paro en el actual contexto de salud, por la elevada ola de contagios por COVID-19, que no da tregua en la ciudad, le manifestó a este diario que parte de las quejas de quienes viven cerca del Portal Américas es que algunos parques de la zona han sido tomados como puntos de “entrenamiento” de los jóvenes de la llamada Primera Línea.

“El paro debería acabar ya y que los diálogos (entre el Gobierno y el Comité del Paro) no sean paralizantes. Pongámonos sensatos, la gente está cansada y desgastada, y los estragos por la pandemia en el mundo son difíciles. Por cuenta del paro se dejaron de lado la seguridad, el apoyo social, la reactivación económica y la salud”, manifestó la cabildante.

El Espectador consultó a la Alcaldía Local de Kennedy y a la Secretaría de Gobierno sobre las estrategias que han implementado en los barrios afectados aledaños al Portal Américas. La primera manifestó que ha llevado a cabo mesas de trabajo para conocer las necesidades de las personas y gestionarlas con las instituciones encargadas, pero la Secretaría de Gobierno es la que ha estado al frente de la situación. La segunda no se pronunció al respecto.

Y si bien las encuestas más recientes siguen mostrando un apoyo mayoritario a las marchas, es alto el rechazo de la ciudadanía a los bloqueos, que han sido usados como forma de protesta e, incluso, muestra una percepción de 50-50 entre quienes quieren que el paro continúe y los que no. Lo cierto es que así como las movilizaciones masivas han logrado despertar un sentimiento de indignación represada en la ciudadanía, que terminó en el retiro de la reforma tributaria y la reforma a la salud cuando el paro comenzó, también han generado efectos nocivos en la vida de los más vulnerables, así como en el tejido socioeconómico, que ya venía golpeado por la pandemia.

La deuda externa llegó a US$153.628 millones en marzo, y equivale a 50,8% del PIB

jueves, 10 de junio de 2021

El aumento anual fue de 9,3%, pues al compararlo con marzo de 2020, en ese momento la cifra era US$140.000 millones

Carolina Salazar Sierra

Hace unos días la Vicepresidente de la República, y ahora Canciller, Marta Lucía Ramírez, dijo que “la deuda no es mala dependiendo la óptica como se mire, en estos momentos estamos pasando por una coyuntura mundial en la que todo los países están accediendo a ella y Colombia no es la excepción”.

Precisamente, el Banco de la República actualizó las cifras de deuda externa de Colombia con corte a marzo. Lo primero que indica el informe es que en el tercer mes de este año, las obligaciones públicas y privadas sumaron US$153.628 millones, lo que significó un aumento de 9,3% respecto a la cifra que se registró en el mismo periodo del año pasado, cuando en ese momento, la deuda externa fue de US$140.543 millones.

Colombia y Banco Mundial firman acuerdo para desarrollar fondo bursátil de deuda soberana

Del monto total, se registraron US$89.398 millones en deuda pública y US$64.230 en deuda privada. Hay que tener en cuenta que con estos valores en conjunto, la deuda externa representó 50,8% del Producto Interno Bruto (PIB).

El comportamiento de la deuda pública en el tercer mes sumó US$758 millones en las obligaciones a corto plazo, mientras que las de largo fueron de US$88.640 millones (donde se concentran los recursos en su mayoría).

En la deuda privada, la cual suma US$64.230 millones en marzo, los montos principales están a largo plazo con un total de US$43.774 millones, luego, las cifras bajan casi a la mitad con US$20.456 millones en los compromisos de corto plazo.

Histórico de la deuda
Por un lado, como se mencionó, la deuda de Colombia tuvo un incremento anual. Pero algo que hay que destacar en el reporte que acaba de entregar el Emisor es que si se compara marzo de este año, con febrero (también 2021), hubo una reducción de la deuda.

En el segundo mes de 2021, la deuda fue de US$155.516 millones. En ese momento, dicho monto representó 51,4% del PIB. “Algo que es positivo en medio de la coyuntura, porque mientras la pandemia generó que los países acudieran más a instrumentos de financiación para pagar las obligaciones que dejó el covid-19, aquí hay un primer indicador, y es que poco, pero se redujo en 30 días”, dijo Carlos Duarte, analista de finanzas de la Universidad Sergio Arboleda.

Y en efecto, al revisar el histórico, mientras la deuda de Colombia significó 50,8% del PIB, en enero, al igual que en febrero, también venía de niveles de 51,4%. Con un monto, para ese momento del año en niveles de US$155.479 millones.

Hasta el momento, los peores niveles de deuda externa como porcentaje del PIB, fueron los meses más pronunciados de la pandemia cuando se sintieron en 2020. Es decir, en agosto del año pasado, las obligaciones (sumando pública y privada), estaban en 55,5% en la equivalencia del PIB colombiano; con cifras que rondaban los US$150.000 millones; en su momento el Banrep, incluso reconoció que eran valores históricos.

De otro lado, y volviendo a las cifras de marzo de este año, si la deuda se desagrega por instrumentos, los créditos comerciales de corto y largo plazo sumaron un total de US$3.968 millones; los préstamos, US$87.382 millones, y finalmente, los bonos, US$54.956 millones.

Con estas cifras, en el primer trimestre de 2021 la deuda externa totalizó US$464.63 millones, lo que significó un aumento de 10,5% frente al mismo periodo del año pasado, cuando la obligación llegó a US$420.495 millones.

José Antonio Ocampo Excodirector del Banco de la República

“El equivalente de la deuda como porcentaje del PIB es incluso menor al de otros países que han tenido que superar hasta 100% por los efectos de la crisis sanitaria”

Más de 92% de empresas de comercio exterior han perdido ingresos por el paro

miércoles, 9 de junio de 2021

Analdex dice que en materia de exportaciones e importaciones, 33,3% de las empresas tienen afectaciones en 100% de sus operaciones

Rubén Darío Ocampo Camargo

La Asociación Nacional de Comercio Exterior dio un balance de la afectación que han tenido las empresas del sector luego de un mes del paro nacional. Según Analdex 92,6% de las compañías han sufrido reducciones de ingresos con efectos en pérdidas de clientes en los mercados internacionales por incumplimiento de los contratos.

El informe dado a conocer por la asociación, también revela que entre los primeros 15 días del paro y el cumplimiento del mes del mismo, ha incrementado el número de empresas que ha cesado completamente su actividad de comercio exterior.

“Con la evolución del paro, se presenta un aumento en el reporte de empresas que han cesado sus actividades después de un mes bloqueos y manifestaciones pasando de 62,8% a 64,7%”, indica el informe.

En materia de exportaciones e importaciones, 33,3% de las empresas tienen afectaciones en 100% de sus operaciones, representando un incremento de 12% a la fecha, frente al primer balance de los 15 días del paro (21,3%).

“La segunda medición muestra una mayor preocupación por la continuidad del empleo, disminuyendo el porcentaje de empresas que pueden mantener los puestos de trabajo”, dice Analdex.

Finalmente, desde el sector comercio exterior, manifestaron su preocupación por las condiciones actuales del transporte y seguridad, ya que con la evolución del paro se ha evidenciado un mayor riesgo para las mercancías.

“Con 15 días adicionales de paro, los costos de almacenamiento se han incrementado considerablemente”, agrega el informe.

LAS EXPORTACIONES DE CAFÉ CAYERON 52% COMO CONSECUENCIA DE LOS BLOQUEOS POR EL PARO

Pese a la caída, las exportaciones para año corrido logran mantenerse estables e incluso crecen, según reportó la Federación Nacional de Cafeteros

ALLISON GUTIÉRREZ NÚÑEZ – AGUTIERREZ@LAREPUBLICA.COM.COmiércoles, 9 de junio de 2021GUARDAR

Como consecuencia de los bloqueos tal cual argumentó y advirtió la institucionalidad cafetera, las exportaciones de café cayeron 52% en el país.

Según los datos oficiales, las exportaciones de café para el mes de mayo fueron de 427.000 sacos de 60 kg, mientras que para el mismo mes de 2020 estas fueron de 894.000 sacos exportados.

No obstante, según reporte de la Federación Nacional de Cafeteros (FNC), en lo corrido del año las exportaciones crecieron 7%, a más de 4,9 millones de sacos de 60 kg, frente a los 4,6 millones de sacos exportados en los primeros cinco meses de 2020.

En los últimos 12 meses, las exportaciones de café se mantuvieron prácticamente sin cambio frente al mismo periodo anterior, y en lo corrido del año cafetero crecen 2%, a casi 8,6 millones de sacos, con respecto a los casi 8,4 millones de sacos un año antes.

En cuanto a la producción mensual, la FNC explicó que “como esta se calcula en función de la demanda, en esta ocasión, tomando en cuenta que no correspondería a la producción real, dadas las alteraciones sustanciales en las variables, la cifra no se publica”.

Cerca de 10.000 procesos disciplinarios prescribirán en la Procuraduría

Esto en razón de la entrada en vigencia del Código General Disciplinario, a partir del 1 de julio. Se extinguirán las investigaciones que ocurrieron antes del 1 de julio de 2016.

La entidad del Ministerio Público tiene actualmente más de 12.000 procesos. (Archivo/)

Cerca de 10.000 procesos disciplinarios de la Procuraduría General de la Nación prescribirán a partir del próximo 1 de julio. Esto en razón de la entrada en vigencia del Código General Disciplinario aprobado hace algunos años y de autoría del exprocurador Alejandro Ordóñez.

Por cuenta de dicho Código, vencerán los procesos que estaban en etapa preliminar, en investigación disciplinaria, que fueron sancionados en primera instancia y que acontecieron antes del 1 de julio de 2016. Así las cosas, de las más de 12.000 investigaciones que adelanta la entidad del Ministerio Público, 10.000 prescribirán, dejando poco más de 2.000 casos activos.

Entre las investigaciones disciplinarias que caducarán el próximo mes, están las de las exministras Ceciliar Álvarez y Gina Parody por un presunto conflicto de intereses en el proyecto Ruta del Sol II adjudicado a la multinacional Odebrecht.

“El órgano de control cuestionó la aprobación del Conpes 3817 que declaró la importancia estratégica del corredor Ocaña (Río de Oro – Agua Clara – Gamarra), y las conexiones a los puertos fluviales al norte y al sur de Gamarra, y lo adicionó al proyecto de inversión Ruta del Sol sector II; pese a estar incursas presuntamente en causal de impedimento porque derivado de la decisión, pudieron verse favorecidos familiares de las exfuncionarias”, señala la entidad el pasado junio de 2018.

También la que se adelantaba contra el exsenador Bernardo ‘Ñoño’ Elías por su relación con Odebrecht, las sanciones por los procedimientos irregulares en el Plan de Alimentación Escolar (PAE), entre muchas otras.

El nuevo Código General Disciplinario que entrará en vigor, tiene su raíz en 2014. En esa fecha, el entonces procurador Alejandro Ordóñez anunció al país que era necesario “algunas modificaciones” en temas puntuales de los procesos de la Procuraduría.

El proyecto de ley que pasó por el Congreso para este fin, incluyó temas con referencia a la doble instancia en procesos disciplinarios, recolecciones de elementos probatorios y tiempos de las investigaciones.

25 de Mayo de 2021

Habitabilidad en la calle: “más que un problema, realidad de la desigualdad y ausencia de justicia social”.

PUBLICADO EN: ECONOMÍA PARA EL BIEN COMÚN

Con frecuencia se observa en las ciudades una población pensada como un problema que se relaciona con la inseguridad y el miedo de los ciudadanos que a menudo transitan las calles. Hombres y Mujeres algunas veces con poco vestuario, malolientes, presentación inadecuada; ubicados en la zona centro de los municipios, alrededor de locales comerciales, bodegas de reciclaje, plazas de mercado entre otros en los que frecuentemente hay consumidores y expendio de sustancias psicoactivas; en algunos casos pidiendo limosna, algo para comer o simplemente perdidos en realidades imaginarias que les aporta las sustancias que consumen y que a su vez los consume a ellos. ¡Sí…! El habitante de calle, una realidad que por décadas se ha considerado invisible, pero que a los ojos de la humanidad está ahí; generando sensaciones para los ciudadanos y para un estado que pareciera se olvidara que al igual que el resto son seres humanos por quienes deben velar a través de sus políticas que permitan restablecer los derechos humanos y su dignidad. Y entonces, alguien puede preguntarse ¿por qué olvidados? Si el gobierno ha establecido políticas para ellos.

Políticas que como es costumbre se construyen y quedan en el papel. Se demuestra con las cifras que se pueden observar en el país, calculadas para el diagnóstico realizado en la política pública de Colombia (2016) donde se estableció que el país contaba con 34.377 habitantes de calle entre las ciudades de Bucaramanga, Bogotá, Cali, Barranquilla y Medellín, observando que el mayor número de habitantes o de población total la tenia Bogotá, siendo aproximadamente 15 veces la población de Bucaramanga, por lo cual se esperaría que el número de habitantes de calle fuera mayor; sin embargo; llama la atención que aunque para Bogotá hay más habitantes de calle que en la ciudad santandereana y su área metropolitana, la tasa de habitantes de calle por el total de población en el municipio es mayor (Bucaramanga 4,20%,  Bogotá 2,90%, Cali 1,90%, Barranquilla 1,50%; y Medellín 1,20%), lo que puede traducirse en que hay más concentración de pobreza e indigencia en Santander que en la misma capital del país y de las otras tres ciudades analizadas; aunque se haya querido mostrar a ésta ciudad como  estable con indicadores favorables en términos de crecimiento, empleo, competitividad entre otros aspectos, ¿ Paradoja?.

Ahora bien, para años recientes el Departamento Administrativo de Estadísticas en Colombia realizó un monitoreo de condiciones sociodemográficas del habitante de calle en Medellín, Barranquilla y Bucaramanga con sus áreas metropolitanas; Manizales y Cali, lo cual cobija un total de 21 municipios,  con el fin de establecer una línea base para construir los parámetros de intervención social en la formulación, implementación, seguimiento y evaluación del impacto de esta política publica social (DANE, 2020), que pretende como bien lo mencioné anteriormente desarrollar lineamientos claros de intervención.

Así, se define que para el 2019 excluyendo Bogotá había una concentración de habitantes de calle en las ciudades de Manizales, Bucaramanga, Medellín y sus respectivas áreas metropolitanas, Barranquilla, y Cali, 13.252 habitantes de calle, de los cuales el 86.91% (11.516) son hombres y el 13,1% (1736) son mujeres. Teniendo Cali la mayor concentración de ellos con un-35,9% (4749), Medellín 28,5% (3778), Barranquilla con una representación del 16% (2120), Bucaramanga 14,8% (1960) y Manizales 4,8% (635) del total de habitantes de calle en éstas ciudades. Finalmente, se puede observar según estas cifras que 3 años después, el número de habitantes de calle de la ciudad de Bucaramanga disminuyó en 253 pasando de 2213 habitantes de calle en 2016 a 1960 en 2019, a diferencia de las otras ciudades en las que se incrementó esta cifra, oscilando los cambios entre 298 y 1067 habitantes de calle más, como fue el caso de Medellín que paso de tener 2721 a 3788 habitantes de calle. Lo que muestra un aparente escenario favorable para-Bucaramanga desde la lógica de reducción presentada y para las demás he aquí la pregunta y entonces ¿ donde está la política pública de habitabilidad en la calle? ¿papel o realidad?

Los anteriores ejercicios de construcciones de política publica y de la realización de la caracterización demográfica y socioeconómica de las personas habitantes de la calle obedece al estricto cumplimiento de los artículos 3 y 4 de la ley 1641 de 2013 del país “por la cual se establecen los lineamientos para la formulación de la política publica social para habitantes de calle y se dictan otras disposiciones”, aclarando que la Corte Constitucional hace la diferenciación conceptual entre el habitante de la calle y el indigente aduciendo que todo habitante de la calle es indigente, pero no todo indigente es habitante de la calle y que tanto la noción de indigente como la de habitante de la calle tienen en cuenta un componente socioeconómico que pone énfasis en la situación de pobreza y un componente geográfico que, en el caso de las personas o grupos en situación de calle, advierte sobre su presencia en el espacio público urbano, donde transcurren sus vidas, denotando la falta de vivienda, variable que distingue a quienes viven en la calle de otros grupos indigentes (Corte Constitucional de Colombia, Sentencia C-385 de 2014 citada por Gómez ,2013), puesto que  − habitar en la calle significa hambre,  hostigamiento, indiferencia ciudadana, inseguridad, exposición a enfermedades, humillación, desempleo, depresión, todo esto causado de situaciones problemáticas que tal vez tuvo que vivir en el pasado y que le obliga a perder vinculos familiares como lo son la violencia intrafamiliar, desplazamiento por situaciones de violencia, problemas económicos, consumo de Psicoactivos entre otros factores; por lo cual se evidencian las injusticias sociales, la desigualdad en una Sociedad capitalista como la nuestra, la desprotección del estado y la necesidad de hacer más que formular políticas públicas que no trascienden a la acción. El problema es la falta de conciencia, la indiferencia, la desprotección estatal y las fallas del estado y del mercado que ocasionan los escenarios que anteceden la habitabilidad en la calle.

Maryi Yurany Olarte Dueñas

Coordinadora del Observatorio Socioeconómico de Santander-

observatoriosocioeconomico@ustabuca.edu.co 

Facultad de Economía Usta Seccional Bucaramanga.

ANALISTAS 05/06/2021

La asistencia militar y la reactivación

Fernando Barrero Cháves

CR (RVA)   GUARDAR

La asistencia militar que se está aplicando en algunas regiones de Colombia está consagrada en el artículo 170 de la Ley 1801, y se retoma en la Política Marco de Convivencia y Seguridad Ciudadana. Solo puede usarse en situaciones excepcionales y de manera temporal.

En su aplicación, los militares no están autorizados en términos convencionales ni legales a intervenir en las manifestaciones o su disolución, tampoco a realizar requisas ni capturas.

Se trata de una medida, en la que, ante “hechos de grave alteración de la seguridad y la convivencia, riesgo o peligro inminente”, los militares acompañan a los agentes de Policía en sus operativos y acciones. Nada más. Solo acompañamiento, pero siempre teniendo en la mira la defensa de la vida, honra, bienes y creencias de los colombianos.

Y desde que se decretó la asistencia militar, hemos visto a los soldados muy comprometidos con el país, siendo respetuosos y garantes de la protesta pacífica. Su compromiso está reflejado en las principales vías, reactivando el transporte de pasajeros en el Valle, y contribuyendo al desbloqueo de vías en Cali, Jamundí, Candelaria y Yumbo.

Otro de los aciertos por parte de los miembros del Ejército Nacional es que han sido garantes del desplazamiento del transporte de carga, con los productos de primera necesidad.

No es un secreto que, en medio de estas jornadas mayoritarias en protestas pacíficas, el incremento en los precios y la escasez de los alimentos han empeorado la situación económica, que ya estaba en detrimento con la pandemia del covid-19.

Para los empresarios colombianos y para la economía del país, su aporte ha sido vital en el proceso de reactivación que continuará; según las proyecciones de la Ocde y tal como lo publicó La República esta semana, el PIB global tendrá un crecimiento de 5,8% para 2021, que se estabilizará en 2022 con una proyección de 4,4%.

La misma Ocde ubicó a Colombia como el país con mayor crecimiento dentro del bloque sur, con una proyección de 7,6% para 2021, y una estabilización de 3,5% en 2022.

Las Fuerzas Militares, además, han garantizado que el plan de vacunación continúe y para ello han apoyado el desplazamiento del material médico y las vacunas para que lleguen a las ciudades.

A la fecha, no se ha visto una sola denuncia hacía los soldados, que no han empuñado sus armas hacia el pueblo, no ha habido un disparo o un altercado, pues han actuado en apego a los derechos humanos. La ciudadanía ha visto con agrado su comportamiento ético frente a los colombianos que se apartan de las manifestaciones pacíficas. En este sentido, su responsabilidad con el país y su persistencia en el cumplimiento de su misión es digno de admirar, sin duda alguna.

La ciudadanía de bien, que es la inmensa mayoría de colombianos, ha notado la presencia en los Puestos de Mando Unificado integrados por Ejército, Policía, Fuerza Aérea, Armada y otras instituciones, y visto que desde allí se ha hecho seguimiento a las protestas que han sido, mayoritariamente, pacíficas. En los PMU se han tomado las acciones necesarias para tratar de evitar más alteraciones de orden público, porque el liderazgo en las regiones es de las autoridades civiles.

También se ha visto el liderazgo regional, cuando los mandos aparecen en los medios de comunicación para informar sobre sus actuaciones para normalizar el abastecimiento de alimentos y medicinas, entre otros y para contribuir a la seguridad de las personas.

Los soldados no solo están apoyando a nuestra Policía y a las autoridades civiles en las ciudades, sino que además continúan cumpliendo las tareas propias de su misión constitucional, como la desarticulación de la estructura delincuencial de los Caparros, en Antioquia; la captura con las disidencias Carlos Patiño y Dagoberto Ramos, en Cali; el hallazgo de depósitos ilegales con armamento, en la costa norte, y ha continuado con la erradicación de cultivos ilícitos, por ejemplo.

Es oportuno que los empresarios en particular y la ciudadanía en general le hagan un reconocimiento a estos soldados de tierra, mar y aire que, en medio de la difícil situación que atraviesa el país, han tenido un comportamiento enmarcado en los derechos humanos, y exhortarlos para que continúen haciendo las cosas bien, porque Colombia necesita del apoyo de todos para seguir creciendo en lo económico y en lo social.

Agencia internacional reportó alto grado de desinformación en medio de las protestas

jueves, 20 de mayo de 2021

La entidad reportó más de 7.000 cuentas falsas en redes sociales que son operadas desde México, Venezuela, Bangladesh y Rusia

Jonathan Toro – jtoro@larepublica.com.co

Fiscalía crea comisión especial que investigará denuncias de mujeres sobre abusos en protestas

De acuerdo con el Centro para una Sociedad Segura y Libre de Estado Unidos (SFS por sus siglas en inglés), durante lo corrido de los días de manifestaciones en Colombia, se han detectado cerca de 7.000 cuentas “Trolls” en redes sociales, que, administradas desde México, Venezuela y Bangladesh con servidores de Rusia y China, se han dedicado a bloquear y enviar spam a cualquier comentario o publicación que critique las manifestaciones.

De acuerdo con el estudio realizado por la firma de seguridad, 4.233 cuentas son procedentes de Bangladesh; 1.500 son administradas desde México; otras 900 en Venezuela, y finalmente, 600 cuentas que son administradas desde otros lugares del mundo.

Codirector del Banco de la República advirtió sobre los daños causados en protestas

Ahora bien, señalan los expertos en seguridad del Centro que una empresa de extracción de datos, con sede en Miami, evidenció algunas cuentas de trolls, con sede en Asia, que han hecho imágenes y videos virales de las protestas en Colombia que no dan cuenta de la realidad de las manifestaciones ni del panorama político y social del país.

Las protestas en Colombia entran en su tercera semana, y líderes advierten que continuarán

Pese a que SFS no ha verificado de forma independiente el análisis de la firma de Miami, sí confirmó que la situación que se presenta coincide con los patrones de desinformación previamente observados durante las manifestaciones en Chile, Ecuador y otros lugares del mundo, que han sido verificados.

Según el Laboratorio de Investigación Forense Digital del Atlantic Council, uno de los patrones más comunes es reciclar videos de protestas en otros países y presentarlos incorrectamente como imágenes de protestas actuales. El DfrLab citó específicamente ejemplos de imágenes recicladas de enfrentamientos entre policías y manifestantes de 2019 en Ecuador y Chile, que fueron presentados erróneamente por periodistas y académicos colombianos como evidencia de fuerza excesiva por parte de Esmad.

Finalmente, el estudio señaló que el país atraviesa por una grave crisis de legitimidad que ha sido producto de la crisis desatada por el coronavirus y una seguidilla de tropiezos en la política del país que ha terminado por debilitar el sistema institucional.

En ese sentido el Centro para la Sociedad Libre y Segura señaló que “Colombia ha visto evaporar más de diez años de crecimiento económico en un año, con una contracción de 6,4% en su PIB el año pasado y el desempleo disparándose a casi 16%” a lo que también agregó que “el gobierno de Duque se centró en el desafío económico inmediato y pasó por alto las dimensiones geopolíticas de más largo alcance que rodean la situación y que han impulsado el estallido social”.

Mayo 21 De 2021 – 03:45 P. M.

El Gobierno ha tomado cuatro medidas para responder a las movilizaciones

miércoles, 19 de mayo de 2021

Educación gratis y subsidio al empleo están entre las medidas que ha anunciado el gobierno para responder a las peticiones

Carlos Gustavo Rodríguez Salcedo

El Gobierno Nacional ya ha tomado cuatro medidas como respuesta a las protestas que arrancaron el 28 de abril, tras radicar el proyecto de reforma tributaria en el Congreso. Una de las más recientes la anunció el presidente Iván Duque el domingo: el subsidio que se les dará a las empresas que contraten a jóvenes en sus nóminas.

Este programa busca aliviar el descontento general con la situación actual y fue el último paso que se ha tomado en el marco de las negociaciones. El primero fue el retiro de la tributaria, que le dio pie a las protestas en las calles, y el inicio de la discusión de un nuevo proyecto de ley. Este, según el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, no solo buscará un recaudo de casi $10 billones menos que el proyecto original, sino que su enfoque estará en financiar el gasto social.

Restrepo ha dicho que la propuesta presentada por la Andi es un buen insumo para la nueva reforma, por lo que gran parte de la factura la pagarán los empresarios. El funcionario, además, ha dicho que se buscará extender el Plan de apoyo al empleo formal (Paef) y el Ingreso Solidario.

Matrícula cero para estratos 1, 2 y 3 en el segundo semestre costará $600.000 millones

Otra de las medidas ya anunciadas por el Gobierno es la gratuidad para los estratos 1, 2 y 3 de las personas que quieran estudiar en una institución superior, técnica y tecnológica. Inicialmente, esto será para el segundo semestre, con un costo de $600.000 millones, con el objetivo de conseguir más recursos en la tributaria y volverlo permanente. Esta propuesta cobijaría a más de 695.000 estudiantes.

El tercer anuncio que ha hecho el Gobierno es el mencionado subsidio a las empresas que generen trabajos a jóvenes entre 18 y 28 años. El Presidente explicó que se subsidiará un monto equivalente a 25% del salario mínimo a las empresas que cumplan con este requisito.

El ministro de Trabajo, Ángel Cabrera, le dijo a LR que la meta es beneficiar a 500.000 jóvenes. Una propuesta similar estaba en la tributaria que se cayó y que calculaba que esta cantidad de personas era equivalente a 20% de la población con más de tres meses en situación de desempleo.

“Aquí estamos facilitando la generación de empleo, la idea es darle respuesta a los jóvenes en las calles. Los gremios están de acuerdo, esto lo plantea la Misión de Empleo”, dijo Cabrera.

Según explicó el Ministro, la idea es que este mecanismo funcione de manera similar al Paef. Es decir, que las empresas presenten la Pila ante la Unidad de Gestión Pensional y Parafiscales.

Esto, agregó Cabrera, asegurará que los empleos que se creen sean formales y añadió que no es necesario que estos puestos de trabajo sea un primer empleo, es decir, puede ser un joven que haya perdido su trabajo en la pandemia. La reglamentación se hará por medio de un decreto que debe salir las próximas semanas, aunque el objetivo es que en la tributaria se encuentren nuevas fuentes de recursos para prolongarlo en el tiempo.

ABC del programa que facilitará el acceso a una vivienda a jóvenes entre 18 y 28 años

El último anuncio que hizo Duque y que beneficia a los jóvenes, el segmento de la población que más ha salido a marchar, es una nueva medida para ayudarle a financiar la compra de vivienda.

Inicialmente, será para la población ente 18 y 28 años y tendrá condiciones preferenciales en el crédito de vivienda VIS, través del Fondo Nacional del Ahorro; garantías para el crédito hipotecario 100% subsidiadas por el Gobierno y acompañamiento personalizado durante el proceso. Además, se podrá financiar hasta 90% del valor de la vivienda, para que se reduzca la cuota inicial.

Carrasquilla renunció para buscar consensos
Aunque no fue una decisión del Gobierno, el exministro Alberto Carrasquilla renunció a su cargo una vez se anunció que el proyecto de reforma tributaria que él lideró iba a ser retirada del Congreso. El funcionario dijo en su momento que su renuncia se daba porque su continuidad en el Gobierno dificultaría la construcción rápida de los consensos necesarios. Además, en su renuncia recalcó que la reforma del sistema tributario debía ser una prioridad. “Llegar rápidamente a un consenso democrático en torno a una reforma del sistema impositivo colombiano es un imperativo”, dijo en su renuncia.

Reflexiones sobre las marchas de abril y mayo

miércoles, 19 de mayo de 2021

Algunas peticiones podrán ser atendidas por el actual Gobierno, pero otras necesitarán más tiempo, lo que quiere decir que deberán ser resueltas por quien gane las elecciones de 2022

Jaime Arias

Escribo desde esa “torre de marfil” que suelen ser las universidades, torre que debe mantener contacto estrecho y permanente con la realidad cotidiana, pero a la vez constituirse en un lugar que brinda a estudiantes y maestros espacio, tiempo y base conceptual para pensar, debatir y discutir sobre el momento y sobre el futuro, tanto global como local. Así como en el medioevo los monasterios occidentales constituyeron el refugio de monjes y abades dedicados a pensar y escribir para mantener vivo a Occidente, a partir del segundo milenio surgen universidades que albergan a gremios de maestros en las artes, oficios y ciencias, quienes cumplen la valiosa tarea de perpetuar los saberes, descubrir las verdades y transmitir el conocimiento y la sabiduría colectiva.

Los acontecimientos de abril y mayo en Colombia pasarán a nuestra larga historia de conflictos sociales y políticos. No pueden ser ignorados por la universidad y ameritan análisis serio, imparcial (si se puede) y profundo sobre las causas que nos llevaron a estos y las consecuencias. Colombia ha sido un país convulsionado, a partir de la creación de la República en el siglo XIX, cuando se intento crear una nación de ciudadanos libres. Luego, en el siguiente siglo, caracterizado por un sinnúmero de hechos violentos, se avanzó en la senda de la modernización. Y ahora, en los albores del nuevo milenio, confluyen condiciones y problemas que parecieran impedir el desarrollo de un país pacífico, productivo y equitativo.

Las marchas nutridas con multiplicidad de actores, desde los sindicalistas, hasta estudiantes, camioneros, taxistas, cabildos indígenas y ciudadanos desencantados, han recorrido todas las regiones en un coctel de protestas legítimas y pacíficas a las que se agregan actos vandálicos, en el que se expresa rabia, desilusión e incertidumbre. Y desde luego, no han faltado los encuentros violentos entre la policía y los manifestantes, que terminan en dolorosos episodios de sangre y, pasada la primera semana, los enfrentamientos entre manifestantes y personas de las comunidades afectadas, quienes decidieron tomar cartas directas en el conflicto. Ahora, en el diálogo con el gobierno, presentan un pliego de 17 exigencias o reformas, que merecen un análisis serio desde las universidades.

Algunas peticiones podrán ser atendidas por el actual Gobierno, pero otras necesitarán más tiempo -entre dos y cuatro años, por lo menos-, lo que quiere decir que deberán ser resueltas por quien gane las elecciones de 2022. La mayoría tendrán solución bajo dos condiciones: un cambio político y social casi revolucionario y mucho tiempo, puesto que corresponden a daños estructurales de nuestra sociedad, como intentaré demostrar más adelante.

Antes de entrar en lo que llamaré la “exploración subterránea” de la situación colombiana, me atrevo a anticipar lo que podría ser el desenlace del actual movimiento. Lograron la caída del Ministro de Hacienda, pero no será fácil que ocurra lo mismo con el presidente Iván Duque, a pesar de los desaciertos y la falta de liderazgo del ejecutivo. Dado que se puede llegar a un estado de fatiga nacional y de rechazo a la violencia, o que la situación de orden público empeore y evolucione a enfrentamientos entre grupos antagonistas civiles (como ya se está viendo), probablemente la llamada sociedad civil termine rodeando a las autoridades legítimas como lo ha hecho a lo largo de décadas y se designe un gabinete de unidad (política) nacional. En ese escenario, es factible llegar a un acuerdo parcial con parte del extenso y heterogéneo Comité del Paro, aplazando los reclamos más complicados para futuras jornadas.

La verdadera crisis

Las manifestaciones de rabia, descontento y malestar que vivimos en 2019, y que ahora se repiten con mayor fuerza, no son sino la punta de un iceberg, y se han venido gestando durante siglos. Para comenzar, la nueva república independizada nunca alcanzo a constituirse como nación unificada en valores y objetivos; seguimos siendo una obra inconclusa, sin fundamentos para estructurar Io que será un Estado sólido y una sociedad en progreso equitativo. Debajo del trozo de hielo que estamos viendo, existe una situación conflictiva en permanente ebullición.

Colombia ha tenido dos grandes problemas subterráneos desde su independencia, originados tal vez en la propia colonia: el primero se refiere a la construcción del tejido social y el segundo a la debilidad institucional. Por años nos creíamos un país de leyes y avanzado en materia política — por lo menos en relación con nuestros vecinos—, con una democracia electoral civilista ininterrumpida, casi la más antigua de la región, y con partidos políticos fuertes que abrazaron ideales liberales; nuestras élites se reputaban como cultas, y durante el pasado siglo se fue desarrollando un empresariado dinámico.

Sin duda, el país actual dista mucho del que existía hace medio siglo y no son pocos los avances: la economía, aunque mediana, ha crecido constantemente y las finanzas públicas se han manejado con criterio prudente y ortodoxo; se modernizo el sector financiero y se crearon empresas de tamaño medio, especialmente de servicio; en educación y salud se avanzó notablemente a partir de la posguerra de los años 40; las ciudades se expandieron y progresaron materialmente. Mientras tanto, la sociedad y las costumbres también cambiaron: hoy somos una comunidad más secular, de pensamiento más libre, la mujer ha avanzado en su participación (aunque no lo deseable). Nos fuimos incrustando en la sociedad de consumo para conquistar lo que algunos sociólogos Ilaman la modernidad, pero todo ello de manera desordenada, desarticulada e inconclusa.

No existe verdadero tejido social relativamente homogéneo; hace algunos lustros prácticamente no existan las clases medias o eran muy pequeñas y los pobres eran una mayoría olvidada, marginada y resignada; en la última década se logró una disminución significativa de la pobreza monetaria y aumento el tamaño de las clases medias, pero esos esfuerzos fueron borrados de un tajo por la pandemia actual que arraso con muchos empleos y causo el cierre de numerosas empresas. Somos uno de los países más inequitativos del mundo en cuanto a distribución del ingreso y de la riqueza, y nuestra fuerza laboral es mayoritariamente informal.

Estamos padeciendo una especie de “ironía del crecimiento y de la modernización social”: al educarse y obtener empleo formal, muchas personas salieron de la condición previa de pobreza; pero, como era de esperarse, sus expectativas crecieron más allá de Io que la economía y el estado podían atender para integrarse en circuitos virtuosos de bienestar, y al encontrar caminos cerrados, entraron en estado de insatisfacción y malestar, hecho que ha contribuido al quebrantamiento de una cohesión social ya bastante frágil. Los más pobres pudieron conocer los estándares de vida de otros países y de las gentes adineradas del nuestro (efecto demostrativo) a través de los medios de comunicación —lo que hace unas décadas no era posible—, y constataron que ellos jamás podrán disfrutar esas ventajas. La educación, uno de cuyos propósitos principales debe ser contribuir al mejoramiento de las condiciones sociales y económicas de la población, se convirtió para algunos en un camino de frustración ante la falta de oportunidades.

Una situación de descontento general conduce a la anarquía o al estado de anomia, que es la desorganización, o desviación, derivada de la ausencia de un marco normativo que controle la conducta humana, situación que deviene en mayor ruptura de los vínculos sociales, como lo describió Robert Merton‘, al plantear que la anomia ocurre ante la ausencia de instituciones y medios legítimos que permitan alcanzar los objetivos y aspiraciones de la cultura colectiva.

Nuestro tejido social está seriamente dañado, no tenemos ni valores ni objetivos compartidos, cada cual marcha por su lado, sin mirar a su alrededor. Y Io más preocupante es que, por el camino que se vislumbra, no habrá recomposición, por lo menos en un plazo mediano. Las disparidades continuaran y crecerán, a menos que tomemos el sendero equivocado de equilibrar todo con un rasero bajo, es decir, convirtiéndonos en un Pals empobrecido generalmente, sin empresas, sin inversión y sin empleos.

El marco normativo lo constituyen las reglas sociales que va creando cada cultura y el ordenamiento jurídico positivo que es posible dentro de un sistema político estable y desarrollado. Lamentablemente, el marco institucional esta desdibujado y padece su propia crisis, de manera que su aplicación para regular la sociedad y evitar desviaciones es muy precaria. Aquí me refiero tanto a las instituciones políticas como a las sociales.

Las instituciones políticas se han desconectado de la realidad y no la entienden; además, la comunidad desconfía de ellas, Io cual afecta directamente la gobernabilidad. Estas instituciones no trabajan armónicamente, internamente existen rupturas y estamos frente a una enorme fragmentación, que se vio agravada con las nuevas entidades creadas en la Constitución de 1991. Las clásicas ramas del poder, además de estar desprestigiadas, se enfrentan entre sí, y no parece que compartieran la misma orientación hacia el bien común.

Otras instituciones que tradicionalmente contribuían a la cohesión social — la religión, la familia, la escuela y los medios de comunicación— se han desvanecido, y ya no cumplen ese papel de “pegamento” de las comunidades ni de las personas. Las redes sociales y los “parches” están ocupando sus lugares.

Preocupa particularmente la situación de los jóvenes, muchos de los cuales están desamparados desde niños, no reciben una educación inicial que fortalezca los principios y valores comunes y no se encuentran satisfechos con sus estudios cuando logran ingresar a un plantel de educación básica y media o a una universidad. Las posibilidades de lograr un empleo digno y bien remunerado son pocas, de forma que van perdiendo la ilusión de progreso en la escala social. Su existencia pierde sentido, no hay alicientes, sienten que la sociedad los margina cuando tienen una gran energía represada. Para ellos el destino es avaro. Por ello, la sociedad y el estado deben ser receptivos ante sus reclamos, atenderlos en la medida de Io posible y, sobre todo, evitar que nuestros jóvenes sean víctimas de situaciones de exclusión, manipulación y violencia como las que, con dolor, hemos tenido que presenciar en estos días de agitación social.

Estos problemas invisibles y subterráneos constituyen un lastre difícil de superar, y no se resuelven en la mesa de negociaciones durante o después de un paro nacional; será necesario recomponer a fondo la sociedad y sus instituciones tutelares. Un camino sería el de la revolución violenta, así sea democrática, con el riesgo de que las cosas empeoren como se ha visto en nuestro vecindario. Otro es dejar que las aguas se tranquilicen y continuar con paliativos menores que nos conducirán a lo mismo. La tercera alternativa es adelantar una serie de cambios fundamentales bajo un nuevo liderazgo, lo cual no se ve por ningún lado. Pareciera que estamos en un callejón sin salida, pero eso no es posible: “no hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo resista”. Colombia tiene que salir adelante.