Noticias Colombia agosto 2021.

Julio 30 De 2021 – 08:50 P. M.

En junio mipymes impulsaron la recuperación del empleo

El Dane reportó que 75% de los 2,28 millones de puestos de trabajo recobrados fueron en empresas de menos de 10 personas

LAURA LUCÍA BECERRA ELEJALDE

Para junio de 2021 Colombia reportó que 20,6 millones de personas estaban laborando o en condición de “ocupadas”, un incremento de 2,28 millones frente a los 18,3 millones que estaban ocupadas en junio de 2020, según reportó el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) en su informe de mercado laboral para el sexto mes del año.

Este resultado, según el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, estaría explicado en mayor medida por las micro y pequeñas empresas del país, pues según explicó, “casi el 75% de la recuperación de puestos de trabajo se está dando en empresas de menos de 10 empleados”.

El director de la entidad indicó que, al desagregar esos 2,28 millones de puestos de trabajo de más que estamos viendo en la variación anual por el tamaño empresarial según el por número de personas ocupadas, se ve una clara contribución entre las pequeñas más pequeñas en comparación con las mas grandes.

La reactivación se ha dado fundamentalmente en empresas de menos de 10 personas ocupadas, en donde esta variación de 5,7 pps aportados por las personas que trabajan solas (empresas unipersonales), se complementan aproximadamente en un poco más de puntos porcentuales de empresas que tienen entre 2 y 10 personas ocupadas“, destacó el director del Dane.

El reporte de la entidad estadística señaló que para junio 1,04 millones de personas más reportaron estar trabajando en una empresa conformada solo por un trabajador, que en compañías entre dos y tres trabajadores se recuperaron 289.000 puestos, en las empresas que emplean entre cuatro y cinco personas fueron 204.000 puestos más los que se configuraron en comparación con el mismo mes del año 2020, y en las empresas que tienen entre seis y diez trabajadores fueron 262.000 las plazas adicionales de trabajo que se ocuparon.

En contraste, las empresas medianas fueron las que menos empleos generaron, las compañías que emplean entre 20 y 30 personas solo reportaron 87.000 trabajadores adicionales en su variación anual, las que contratan entre 51 y 100 personas registraron 27.000 personas e incluso, las compañías con nóminas entre 31 y 50 personas, por el contrario, perdieron 5.000 trabajadores.

Las empresas de más de 100 empleados registraron 274.000 trabajadores más en junio en comparación con el mismo mes de 2020.

EL DESEMPLEO

Si bien desde el Dane se destacó por un lado la mejora en las cifras de los ocupados, por el lado del desempleo las cifras también fueron positivas. La entidad reveló que la tasa de desocupación para junio fue de 14,4%, 5,4 puntos porcentuales por debajo con relación al dato de junio de 2020, cuando el desempleo se ubicó en 19,8 %.

Sin embargo, en el comparativo bienal, las cifras aún se ubican 5 puntos porcentuales por debajo de los niveles del mes de junio de 2019, previo a la pandemia, cuando la tasa de desempleo nacional fue de 9,4%.

Para junio, según el Dane, fueron 3,47 millones los colombianos desempleados, lo que implica que 1,06 millones de personas salieron de esta condición en relación con los 4,5 millones de desempleados que se registraron en junio del año pasado.

María Claudia Llanes, economista de BBVA Research para Colombia, explicó que “esta caída era de esperar por las altas tasas de desempleo que se observaron por esta época hace un año. Este año, entre mayo y junio, con datos ajustados por la estacionalidad de cada mes, la tasa de desempleo se mantuvo relativamente estable con un empleo que se redujo ligeramente en 105.000 personas y que permanece en niveles similares a los observados en octubre de 2020 y en un 92% del nivel pre pandemia”.

Desde el Dane se destacó también el impacto en las principales 13 ciudades, donde para junio de este año la tasa de desempleo cayó a 17,1%, luego de ubicarse en el mismo mes de 2020 en 24,9%.

La población desempleada en los principales 13 centros urbanos del país se redujo en 764.000 personas, pues mientras que el año pasado eran 2,7 millones de desempleados en las capitales, para junio de 2021 se redujo a 2,03 millones de desocupados este grupo poblacional.

La recuperación se ha dado en las 13 principales ciudades, si bien la pandemia ha tenido un impacto focalizado en las ciudades, la recuperación también se ha dado de forma mucho más intensiva en los principales centros urbanos y productivos”, explicó también Oviedo.

Además, destacó que “las agendas locales de reactivación del mercado laboral son esenciales para recuperar las principales 13 ciudades del país”, que son las responsables de la mitad de la contracción bienal negativa en los indicadores.

El director del Dane aseguró también que, si bien “todavía tenemos casi 2 millones de puestos de trabajo por recuperar en el mercado laboral para volver a una situación que veíamos en junio de 2019”, enfatizó en que persiste una brecha de género en el mercado laboral, pues por cada tres hombres que recuperaron su empleo durante junio, hubo dos mujeres que lo hicieron.

SECTORES QUE CRECIERON

El Dane destaco el aporte a la recuperación de los empleos de comercio, transporte y alojamiento y servicios de bebidas, que de acuerdo con Oviedo son las responsables de la recuperación de casi 50% de los puestos de trabajo a nivel nacional.

Por el lado del sector comercio en junio se recuperaron 474.000 puestos, mientras que en el sector de transporte fueron 398.000 puestos y en alojamiento y servicios de comida fueron 306.000 plazas. En conjunto estos sectores aportaron 1,1 millones de empleos.

Otros sectores como Administración Publica y defensa aportaron 291.000 empleos, en las industrias manufactureras fueron 196.000 y en el sector agropecuario 159.000.

Julio 25 De 2021 – 07:00 P. M.

PIB y ayudas de la tributaria 2.0 bajarían la pobreza en 8,2 puntos

Según metas de la tributaria 2.0, Ingreso solidario podría contribuir a que baje en 2,5 pps las personas en esa condición y la reactivación 5,7 pps.

PORTAFOLIO

Una de las principales apuestas de la reforma tributaria 2.0, que ya fue presentada ante el Congreso y que el Gobierno espera que sea aprobada en las próximas semanas, es el paquete social para reducir el número de personas en condición de pobreza. Pero, eso sí, el crecimiento económico sería el principal motor para bajar ese dato.

(Pandemia expulsó 2,5 millones de personas de la clase media). 

Eso apunta la exposición de motivos del proyecto de Inversión social, que dice que entre 2020 y 2022 el crecimiento económico ayudaría a bajar en 5,7 puntos porcentuales (pps) la población en condición de pobreza monetaria y el programa de Ingreso Solidario en otros 2,5 pps, para un total de 8,2 puntos para los próximos dos años.

(Durante 2020, 3,5 millones de personas entraron a la pobreza). 


Eso quiere decir, en otras palabras, que el crecimiento y la recuperación de la economía aportaría en un 70% a la reducción del número de personas que están en pobreza monetaria, es decir, aquellos que ganan por debajo de $331.688 al mes. “Así, aún sin contar el efecto del programa Ingreso Solidario en 2021 y 2022, respecto a 2020 (42,5%) la pobreza caería 3,3 pps en 2021 (39,2%) y 5,7 pps en 2022 (36,8%)”, dice el texto.

Asimismo, para el caso de los que están en situación de pobreza extrema, que ganan menos de $145.004 al mes, el dato caería de 15,1% a 12,5% en 2021 y bajaría a 10,7% en 2022.

Ahora, para dimensionar mejor estas estimaciones del Gobierno, cabe recordar que antes de la pandemia, en 2019, había 17,4 millones de personas en condición de pobreza y por la crisis ese número subió a 21 millones, un alza de aproximadamente 3,5 millones de personas.

(Estos son los ejes de la reforma tributaria 2.0, punto por punto). 

Con la reforma, el plan es que para las personas en pobreza extrema ese número vuelva a niveles inferiores a los de 2019 el próximo año. Y para la monetaria, que alcance los montos de hace dos años en el 2022.

Según le explicó a este diario José Manuel Restrepo, ministro de Hacienda y Crédito Público, el proyecto “tiene el propósito de casi el 50% de la población del país se beneficie de programas sociales y que cerremos el 2022 con niveles de pobreza extrema inferiores a los que teníamos prepandemia y con un desempleo juvenil en el mismo nivel que teníamos prepandemia”, agregó.

Y aunque esas cuentas también incluyen los otros programas ordinarios como Familias en Acción, Colombia mayor y Jóvenes en acción, sería Ingreso solidario el programa que podría impactar en mayor medida en el número de personas en esa situación, pues este le ha llegado por primera vez a familias que no se benefician de las otras iniciativas que ya fueron implementadas hace años, antes de la crisis, e Ingreso solidario fue creado en 2020.

El plan del Gobierno es que Ingreso solidario llegue a 4,1 millones de hogares a partir de este año y eso se extendería hasta 2022. “Así, 7,8 millones de hogares recibirán transferencias monetarias, lo que significa más del 50% de los hogares colombianos recibiendo recursos para aliviar el impacto de la pandemia sobre sus ingresos.
Específicamente, “la cobertura llegaría al 100% de los hogares en condición de pobreza extrema, para el caso de los hogares en condición de pobreza moderada la cobertura llegaría al 76%”, dice el documento.

LOS DESAFÍOS 

Ahora bien, teniendo en cuenta que Ingreso solidario como se conoce actualmente iría hasta junio de 2022, y continuaría con un rediseño hasta diciembre de 2022, la pregunta que queda es cuáles son los caminos que le queda al país para reducir aún más las personas en condición de pobreza, que se ha incrementado por la pandemia.

Por un lado, el Gobierno argumenta en el proyecto de Inversión social que con un impulso al empleo, a través de los incentivos para el empleo para jóvenes, mujeres y otras ayudas para las mipymes, y las iniciativas para mover la economía el país tendrá una reducción del número de personas en esa condición.

Sin embargo, expertos han manifestado en varios escenarios que será necesario también darle un impulso a los programas de empleo y de recuperación de las grandes ciudades, que son las que más han tenido un retroceso económico por la naturaleza de la crisis por coronavirus.

Roberto Angulo, socio fundador de la firma Inclusión, explicó recientemente que “lo que va a acelerar la reducción de la pobreza es la agenda de inclusión productiva urbana en las regiones, como las políticas de inclusión para las mujeres y la formalización de los micronegocios en las grandes ciudades”.

LOS AJUSTES A INGRESO SOLIDARIO 
Aunque en el proyecto de reforma tributaria que fue retirado ante el Congreso el pasado 2 de mayo se había propuesto una versión actualizada de Ingreso solidario, eso solo se podría hacer hasta mediados del 2022.

De acuerdo con el proyecto de ley de Inversión social, “a partir de julio de 2022, el monto de la transferencia deberá considerar el número de integrantes que componen cada hogar, y el grupo de clasificación del Sisbén IV. (…) Tratándose de los hogares clasificados en condición de vulnerabili- dad se deberá mantener un monto de transferencia fijo por hogar, que no podrá ser superior al de los hogares unipersonales en condición de pobreza”. Con eso se podría mejorar la focalización del programa.

Ingreso Solidario ha entregado $7,2 billones y Paef ha protegido 4,1 millones de empleos

lunes, 19 de julio de 2021

El programa de Prosperidad Social ya ha alcanzado a más de tres millones de beneficiarios y espera hacer giros 16 y 17 en agosto

Anderson Urrego – aurrego@larepublica.com.co

El martes 29 de junio iniciará el ciclo número 15 de pagos de Ingreso Solidario

Como estrategia dirigida a mitigar el impacto de la pandemia, el Gobierno creó en marzo de 2020 el programa de Ingreso Solidario, con el objetivo de atender a la población en situación de vulnerabilidad económica, pobreza y pobreza extrema.

A la fecha, el programa ha tenido tres millones de beneficiarios, a quienes les han sido girado una suma total de $7,2 billones en 15 entregas.

La directora de Prosperidad Social, Susana Correa, dijo que “el beneficio de Ingreso Solidario es de $160.000 mensuales y a la fecha se han hecho quince giros. Cada beneficiario recibió hasta $2,4 millones en total”.

Correa agregó que este año el programa ha ejecutado $3 billones en la atención de sus más de tres millones de personas. En 2020, la cifra inyectada fue de $4,2 billones. A lo anterior se suma, además, la inclusión de 532 nuevos hogares en el programa a raíz del paso del huracán Iota por San Andrés, Providencia y Santa Catalina.

El programa, creado a través del Decreto Legislativo 518 de 2020, espera ejecutar los giros 16 y 17 entre julio y agosto del año en curso.

Además, en línea con el anuncio del presidente, Iván Duque, del pasado 13 de julio, el proyecto de ‘Ley de Inversión Social’, que será radicado ante el Congreso de la República en esta legislatura, contempla la extensión del programa hasta diciembre de 2022, y se tendría en cuenta una posible ampliación de su cobertura.

Por otro lado, según la Unidad de Gestión Pensional y Parafiscales (Ugpp), a la fecha el Programa de Apoyo al Empleo Formal (Paef) ha logrado proteger 4,1 millones de empleos por medio de $6,8 billones entregados a 142.000 empleadores y empresarios beneficiados.

Los sectores con los que el Gobierno ajusta el presupuesto general del próximo año

viernes, 30 de julio de 2021

La mayor alza se busca en la Registraduría, con $1,6 billones para 2022. Las cifras finales dependen de trámites en el Congreso

Rubén Darío Ocampo Camargo

El Ministerio de Hacienda empezó trámites en el Congreso para el proyecto del Presupuesto General de la Nación (PGN), en este se estableció que, para la vigencia de 2022, los recursos suman $350,4 billones; eso significa un alza de 5,2% frente al que se aprobó para 2021 (cuando habían sido $332,8 billones).

Al analizar las mayores variaciones, en el documento dado a conocer por el Ministerio de Hacienda deja ver que el concepto relacionado a procesos electorales, tendrá una variación de 261,3%, ya que pasa de $444.000 millones asignados en 2021, a 2022 con $1,6 billones.

Gastos de comercialización y producción, es el segundo con una mayor variación, pues los recursos asignados a este segmento crecieron 56%, ya que pasó de tener $1.731 millones en 2021 a $2.701 millones en 2022.

El Gobierno Duque con ese presupuesto espera ejecutar el financiamiento de la siguiente manera: $210,1 billones para el funcionamiento del Estado, $78 billones para el servicio a la deuda y $62,2 billones en inversión.

Juan David Oviedo, miembro del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana, aseguró que este aumento está relacionado con los comicios que se llevarán a cabo el próximo año. “La Registraduría tiene un ciclo, cada año puede ser el que más aumenta o el que más baja, dependiendo de si es un año electoral o no; y tenemos elecciones en 2022”, destacó Oviedo.

Los sectores con el mayor presupuesto son educación y defensa con $49,3 billones y $41,9 billones respectivamente. En tercer lugar, se encuentra salud, que tendrá recursos por $41,2 billones, seguido por trabajo ($36 billones) y hacienda ($23,9 billones).

El ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo, destacó que, en consonancia con los objetivos de política pública, el mayor esfuerzo de gasto para impulsar la economía se enfocará en el gasto de inversión, con énfasis en el gasto social y la formación de capital humano y físico. Resaltó que este proyecto de Ley de Presupuesto retoma en firme la ejecución del Plan Nacional de Desarrollo 2018 – 2022 Pacto por Colombia, Pacto por la Equidad, que constituye la hoja de ruta del actual gobierno, que cobra vigencia renovada para consolidar la superación de las secuelas dejadas por la pandemia

El Ministerio de Hacienda tiene como objetivo que esos dineros tengan diferentes fuentes como: En primer lugar, $168,8 billones de los impuestos, tasas, multas, y sanciones. En segundo nivel desde los créditos, recursos del balance, rendimientos financieros, donaciones (recursos de capital). En este punto serían $146,7 billones. Luego sigue rentas propias y aportes de establecimientos públicos con $19 billones; fondos como el Soat y otros especiales $11,4 billones; y rentas parafiscales $2,4 billones.

“Terminaremos muchos de los proyectos actualmente en ejecución e iniciaremos otros más, sin olvidar las vías terciarias, fundamentales para la interconexión regional y el aumento en la competitividad del país. En todas estas ejecutorias será fundamental la participación del sector privado para impulsar el proceso de recuperación de nuestra economía”, precisó el Ministro.

El anteproyecto

Según el anteproyecto, el rubro con la mayor asignación en términos absolutos es el del servicio de la deuda, cuyo presupuesto para 2022 se pensaba en $71,49 billones. Seguía el Ministerio de Educación, con $48,3 billones; Ministerio de Salud, con $37 billones; Ministerio de Trabajo, con $33,4; Ministerio de Defensa, con $26,1 billones; Ministerio de Transporte, con $15,1 billones; Ministerio de Hacienda, con $14,6 billones; Prosperidad Social, con $11,5 billones; y la Policía, $11,5 billones.

LOS CONTRASTES

Juan David Oviedo Miembro del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana “La Registraduría tiene un ciclo, cada año puede ser el que más aumenta o el que más baja, dependiendo de si es un año electoral o no y tenemos elecciones en 2022”.

José Manuel Restrepo Ministro de Hacienda. “Es un proyecto de ley fiscalmente comprometido con la reducción de brechas sociales, la reactivación económica y la generación de empleo”

Julio 30 De 2021 – 11:14 A. M.

El desempleo en Colombia en junio fue de 14,4 %

Al sexto mes del año había 20,6 millones de personas ocupadas en el país.

PORTAFOLIO

El desempleo en Colombia, en junio del 2021, fue de 14,4 %, según datos que dio a conocer el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

Con relación a mayo del 2021 y a junio del 2020, el indicador mejoró en 1,2 y en 5,4 puntos porcentuales, respectivamente (15,6 % y 19,8 %), pero está todavía muy lejos del desempleo del 9,4 % registrado en el sexto mes del 2019. 

En junio, históricamente, se ven tasas de desempleo más bajas“, comentó Juan Daniel Oviedo, director del Dane.

En junio pasado, en el país había 20,6 millones de personas ocupadas, 2,3 millones más frente al mismo mes del 2020, cuando hubo 18,3 millones de personas ocupadas.

La variación fue positiva, de 12,4 %, pero menor con respecto a mayo del 2021, cuando se registró un aumento del 18,6 % en puestos de trabajo ocupados en comparación al mismo mes del 2020.

De los 2,3 millones de puestos recuperados en junio de este año, 1,4 millones fueron para hombres y los 900.000 restantes, para mujeres. Y la recuperación se concentró en personas con un nivel educativo hasta bachillerato.

Por cada 3 hombres que recuperaron su empleo hubo dos mujeres que lo hicieron (…) La falta de equidad de género en este aspecto fue más fuerte en la zona rural del país“, dijo Oviedo.

Comercio y reparación de vehículos, transporte y almacenamiento, alojamiento y servicios de comida fueron los sectores en los que más se recuperaron puestos de trabajo.

En subramas de actividad, las que más recuperaron fueron transporte terrestre público automotor, actividades de restaurantes y cafeterías, y ganadería.

Con relación al 2019, todavía hace falta recuperar 2 millones de puestos de trabajo. De ellos, 1,4 millones son de mujeres y los 600.000 restantes, de hombres.

En cuanto a población desocupada, en el sexto mes del 2021 había 3,4 millones de personas en esa condición, 1,1 millones menos que en el mismo periodo del 2020 (4,5 millones).

“En términos relativos, por cada 5 hombres que salieron del desempleo, cuatro mujeres hicieron lo mismo” explicó Oviedo.

Así las cosas, el desempleo en hombres en junio fue de 11,2 % y en mujeres, del 19 %.

En comparación con 2019, hubo 1,1 millones personas desocupadas demás en junio pasado.

La población inactiva (personas que están por fuera de la fuerza laboral) fue de 16,2 millones en junio del 2021, 4,3 % menos que en el mismo periodo del 2020 (16,9 millones).

En las 13 ciudades más importantes del país, el desempleo fue de 17,1 %, muy inferior al 24,9 % de junio, pero superior al 10,7 % en 2019.

La población ocupada en esas zonas, para junio, fue de 9,8 millones de personas.

Finalmente, según el Dane, la tasa de desempleo desestacionalizada pasó de 15,2 % en mayo a 15,1 % en junio.

Diciembre 30 De 2020 – 04:09 P. M.

Expertos analizan la tasa de desempleo de Colombia

Preocupa el lento rebote del empleo femenino. Dicen que la cifra se acerca a niveles previos de la pandemia, pero queda mucho por recorrer. 

PORTAFOLIO

El Dane dio a conocer este miércoles el más reciente informe del mercado laboral en Colombia, en el que se evidencia una caída del desempleo en el mes de noviembre al ubicarse en 13,3%. Aunque se trata de la tasa más baja desde que inició la pandemia y está cerca a los niveles previos a las cuarentenas, aún se mantiene por debajo de las cifras del año pasado. Expertos analizan el dato.

(Desempleo en Colombia sigue cayendo: en noviembre se ubicó en 13,3%). 

‘RECUPERACIÓN DEL EMPLEO HA VENIDO ACOMPAÑADA DE UN AUMENTO DE LA INFORMALIDAD’
Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria
“Las cifras siguen mostrando una normalización y una disminución gradual hacia niveles prepandemia, sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer. Lo que se está evidenciando es que la pandemia ha generado efectos relativamente permanentes al mercado laboral. Es así como la pérdida de empleo, que si bien estaba muy alta en abril de este año (alrededor de 5.4 millones de personas), se ha estabilizado en 1.5 millones de personas.

En esta cifra estamos ya durante dos meses (octubre y noviembre). Adicionalmente ya se está mostrando que los sectores más afectados han sido los de alojamiento y servicios de comida que han mostrado un decaimiento en puestos de trabajo de 413 mil personas, de comercio y reparación de vehículos que han mostrado un descenso de 270 mil personas y las industrias manufactureras que han mostrado un decaimiento de 242 mil personas. 

Estos sectores representan la mayoría de las pérdidas de empleo de pandemia y están mostrando que los efectos permanentes en estos sectores han sido bastante fuertes.

Adicionalmente, la recuperación del empleo también ha venido acompañada de un aumento importante de la informalidad. Es así como los empleos formales cumplen casi con la totalidad de la caída de empleo en Colombia, de esta manera lo que se muestra es que si bien el mercado informal es mucho más flexible y ha sido capaz de adaptarse mucho mejor a estas nuevas circunstancias, es un reto bien importante para las autoridades y para los empresarios disminuir esta informalidad porque esta condición es menos productiva y adicionalmente no permite a los agentes de la economía, pensar en el largo plazo haciendo que la recuperación de la economía sea mucho más gradual.

(Reactivación económica jalonó el empleo al cierre del año). 


Por otra parte, también lo que hemos visto es que la mayor pérdida de empleos se está dando en las pequeñas empresas que tienen menos de diez empleados, esto también es otro de los grandes retos de las autoridades económicas para lograr satisfacer las necesidades de estos pequeños empleadores que la han pasado bastante mal durante esta pandemia.

En conclusión, si bien el mercado de empleo está ratificando que la recuperación de la economía gradual se está consolidando y podemos ser constructivos hacia un mejor crecimiento el próximo año, si deja algunas preguntas bien importantes acerca de la informalidad y adicionalmente el crecimiento tan importante del cerramientos de pequeñas y medianas empresas en Colombia.

‘LAS MUJERES SIGUEN SIENDO LAS MÁS AFECTADAS’

Paulo Sánchez, economista senior de BBVA Research
El Dane publicó los datos de mercado laboral correspondientes a noviembre, detallando que la tasa de desempleo nacional con datos desestacionalizados se ubicó en 14,9% reduciéndose frente a octubre cuando registró 15,6%.

La tasa de desempleo en las 13 principales ciudades se ubicó en 15,4%, superior al 10,4% observado en igual mes del año previo.
En noviembre los ocupados a nivel nacional aumentaron en 160 mil personas (0,78% M/M) con respecto a octubre, siendo el menor crecimiento desde julio, ralentizando la creación de empleo frente a los registros de los meses previos.
A nivel de inactivos nacionales se observó un quiebre de la tendencia de reducción observada desde mayo con un ligero incremento de 49 mil personas (de este total 45 mil se registraron en las 13 principales ciudades).

Entre mayo y noviembre ya se recuperaron 4,4 millones de empleos, de los 6,0 millones que se perdieron entre febrero y abril. Aún son 0,9 millones de personas más desempleadas que en febrero.

El número de desocupados a nivel nacional se redujo en 165 mil personas, de las cuales 137 mil se ubican en las 13 principales ciudades. Esto fue posible, en parte, gracias a que, por primera vez desde el punto más álgido de la pandemia, se redujo la fuerza laboral a nivel nacional.

Las mujeres siguen siendo las más afectadas: por cada hombre que perdió el empleo, son 1,7 mujeres las que lo perdieron; por cada hombre que entró al desempleo, 1,5 mujeres lo hicieron; y las mujeres aumentaron más su inactividad que los hombres con una relación de 2 a 1.

Empresas pequeñas (menos de 10 trabajadores) tienen un balance negativo: por cada empleo que se perdió en las empresas grandes, se perdieron 3,4 empleos en las empresas pequeñas.

Los empleados particulares (proxy de formalidad del sector privado): por cada empleado de cuenta propia que perdió el trabajo, 11,3 empleados particulares lo perdieron.

La tasa de desempleo en jóvenes se deterioró en 5,7pp, de 16,7% a 22,4%, más que en el promedio nacional (+4,8pp de 9,8% a 14,6%).

Hacia delante, el empleo se seguirá recuperando de forma gradual aunque a un ritmo cada vez menor. La ocupación no alcanzará el nivel que tenía antes de la pandemia antes de 2022.

EDITORIAL.

Aún faltan más empleos.

Mejorar este tema debe ser prioridad activa y permanente del Gobierno Nacional en su último año de gestión.

Francisco Miranda Hamburger Director de Portafolio

El pasado viernes el Departamento Nacional de Estadística (Dane) presentó los resultados del mercado laboral colombiano, correspondiente a junio. Como era de esperarse, el fin de las protestas y el levantamiento de los bloqueos ilegales impulsaron positivamente varios indicadores de la economía, incluidos los puestos de trabajo.

La tasa de desempleo nacional bajó al 14,4 por ciento, frente a un 15,6 por ciento de mayo y 5,4 puntos porcentuales menos que en el mismo mes de 2020, en medio de las cuarentenas. Esto quiere decir que hay 20,6 millones de colombianos ocupados- 2,3 millones más que hace un año- y 3,47 millones de desempleados.

Esos puestos de trabajo recuperados reflejan el camino de la senda de la reactivación económica del país- con los baches de las restricciones y los cierres ilícitos del paro nacional. Fueron precisamente los sectores más golpeados por la pandemia, los confinamientos y las protestas los que encabezaron el aumento de la población ocupada: comercio (474 mil nuevos empleos), transporte (398 mil) y alojamiento y servicios de comida (306 mil).

De hecho, de los 2,3 millones de empleos recuperados en junio, alrededor del 75 por ciento se están generando en pequeñas y microempresas. Que las pymes, con entre uno y 10 empleados, y en estos sectores de comercio, transporte, alojamiento y restaurantes, sean las creadoras de puestos de trabajo ratifica la importancia de atender y ser sensible a esa cara “micro” de la reactivación. En especial, cuando el proyecto de reforma tributaria 2.0 apunta a elevar las cargas impositivas de todas las compañías del país, incluyendo las más pequeñas.

Si bien estos resultados más recientes muestran un tangible avance en el mercado laboral, es justo reconocer que los índices de desempleo continúan elevados para la actual coyuntura económica. De hecho, en comparación con la población ocupada en junio de 2019, quedan aún dos millones de puestos de trabajo por generar para retornar a los niveles anteriores a la pandemia, de por sí con tasas altas de desocupación.

No se trata de desconocer las tendencias positivas del primer semestre, sino de insistir en la necesidad de que el crecimiento de la economía y la producción en 2021 esté acompañado de la generación de empleos para los colombianos. En otras palabras, la estrategia de reactivación -que hoy cuenta con perspectivas optimistas frente al PIB de este año- requiere dinamizar su componente de equidad e inclusión.

En medio de la crisis de la pandemia y del descontento social, el peor escenario para el país en un año electoral como 2022 sería el registro de aumentos en el PIB de entre 6 y 7,5 por ciento- en simultánea con altos índices de desempleo, especialmente entre mujeres y jóvenes. La recuperación no puede tener dos facetas: una positiva para el Gobierno, los sectores de la producción y las empresas grandes, y otra deficitaria para los hogares en materia de puestos de trabajo y generación de ingresos. Al fin de cuentas, un puesto de trabajo les permite a los colombianos experimentar de primera mano los beneficios de la reactivación.

Para una senda sostenible de salida de la crisis, los efectivos canales de transferencias monetarias como Ingreso Solidario deben acompañarse con oportunidades de ocupación. A pesar de incentivos, la economía demanda un abordaje más agresivo para estimular esta creación de empleos desde las empresas de todos los tamaños e incluso en una menor proporción con iniciativas públicas. El empleo debe ser prioridad activa y permanente del Gobierno Nacional en su último año de gestión.

FRANCISCO MIRANDA HAMBURGER
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Julio 23 De 2021 – 02:37 A. M.

Turismo y restaurantes piden que con tributaria les extiendan ayudas

Gremios del sector, como Acodres, Asobares, Cotelco y la Iata, apoyan la nueva reforma, pero dicen que es necesaria la alargar alivios.

MARÍA CAMILA PÉREZ GODOY

El pasado 20 de julio el Gobierno radicó el nuevo proyecto de reforma tributaria que ha desatado diversas opiniones en el turismo, ya que a pesar de incluir tres artículos que benefician al sector, muchos piensan que se obviaron otros que se establecieron en 2020, en la sancionada Ley 2068, para ayudar a la industria.

De acuerdo con el texto proyecto de ‘Inversión Social’, la suspensión temporal del pago de la sobretasa a la energía, la exención del IVA para los servicios de hotelería y turismo y la extensión del plazo para renovación del Registro Nacional de Turismo (RNT) irían hasta el 31 de diciembre de 2022, un año más de lo pactado en la actualidad.

(Vea: Al país le entrarían $650.000 millones por austeridad, en el 2022).

No obstante, no hay mención sobre medidas como la tarifa de 0% en el impuesto al consumo para bares y restaurantes, la exclusión de IVA sobre ventas de alimentos en contratos de franquicia y la reducción al 5 % de la tarifa de IVA para los tiquetes aéreos de pasajeros.

En la reforma no vimos que se hablara sobre un año más de exención de Impoconsumo, o de IVA para restaurantes. Esto nos preocupa porque ese alivio ha sido vital para que las empresas resistan el golpe de la pandemia. Extenderlo sería ayudar a recuperar los 230.000 empleos que se perdieron”, comentó Guillermo Gómez, presidente de Acodres.

En esta línea, Adriana Plata, la presidenta ejecutiva Nacional de Asobares, expresó que además del impoconsumo, la exclusión del IVA para las franquicias, y los estímulos tributarios territoriales también son fundamentales para bares y gastrobares en el país.

(Vea: Plan antievasión, uno de los pilares de la tributaria 2.0).

Y es que vale destacar que, con corte al 31 de diciembre del año pasado, el 29 % (19.382 unidades) de las empresas y personas naturales a nivel nacional de las actividades de bares y restaurantes cancelaron su matrícula comercial en las Cámaras de Comercio de su jurisdicción.

Sobre el punto del Impoconsumo, Cotelco apunta que siempre ha generado complicaciones para los hoteles en términos de facturación, ya que el impuesto se debe cobrar en los restaurantes, pero en los servicios a la habitación no, lo que representa una dificultad para el establecimiento.

Esperábamos que este beneficio se mantuviera de forma permanente, ya que representa un alivio para la hotelería”, dice.

Entre marzo de 2020 y mayo de 2021, la disminución de ingresos del sector hotelero fue cercana a los $10 billones, representados en la no venta de los servicios y complementarios.

No obstante, Patricia Lastra, directora ejecutiva nacional de Cotelco, dice que la hotelería recibió con beneplácito los anuncios del Gobierno en la nueva reforma, pues son esenciales para las empresas.

(Vea: Austeridad y gasto público: apretar el cinturón para aumentar ahorros).

Y, asimismo, del lado de las agencias de viaje, Paula Cortés, la presidenta Ejecutiva de Anato, hizo énfasis en que la reiterada solicitud sobre la ampliación de vigencia de los subsidios a la nómina fue incluida hasta diciembre de 2021, siendo esto una gran ayuda.

LA AVIACIÓN

El nuevo proyecto de reforma tributaria tampoco hace mención a temas relacionados con la ampliación de beneficios para el sector aeronáutico, que también se incluyeron en la Ley de Turismo (2068 de 2020).

Aquí es importante mencionar que el decreto legislativo del 15 de abril de 2020, en sus artículos 12 y 13, redujo del 19 % al 5 % tanto el IVA de los combustibles del sector aéreo, como el de los tiquetes, hasta el 31 de diciembre de este año.

Más adelante, sin embargo, con la Ley de turismo el beneficio fue extendido, pero solo para los tiquetes, hasta diciembre 2022.

(Vea: Los beneficios que recibiría el sector turístico con la tributaria 2.0).

Lo que va a pasar el año entrante es que los tiquetes van a estar al 5%, pero el combustible al 19 %. Entonces cuando uno recauda el 5%, pero le toca pagar el 19%, no alcanza para cubrir los costos”, comentó Andrés Uribe, country manager de Iata para Colombia.

Sobre el combustible, agregó que en la pasada reforma, el de los aviones fue el único que quedó al 19 %, mientras que diésel y gasolina están en el 5 %. “Ahí tenemos una dificultad porque en este momento no es extraño para nadie que los aviones compiten con los buses, inclusive las tarifas son muy parecidas”.

Para esta industria, ambos beneficios deberían mantenerse, por lo menos, hasta el año proyectado de recuperación del sector: 2024.

PROYECTOS DE CONGRESISTAS

Teniendo en cuenta los artículos que hicieron falta en la nueva reforma, un grupo de congresistas radicó por su parte un proyecto con el fin de prorrogar los beneficios a sectores que no los vieron expresados allí.

(Vea: ¿Por qué se necesitaría otra tributaria en 2022? Anif da sus razones).

Así, la exención transitoria del pago de la sobretasa al sector eléctrico, la redu- cción al 5% de la tarifa de IVA para los tiquetes aéreos de pasajeros; la exención transitoria de IVA para los servicios de hotelería y turismo, la exclusión del IVA en la comercialización de artesanías; la tarifa de 0% en el impuesto al consumo para bares y restaurantes; la exclusión de IVA sobre ventas de alimentos en franquicia y el beneficio para la renovación del RNT se plantearían hasta 2022.

MARÍA CAMILA PÉREZ GODOY
Periodista Portafolio